Últimas noticias

El Camino de Santiago (4ª parte)

Como todo proceso histórico tiene sus momentos cumbre, también podemos hablar de tres fechas importantes en la religiosidad del Camino.

1122 es un año crucial en la historia del Camino.  Fue el papa calisto II quien declaró el Año Santo Compostelano de 1122. Del que este año santo prolongado verá su IX CENTENARIO. Desde entonces «Compostela goza de un singular privilegio concedido por vez primera hacia el año 1122. El privilegio consiste en que cada año que el 25 de julio, fiesta del Apóstol Santiago, coincida en domingo, se podrán ganar en la Iglesia de Compostela en plenitud las gracias .Compostela goza de un singular privilegio consistente en que cada año que el 25 de julio, fiesta del Apóstol Santiago, coincida en domingo, se podrán ganar en la Iglesia de Compostela en plenitud las gracias del Jubileo: LA GRAN PERDONANZA.

Años más tarde, en 1179, la Bula Regis Aeterna concedida por el papa Alejandro III, ratifica la concesión a perpetuidad del Año Santo Compostelano, estableciendo que lo serán todos aquellos años que el día 25 de julio (festividad del Martirio del Apóstol) coincida en domingo. Y esta bula marca el inicio de la época más esplendorosa de la Historia de las peregrinaciones a Santiago, que será el punto de destino de peregrinos de todo origen y condición.

1300 es el año en que el Papa Bonifacio VIII, establece el primer Jubileo romano de los años santos -cada 25 años-. En virtud de ello el El Jubileo compostelano, con su indulgencia plenaria y demás prerrogativas, antecederá en más de un siglo al Jubileo romano de los años santos -cada 25 años-, instituidos en el año 1300 por el Papa Bonifacio VIII. El más masivo año santo compostelano de la .Jubileo compostelano, con su indulgencia plenaria y demás prerrogativas, antecederá en más de un siglo al Jubileo Romano. Quizá por eso sea éste el más masivo año santo compostelano de la historia de final del Medievo.

Posteriormente, la contrarreforma y el siglo XX han sido los grandes momentos de la peregrinación y popularidad jacobea, sin duda impulsada hoy por su repercusión mediática, social y cultural.

Así, desde el 25 de julio de 1122 cada vez que el día de Santiago cae en domingo se celebra, en la ciudad del Apóstol, año santo y jubilar. Así lo dispuso el Papa de entonces, Calixto II. Medio siglo después, el Papa Alejandro III, en 1179, mediante la Bula “Regis aeterni“, le confirió carácter de perpetuidad a esta gracia jubilar. Desde entonces, el año jubilar compostelano se repite en secuencias de 11, 6, 5 y 6 años y vuelta a comenzar. Cada siglo hay catorce años jubilares. 2004 fue el primer año santo del siglo XXI y  el 118 año jubilar compostelano de la historia y el primero del tercer milenio. Los últimos años jubilares compostelanos fueron en 1976, 1982, 1993, 1999 y 2010 y los próximos serán en los años 2021, recientemente iniciado, y luego la secuencia de años citados: es decir, en 2027, 2032, 2038…

Pero, sin duda, ayer y hoy, la GRAN PERDONANZA es la esencia del Año Santo. Durante el Año Santo Compostelano, se podrán ganar en la Iglesia Catedral de Compostela, en plenitud, las gracias del Jubileo.

El Año Santo o Jubilar es un tiempo en que la Iglesia, con motivo de algún acontecimiento de la historia de la Redención, concede a los fieles gracias espirituales, en imitación de lo que la Biblia dice del Año Jubilar de los Israelitas: cada 50 años era Año Sabático y en él recuperaban las tierras quienes las habían vendido por necesidad y los esclavos adquirían la libertad. Es decir, un tiempo en que es más fácil conseguir gracias de Dios y sobre todo es una invitación a retornar a la vida cristiana de quienes están alejados, o a tomar una mayor conciencia de la condición de cristianos. Se dice que quienes ganan el Jubileo obtienen la Idulgencia Plenaria.

Según el Código de Derecho Canónico (c. 992) “la indulgencia es la remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados, ya perdonados en cuanto a la culpa, que un fiel dispuesto y cumpliendo determinadas condiciones, consigue por mediación de la Iglesia, la cual, como administradora de la Redención, distribuye y aplica con autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los Santos”.

Los hombres, por el pecado, nos alejamos de Dios y dañamos la comunión con los hermanos. Por el Sacramento de la Penitencia nuestros pecados quedan plenamente perdonados. Sin embargo, hemos de «satisfacer» por ellos, es decir, purificar el desorden causado en nosotros por el pecado. La Iglesia nos invita a hacerlo, a través de las obras de piedad, de penitencia y caridad. Aquello que no purifiquemos en esta vida deberá ser purificado en el Purgatorio.

En este contexto, la Indulgencia Plenaria es la concesión, por la Iglesia, en nombre de Dios, de la «gracia» que nos permite «satisfacer plenamente» todo lo debido por nuestros pecados. Y la Indulgencia del Jubileo compostelano es, por tanto, la concesión que la Iglesia hace a los creyentes del perdón de Dios, condicionado a unos deseos sinceros de conversión y, en este caso, la visita al Sepulcro del Apóstol Santiago.

De esta Indulgencia Plenaria, uno sólo se puede beneficiar una vez cada día, o bien puede ser ofrecida a modo de sufragio e intercesión por los difuntos.

El Jubileo Compostelano sólo se obtiene cumpliendo las condiciones siguientes:

  • Visitar la catedral de Santiago de Compostela y participar en una ceremonia.
    – Rechazar el pecado incluso venial, o sea las ofensas de todo tipo a Dios y a los demás.
    – Confesión sacramental (dentro de los 15 días anteriores o posteriores)
    – Comunión eucarística ( dentro de los 15 días anteriores o posteriores).
    – Rezar una oración por la persona e intenciones del Papa.

Como testimonio del cumplimiento de estos requisitos, el cabildo capitular otorga a los peregrinos el documento certificatorio denominado COMPOSTELA.

Dicha compostela es un certificado expedido por las autoridades eclesiásticas y dado a los peregrinos cuando acaban su recorrido. Para ganarla se necesita haber andado un mínimo de 100 kilómetros a pie (200 km si se va en bibicleta o a caballo). Lo que significa que el recorrido mínimo por el camino francés empieza en la ciudad de Sarria. Los peregrinos que llegan a Santiago de Compostela tienen que mostrar la credencial del camino, que demostrará que se ha andado y se ha hospedado en los lugares que ésta muestra.

En la Edad Media, la “compostela” era un modo de indulgencia, que permitía reducir a la mitad el tiempo del alma en el purgatorio. No obstante, si ésta ha sido obtenida en un año santo compostelano, se obtiene la indulgencia plenaria.

El texto íntegro de este documento en latín es el siguiente:

CAPITULUM hujus Almae Apostolicae et Metropolitanae Ecclesiae Compostellanae sigilli Altaris Beati Jacobi Apostoli custos, ut omnibus Fidelibus et Perigrinis ex toto terrarum Orbe, devotionis affectu vel voti cosa, ad limina Apostoli Nostri Hispaniarum Patroni ac Tutelaris SANCTI JACOBI convenientibus, authenticas visitationis litteras expediat, omnibus et singulis praesentes inspecturis, notum facit : Dnum/Dnam____ (Versión latina del nombre del peregrino)

Hoc sacratissimum Templum pietatis causa devote visitasse. In quorum fidem praesentes litteras, sigillo ejusdem Sanctae Ecclesiae munitas, ei confero.
Datum Compostellae die____(dia) mensis____(mes) anno Dni____ (año)Canonicus Deputatus pro Peregrinis

Secretarius Capitularis _______

Estas palabras se pueden traducir al español de la siguiente forma:

El Cabildo de esta Santa Apostólica y Metropolitana Iglesia Catedral Compostelana custodio del sello del Altar de Santiago Apóstol, a todos los Fieles y peregrinos que llegan desde cualquier parte del Orbe de la Tierra con actitud de devoción o por causa de voto o promesa peregrinen hasta la Tumba del Apóstol, Nuestro Patrón y Protector de las Españas, acredita ante todos los que observen este documento que: D. …………… ha visitado devotamente este sacratísimo Templo con sentido cristiano (pietatis causa).

En fe de lo cual le entrego el presente documento refrendado con el sello de esta misma Santa Iglesia.

Dado en Santiago de Compostela el día………mes……………año del Señor……….

El Canónigo Diputado para los Peregrinos

Por todo lo visto en este capítulo y los anteriores, que han mantenido durante  Por ello me atrevo a traer, a modo de colofón, la poesía y oración de Adriano del Valle titulado “Canto al apóstol Santiago, Patrón de España”:

Francos, nómadas, medos, irlandeses

Sirios y sardos, persas y efesinos,

Flamencos, provenzales y romanos,

Godos, armenios, grecos, calabreses,

Dacios, corintios, libios y aquitanos,

Húngaros, chipriotas y antioqueos,

Etíopes, egipcios, galileos,

Registraban los censos calixtinos…

Inflando iba su fol la cornamusa;

La gaita el caramillo, silbadores;

Saudades quejumbrosas en lengua lusa;

Felibres, provenzales, trovadores…

Himnarios y zampoñas y añafiles,

El pífano, la flauta y la vihuela,

Las cítaras, la flor de los atriles…

El aire era orquestal en Compostela.

El aire era un camino jacobeo,

Innúmera calzada a Compostela…

Deudo de dios, Hijo del Zebedeo.

Hijo del Trueno, a la batalla vuela…

Resplandeciente de pluviales oros,

Entre el cristal galaico del orvallo,

Contra el infiel cargaba Matamoros,

Blanco el pendón y blanco su caballo.

¡Señor Santiago! ¡Señor santiago! ¡Hijo

del Zebedeo y Salomé, en Judea,

y alférez del Señor, cuando en Clavijo

fuiste el Hijo del Trueno en la pelea!

¡Santiago Patrón! ¡Apóstol de los cielos!

¡Tromba de Dios! ¡Repítenos tu hazaña!

¡Alas para el Pegaso de tus vuelos!

¡Y el grito augur: <Santiago y cierra España>!

Pedro Sáez Martínez de Ubago, historiador

Artículos anteriores
El Camino de Santiago (3ª parte)
El Camino de Santiago (2ª parte)

El Camino de Santiago (1ª parte)

 

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies