Últimas noticias

El placer de la anticipación

 

Los agoreros, los adivinos, que son más nigromantes que verdaderos profetas llevan tiempo pronosticando que el tiempo que viene va a ser aciago, turbulento, de un gran período de escasez y de volver a los tiempos de las vacas flacas. A mi miedo no me da ninguno, pero lo que hacen -y es a nivel general-, meter miedo en el cuerpo no sé si porque así es el género humano o porque alguien gana algún rédito con todo esto de pronosticar males y más males, para que la población sea más vulnerable y por lo tanto más “manejable”… Es como si volviera otra pandemia, esta vez más parecida en algún aspecto a las cartillas del razonamiento, que a la verdadera situación que nos viene -¡si es que viene!-, porque ya lo decía mi madre: ¡Cuántas lágrimas derramaron aquellos males que nunca llegaron!”… Tendemos a sufrir imaginando y con antelación, mucho antes que los males lleguen, y cuando llegan no son tan malos como los habíamos imaginado.

Ver supone experimentar el mundo tal como es, recordar es experimentar el mundo tal como era, pero imaginar es experimentar el mundo como no es ni ha sido nunca, sino como podría ser… Es el logro más importante del cerebro humano, su capacidad de imaginar objetos y acontecimientos que no existen en el reino de la realidad y esa habilidad es la que nos permite pensar en el futuro. Nuestro cerebro es una máquina de anticipación, de imaginar lo que sucederá… Nuestra máquina cerebral es la que nos permite pensar en el futuro y crear futuro.

“Nosotros pensamos en el futuro de una forma que ningún otro animal puede, hace ni ha hecho, y ese acto simple, constante y corriente es un rasgo definitorio de nuestras humanidad” (Gilbert, D. 2006) Los animales no tienen un pensamiento consciente, aunque hacen predicciones, pero sin la conciencia de saber lo qué hacen… Nuestro cerebro hace predicciones, vaticinios constantemente, de forma continua, es una parte de su ser, y por eso nos gusta tanto las adivinanzas, los acertijos, predecir el futuro, y no importa que acertemos o no, nos pasamos parte de nuestra vida haciéndonos horóscopos, vaticinando dónde ha estado el vecino de vacaciones y qué nivel de moreno tan cutre lleva… Estamos leyendo un texto y determinadas palabras no llevan a crear otras, a intentar saber el final de la novela que leemos, y si no es el que hemos anticipado, no importa hemos adivinado el nuestro y eso es parte de nuestro éxito y placer. Nuestro cerebro no cesa de hacer predicciones sobre el futuro inmediato, local y personal, aunque no seamos conscientes de ello, el profesor Gilbert dice que no es precisamente una predicción cuanto una anticipación, y esa anticipación nos deja relajados, y a gusto. ¿Se han preguntado por qué se vende tanto la revista “Hola” además de sus excelentes fotografías…?

¡Hay que entender  que dados los acontecimientos, que se van desarrollando, no solo por la guerra de Ucrania, cuanto por otros mil asuntos que nada tienen que ver con ella!, anticipamos el futuro de nuestro destino en este otoño de una gran cuesta económica y social, que puede repercutir -sin duda-, en nuestra calidad de vida. Pero el hecho de que no sea tan cruel como vaticinan, nos dará la sorpresa después de haber sufrido tanto con los agoreros que nos las han anticipado y repetido tantas veces, aunque ellos hayan sido felices con dichas predicciones. Pero si no se cumplen, o no se cumple en el nivel que ellos anticipan, será una agradable sorpresa, que no deja de ser una emoción al toparnos con lo inesperado. ¿Y qué decir de la sorpresa en multitud de escrutinios, los cuales no se cumplen conforme al vaticinio del sociólogo de turno? No se reconoce, pero la sorpresa -que interiormente la aceptan-, nos indica que estábamos esperando algo distinto a lo que conseguimos. La sorpresa se observa y se mide, y nos hace saber cuándo un cerebro estaba anticipando algo que no se ha cumplido.

Dr. Emilio Garrido Landívar, Psicólogo clínico y doctor de la Salud, Catedrático de Personalidad, Evaluación y Tratamientos Psicológicos (CEU)

Artículo anterior Estupidez y poder

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies