Últimas noticias

El precio de un juguete puede variar hasta un 46% según la tienda

NAVARRA INFORMACIÓN

Diferencias de precio de hasta el 46% en un mismo juguete según la tienda elegida, Irache pide cuidado a la hora de la financiación elegida para afrontar el gasto

El mismo juguete puede ser hasta un 46% más caro según el establecimiento donde se compre. Así lo ha comprobado la Asociación de Consumidores de Navarra Irache mediante un estudio sobre la oferta juguetera para Navidad. En el trabajo se han analizado más de 150 juguetes en ocho comercios jugueteros.

Es el caso de un juego de construcción por piezas, que en un establecimiento vale 54,69 euros y en otro, 79,99 euros. Las principales diferencias se dan en este tipo de juegos, si bien en otros también se encuentran diferentes costes, como en un juego de mesa que en una tienda vale 30,75 euros y en otra, 36,99 euros, lo que supone una diferencia de un 20%.

En cualquier caso, desde Irache se anima a moderar y adaptar el gasto a la situación económica de cadahogar, elegir juegos que ayuden en el desarrollo de los menores y prestar atención a las condiciones de financiación antes de aceptarlas.

Muchos precios no varían más de tres euros

Si bien se dan diferencias de precio como las indicadas, hay que decir que en buena parte de los establecimientos las diferencias de precio no son tan importantes y en muchas ocasiones la oscilación de coste entre dos juguetes iguales no suele superar los tres euros, si es que no es el mismo precio o varía solo unos céntimos.

Algunas ofertas hay que adquirirlas en el momento

También se encuentran descuentos interesantes en plataformas comerciales exclusivamente online, en ofertas que se van actualizando en tiempo real. Así, si el cliente quiere asegurarse el precio exhibido, tiene que comprarla en ese mismo momento.

Atentos a las condiciones de financiación

En un contexto de dificultad económica y alza de precios, muchos consumidores están optando por financiar la compra de juguetes de Navidad para no tener que pagarlos de golpe. Esta opción en ocasiones es propuesta en el propio establecimiento. El consumidor debe ser cauteloso antes de aceptar estas financiaciones ya que en algún caso se están aplicando intereses de hasta el 10%. También hay financiaciones sin intereses, generalmente sujeta a importes mínimos y a plazos determinados.

En ocasiones, la financiación la hace una entidad sin vinculación al comercio y, se trata, más que de la financiación de la compra, de la contratación de un crédito, con comisiones de mantenimiento y con condiciones que no siempre son muy recomendables. Por eso, lo más importante antes de aceptar una financiación es leer detenidamente y comprender todos sus intereses, condiciones, plazos y formas de cancelación para no caer en situaciones de endeudamiento no deseadas.

Los accesorios elevan el precio

Hay catálogos que son muy rigurosos y especifican los accesorios que van con el juguete, pero otros no. Es muy importante valorar no sólo el precio, sino también las prestaciones que ofrece cada producto.

En ocasiones, las imágenes de los catálogos nos pueden dar la impresión de que se trata del mismo juguete, pero se trata de dos diferentes por tamaño, accesorios o prestaciones. Por ejemplo, el mismo armario de una conocida muñeca vale 15 euros sin nada añadido, pero sube a 43 euros si sumamos todos los vestidos y accesorios que puede incluir. Por ello, es fundamental informarse de los elementos y características de un juguete para poder compararlo con otro.

Comprobar los descuentos, valorar el precio

Algunos catálogos publicitan descuentos de más de diez euros en algunos productos. En estos casos, lo más importante es poder comparar con otros establecimientos y valorar el precio en función de las prestaciones y calidad del producto. Curiosamente, algunas ofertas que promocionan un importante descuento, ofrecen el producto al mismo precio que en otros establecimientos en los que no se anuncia ninguna rebaja.

Algunos comercios ofrecen descuentos a través de vales o tarjetas del establecimiento. Aunque en la publicidad puede parecer que el consumidor pagará menos por el producto y se destaca el ahorro, en realidad pagará el mismo precio, solo que la diferencia promocionada la podrá invertir en una compra posterior, generalmente con límites de importes y de fechas.

Gastos de envío

Parte de las ofertas jugueteras se hacen solo para compras online. Si es así, debe indicarlo y también debe informar sobre los gastos de envío, algo que no siempre se hace. Es muy importante ya que para compras de importes no muy altos estos costes pueden atenuar mucho la ventaja de precio encontrada.

De hecho, los costes cambian generalmente si compramos online y lo recogemos en el establecimiento o si nos lo llevan a casa, caso en el que el coste del envío varía en función del tiempo de espera y el importe de la compra: el envío puede costar diez euros o resultar gratis. En algunos casos, el consumidor puede asegurarse que el producto se le entregará en 24 horas, pero para ello debe haberse adherido, previo pago, al servicio que da esta opción.

Falta de stock

Hay que tener en cuenta que, si hay falta de stock, el comercio nos deberá informar y podremos exigir la devolución del dinero. También es posible que el producto llegue con retraso. En estos casos, a pesar del perjuicio para el consumidor, es muy difícil conseguir una compensación añadida si  no se ha concretado al comprar. En ambos casos, siguiendo con el ejemplo, puede que nos quedemos sin el regalo con el que contábamos, al menos para el día señalado.

En internet, catorce días para echarme atrás

Conviene saber que en la Unión Europea hay catorce días para desistir de una compra en internet desde que se recibe el producto en casa. Es importante que en la reserva también conste una descripción detallada del juguete para poder reclamar en caso de falta de conformidad. En estas compras, es muy importante, además de los gastos de envío, que quede plasmado el día en que llegará el juguete, bajo penalización en caso de incumplimiento.

Condiciones de devolución

Hay algunos establecimientos que ofrecen en su catálogo un plazo, a veces de hasta dos meses, para poder devolver el juguete si el consumidor se arrepiente de la compra. Es importante conservar esta información y observar bajo qué plazos y condiciones se permiten las devoluciones. Si no se ofrece esta posibilidad de devolución y el consumidor quiere devolver un juguete en perfecto estado, el comercio no tiene obligación de aceptarlo.

Validez de los catálogos

Es importante fijarse en la validez del catálogo. Algunos son válidos hasta el 24 de diciembre y otros hasta el 6 de enero. Algún catálogo solo indica la fecha de comienzo de validez, pero no cuándo concluye, una información claramente insuficiente. Además, algunos de los mayores descuentos se dan en promociones con una validez limitada a unos días. Por eso, programar las compras con antelación muchas veces tiene premio.

Edades indicadas diferentes

La mayor parte de los catálogos te informan sobre la edad para la que el juguete está recomendado. En la mayor parte de los casos las edades recomendadas coinciden, si bien puede variar algún año o ser más amplia la horquilla de edades que se indican. Hay algún caso aislado en el que no consta la información sobre la edad recomendada, tan importante a la hora de que los juguetes seleccionados sean adecuados para el niño.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies