Últimas noticias

Cuarta carta de Fray Perico a los borreguenses y la investigada ovacionada. Pero siempre les quedará VOX

.

Aunque el ordinal cambia según el medio o periodista que lo comente, si las cuentas no me fallan, la del martes fue la tercera “a la ciudadanía”, como él las llama, en un mes y poco, y la cuarta a sus borreguenses, verdaderos destinatarios de todas sus misivas, escritas –mal por cierto– o leídas.

Hoy es de esos días en los que necesitaría algo más que un artículo para reflejar y comentar parte de lo acontecido, pero el día en el que escribo, víspera de unas elecciones a las que los españoles –y europeos en general– no solemos dar demasiada importancia, obliga a la reflexión –nunca mejor utilizado el término en esta jornada de eso, precisamente– sobre lo que, a mi juicio se convierte en principales cosas a tener en cuenta en esta labor –la única que podemos hacer algunos– de creación de opinión, que trata de hacer ver lo que yo creo que es el principal problema que amenaza a España y que hay que evitar que vaya a más. Si nuestro protagonista político quiere que estas elecciones sean un plebiscito a su persona, hay que hacer que lo sean, para echarlo de una vez, antes de que haga más daño.

Por una parte, tenemos toda esa trama de corrupción alrededor del Partido Socialista antes Obrero y nunca Español –¡qué fiesta sin la tía Juana!–, de la “amada esposa” y del hermano del presimiente y, como no puede pensarse de otra forma, del propio Fray Perico, al afectar directamente a no pocos de sus ministros y cargos puestos a dedo por él y a su “entorno”, hechos que no podrían aislarse de su conocimiento –si no complicidad– teniendo en cuenta el personaje narcisista y autócrata totalitario al que nos enfrentamos, un auténtico psicópata del poder.

Paso de puntillas por la carta, en la dejó el guion contra el juez Peinado: “se anuncia solo cinco días antes… lo cual resulta extraño –palabra que se convirtió en mensaje coral de todos los suyos–, aludiendo a saltar “la regla no escrita de no dictar resoluciones…” –lo dice el que se salta lo que haga falta, Constitución incluida– que condicionen “… una campaña electoral”. Y, como no, su voz impresa, El País titulaba “El juez entra en campaña”. Lo que provocó la reacción del atacado, que dice en una providencia que “no existe precepto legal que impida o desaconseje la citación de Begoña Gómez”. Habla en su nueva epístola también de un “zafio montaje impulsado por las asociaciones ultraderechistas”. Lo suyo con los ultras de uno y otro signo, SUMAR, ERC, BILDU, BNG, PNV y JUNTS, para aprobar la aberrante ley de amnistía debe ser una exquisitez de montaje. Y tiene la desfachatez, además, de decir que “Lo que no lograron en las urnas, pretenden alcanzarlo de manera espuria”. El que llegó al gobierno en 2018 con una sentencia adulterada y que perdió en las elecciones de mayo y julio 23, para después conseguir la suma heterogénea más vergonzante de la “democracia”, tras hacer lo contrario de lo que negaba unos días antes. Sobre su objetivo de seguir en al frente del gobierno para “consolidar la pujanza del crecimiento económico y la creación de empleo” poco hay que decir más allá de que hemos sido los últimos en recuperar el PIB previo al encierro “plandémico”, que España es el país con más deuda pública y que, pese al maquillaje de su reforma laboral, seguimos duplicando el desempleo europeo. Además de insistir en la “honestidad” de su pareja lo hacía también con su coletilla preferida: “Todo, mentira. Un gran bulo”, aunque esta vez dejó el fango tranquilo. Pero eso sí, ni una referencia ni explicación a sus declaraciones de enero de 2021 en Zaragoza, cuando andábamos por el tercer o cuarto encierro: “Del grupo Barrabés, que he tenido yo también ocasión de poder conocer en primera persona, destacar una iniciativa que ellos pusieron, en marzo de 2020, en marcha. Y es esa plataforma Attitude Academy, que es una plataforma, como saben ustedes, gratuita para ayudar a las PYME a digitalizar sus plantillas y sus operaciones durante esta emergencia sanitaria que estamos sufriendo”. Curiosamente, adjudicatario de 99 contratos, algunos concedidos en consejo de ministros-as-es y que ahora está siendo investigado por malversación, tráfico de influencias y prevaricación, socio de su esposa en ese máster regalado por ser quien era, sin mérito académico alguno y que la Cámara de Comercio recomendaba a 7.000 € por alumno. Además de una sospechosa apropiación de un software que empresas como Google, Telefónica o Indra cedieron a la Universidad Complutense, que ha abierto una investigación al respecto y ya veremos como acaba. Lo dicho, todo un ejemplo de esa tan cacareada “honestidad” –de la que no tengo por qué dudar, válgame Dios– pero cuyo sinónimo, honradez, que es a lo que debería referirse con más propiedad, está claro que desconoce la amadísima Begoña Gómez. En definitiva, nuestro doctor Plagio cum Fraude tiene un problema político y su mujer uno judicial, que ya veremos si también le afecta a él, sobre todo después de que la Fiscalía Europea haya tomado cartas en el asunto y pedido a la UCO el registro de la entidad dependiente del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Red.es, para obtener toda la documentación relacionada con los contratos adjudicados a la empresa Innova Next del socio Juan Carlos Barrabés. Curioso, ¿verdad? Ya veremos cómo queda la “extrañeza” de Pilar Alegría: “Todo este proceso está resultando claramente extraño y burdo”. Del amigo Pequeño Marlasca: “Me causa absoluta extrañeza una resolución de esas características, tanto por la forma, por el tiempo, como por el fondo”. O de la “entrañable” Marisú Montero, esa “Chiqui” para la que “dos mil millones no es ná”: “Es que es raro, es extraño, y por otra parte sí quiero trasladar un mensaje de absoluta tranquilidad. Es que ya lo dijo la Guardia Civil. Es que no hay nada de nada”. Claro que Perro Sánchez el Zurdo siempre contará con sus fieles perrosanchistas que, a la manera de su candidata europea Teresa Ribera, dirán como ella: “Somo perros porque somos leales” y corearán su “No nos moverán” que entonaba en su mitin populista donde los haya, guerracivilista, más bien.

Por otra parte, como decía en la segunda parte de mi título de hoy, Sánchez y los suyos dirán: “Siempre nos quedará VOX”. ¿Alguna duda al respecto? El lunes, VOX tumbaba los presupuestos del Ayuntamiento de Sevilla, sumándose al PSOE y Podemos-IU . A José Luis Sanz, alcalde del PP, le faltaron dos concejales para revalidar las mayorías absolutas que consiguió durante varias legislaturas en Tomares –la Pozuelo de Alarcón de Sevilla– y VOX decidió vengarse de que los incluyen en el gobierno hispalense.

A propósito de VOX y como recordatorio a los votantes dudosos todavía, no me resisto a copiar literalmente un artículo/reflexión que me llegó hace un par de días por WhatsApp, que yo no habría escrito mejor, aunque sí, probablemente, habría añadido información, que posiblemente le falte al autor –al que no descarto conocer, si es que no lo conozco– de los inicios de lo que pudo ser u0n buen proyecto y sobre lo que ya he escrito mucho y no descarto volver a hacer. El artículo, con un título exclamativo, ¡Votad a VOX…!, iba sin firma y en su lectura se podrá ver el motivo que su desconocido autor aducía para no firmarlo. Lo copio, tal como lo he recibido, pero entrecomillado y en letra cursiva añadiendo algunas notas complementarias que aparecen al final.

«Allá por el 2016, el autodenominado, valiente y patriota presidente de VOX, es decir tú, Santiago Abascal, escribías una carta dirigida a Pablo Iglesias . Todos recibimos con agrado aquellas palabras dirigidas al líder de Podemos (otro FANTASMA). Pero, como todo en VOX, no pasaste de la soflama.

Santiago, yo también me voy a ahorrar llamarte “estimado”, exactamente por las mismas razones que tú le decías al podemita Iglesias, en tu carta.

A diferencia de ti, Iglesias sí que tuvo los huevos que a ti te faltan, para cumplir su compromiso con sus votantes: declaró, sin complejos, su ideología comunista. Y, como todos hemos visto, no se ha movido de ahí. Sin embargo, tú, que te erigiste en el Cid Campeador de la política española, ¿dónde te escondiste con tu indefinición? Ni siquiera tuviste el coraje de acompañar a los miembros de la FNFF cuando su presidente pidió a los españoles acompañarles a rezar en el Valle de los Caídos por el vergonzante episodio de la exhumación de Franco.

Muy al contrario, pusiste en práctica tu cobarde maniobra del escaqueo de aquel compromiso, optando por montar, en el mismo día, tu circo (otro más) en Vistalegre; qué buena excusa encontraste para evitar que a VOX (¿la derechita valiente?) se le pudiera relacionar con Franco.

Tú no tienes un proyecto político. Tú sólo tienes un proyecto de venganza personal contra el PP, de donde no te fuiste, no, te echaron ellos porque se hartaron de mantener un holgazán aprovechado como tú.

Nos utilizaste en tu provecho personal a los que creímos en tu plan porque estábamos convencidos de que España lo necesitaba. Y, para ello, no tuviste reparo en ponerla, envuelta en esa bandera, como cebo en nuestra alma esperanzada. Y nos lo creímos.

Nosotros, los que de verdad te llevamos en hombros a tu escaño en el Congreso de los Diputados, sí que teníamos hambre de España; tú, sólo de dinero y estatus.

Pusimos lo mejor de nosotros, aportando trabajo e ilusión y, aunque hubo muchos (jóvenes) que apenas podían pagar la cuota mensual, tú ¡nunca renunciaste a cobrar tu sueldo completo!

Mas tarde, nos convenciste de que era bueno para el partido suprimir las primarias, y manipulaste los estatutos para que nadie pudiera moverte de tu silla.

¡QUÉ BEMOLES TIENES, Santi!

Y, cuando VOX subió, gracias al empuje, al trabajo gratuito y a la ilusión de tantos brazos generosos, te emborrachaste de arrogancia y ansias de poder, para el que no estuviste ni estás preparado. Y empezaste a mirarnos con desprecio, desde lo alto de tu soberbia, para terminar por cerrarnos las puertas del partido sin un mínimo gesto de agradecimiento. Esto es una estafa moral, la peor de las corrupciones políticas.

¡QUÉ BEMOLES TIENES, Santi!

Entonces fue cuando comenzaste tu calculada nueva etapa en la que no querías testigos de tu falsaria transformación y te acordaste de tus “amigos” de otros partidos (de los deshechos de tienta, en términos taurinos); no importa cuales eran, tienes de todos los colores, hasta comunistas. De los mismos a los que hasta ahí insultabas, situándote tú en un plano de superioridad moral que ni de lejos tienes.

De tu sentido de la lealtad a los que nos debes casi todo ya hablaremos otro día, si te parece.

Llegaste a la política con una famélica cuenta corriente y, sin embargo, sólo unos años más tarde el incremento patrimonial conseguido es paralelo al de los podemitas “marqueses de Galapagar”, incluida una supermansión. Me pregunto si es contagioso o… habilidad financiera. Y eso que aún no tienes sueldo de ministro…

Y, ya, hablando de finanzas, hasta te has permitido la “generosidad” de regalar (4) al nada “confiable” Sánchez la gestión de 140.000 millones de euros de los fondos europeos , a su libre criterio. Pero eso sí, luego “protestas” con la boca pequeña porque no te parece justo el reparto de ese dinero.

 ¡QUÉ BEMOLES TIENES, Santi!

A falta de ideas que aporten algo positivo al difícil panorama político que sufrimos, a ti sólo se te ocurre proponer mociones de censura, perdidas de antemano ya que NO suman. Pero si se trataba, -según tu tarjeta de presentación-, de echar a la izquierda, como llegaste diciendo, ¿por qué despreciaste, -en dos ocasiones-, la mano tendida de Casado con el «España Suma» para unir fuerzas en las generales, tirando así a la basura casi un millón de votos, que SÍ sumaban y habrían echado a Sánchez? Y ¿por qué sigues lanzando balones de oxígeno a esa izquierda y te alías con ella para tumbar proyectos y presupuestos en las comunidades donde gobernamos con el PP? La respuesta es ya conocida, por evidente: necesitas a Sánchez para seguir vivo, políticamente.

Es muy evidente que, si no recurres al populismo pachanguero, cada vez menos gente se acerca a tus saraos; así que, para dar ambiente, invitas a Milei, que, olvidándose del cargo que ostenta, no tuvo reparos en caldear el ambiente con sus críticas, por otro lado, sobradamente merecidas a la mujer de Sánchez, con lo que te situó a ti como el telonero de su “brillante actuación”, a golpe del ruido chabacano que tanto te gusta.

¡Viva el lodo Carajo!

Tu primera llegada, en 2018, al Parlamento Andaluz fue diciendo, muy ufano, que “no queríais sillones”. Eso, a bote pronto, suena bien. Llegaste vociferando con tu desbordante ego: “cuando YO llegue, echaré a 52.000 emigrantes” y “YO cerraré Canal Sur». Pero lo que no dijiste es que también te sumarías al carro de los chiringuitos que tanto criticaste, aceptando los consejeros que te correspondían. ¿Por qué no renunciaste a dichos puestos en favor de Andalucía?

Soltaste populismo a borbotones sin ni siquiera haberte documentado sobre las diferentes competencias autonómicas y nacionales.

¡QUÉ BEMOLES TIENES, Santi!

Si no firmo esta carta, que recoge solo una parte de la verdad que sois tú y tu falso proyecto, VOX, no creas que es por cobardía, no, ni mucho menos. Es porque sé bien de lo que sois capaces ahí. No eres amigo de las verdades. No soportas una crítica. Y he visto el tremendo acoso al que habéis sometido a Macarena Olona, y el escrache a Federico JL, y a tantos y tantos otros que se han atrevido a discrepar de ti. Y, sólo si tienes el valor del que tanto presumes, acepta un careo público frente a mí para que puedas rebatir lo que consideres. Solo así, conocerás mi identidad…

Tu soberbia autoritaria y tu avidez por el dinero no van a permitir que se te acabe el negocio, por esto necesitas a Sánchez; tu mejor socio.

Eres incapaz de coordinarte con el PP del que procedes, salvo para los carguitos;

Abascal, eres el nuevo socio del Pacto del Tinell, pero en forma de tonto útil.

¿De qué ha servido votar a VOX?

NUNCA UNA OPOSICIÓN HIZO TANTO POR FACILITARLE EL SILLÓN A UN PRESIDENTE ACORRALADO»

Hasta aquí esa carta, que suscribo, y que si hubiera de completar con lo que yo pude comprobar en los primeros meses de vida de VOX, en 2014, de ese personaje al que va dirigida, destacaría dos como sus características principales, deslealtad, demostrada mordiendo la mano que le dio de comer, muy generosamente, por cierto, cuando llamó a la puerta de VOX desahuciado por el PP en noviembre de 2013, y falsedad, que es lo que ofrece a una buena parte de sus todavía votantes, con cuya buen fe juega, ofreciendo lo que sabe que no puede conceder, con un único objetivo como también apunta el autor de la anterior carta, su supervivencia política a cualquier precio, aunque sea haciendo la pinza con Pedro Sánchez, su rescatador de las cenizas en las que estuvo desde que dinamitó con sus muchachos de DENAES el proyecto inicial de VOX, cuatro años atrás, hasta el otoño de 2018, tres meses después de que el impostor socialista llegase a la Moncloa.

Por eso hay que recordar este domingo que la división del voto es la mayor ventaja que se le puede dar al que lleva seis años abusando del poder y llevando a España al descrédito internacional y a la ruina de sus ciudadanos, aunque una parte de la Economía, como en Italia en años pasados, parezca que va a su aire y separada de la política. Y tengamos presente lo que ha dicho recientemente Alberto Núñez Feijoo sobre su declarado enemigo, el levantador de muros: “Ya sabemos que Sánchez es capaz de cualquier cosa, cualquier cosa para llegar, cualquier cosa para no irse y cualquier cosa para perpetuarse y si todo lo ha hecho después de perder las elecciones, imaginaros qué estaría dispuesto a hacer si empatamos el domingo”. No lo olvidemos al elegir la lista que vayamos a introducir en la urna y antepongamos el cerebro al corazón. Que no caiga en saco roto lo que compartía hace poco más de un año  y funcionó bastante bien en las elecciones municipales y autonómicas de mayo, aunque parece que no tanto en las de julio siguiente.

Feliz domingo y mucha suerte para España. Y perdón por la extensión y autocitas, aunque habría mucho más.

Antonio De la Torre,  licenciado en Geología, técnico y directivo de empresa. Analista de opinión.

Artículo anterior Cien preguntas, cero respuestas

About The Author

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies