Últimas noticias

Cien preguntas, cero respuestas

 

Como era previsible con un personaje tóxico, sin principios ni escrúpulos como Pedro Sánchez, su perfil histriónico no se iba a contentar con el show iniciado tras el acto populista del domingo y su reacción por el exceso formal del presidente argentino, Javier Milei, al llamar corrupta a Begoña Gómez, “angelito” inocente, libre de toda sospecha. La llamada a consultas “sine die” de la embajadora de España en Buenos Aires pasó, en boca del esclavo de Exteriores José Manuel Albares a un nuevo comunicado a las pocas horas: “Les anuncio que retiramos a nuestra embajadora en Buenos Aires. La embajadora se quedará definitivamente en Madrid. Argentina se quedará sin embajadora”. Y como era de esperar, no se hizo esperar la respuesta del que no sé si será tan populista como nuestro Narciso pero sí bastante más inteligente y con unos principios que gustarán más o menos, pero que están claros. Por eso, el “loco” Milei –los que hemos vivido en Argentina sabemos que ese apelativo no tiene el significado que recoge el DRAE– quita hierro a la hipérbole electoralista de nuestro showman y resume perfectamente la situación: “Bueno, lo que está ocurriendo es literalmente un disparate, propio de un socialista fatalmente arrogante. Se convertirá en el hazmerreír de todo el mundo por la payasada que está haciendo como consecuencia de un tema de índole personal”. Y lo clava, porque lo que era un asunto interno ha traspasado fronteras y la presunta corrupción de la hija de don Sabiniano “Sauna Adán” está en la prensa de todo el mundo.

No había que ser un avezado analista de la esperpéntica situación política en nuestra querida España para intuir que la “comparecencia” anunciada por el presimiente PinócHEZ iba a ser un cajón, ahora ya sin duda, “desastre” (junto). El anuncio de que hablaría de tantas cosas era el anticipo de que sólo trataría de mover su fábrica de fango para mezclar todo sin hablar de nada, y mucho menos de su pareja, y otro día a la buchaca y en la poltrona. Ya sabemos ese dicho del que no se distingue precisamente por su productividad y eficiencia: “Pasen días, caigan dietas”. Tampoco fue “casualidad” que se filtrara ¿otra del cada día más “Pequeño” Marlasca, tal vez?, precisamente al vocero oficial del Partido Socialista antes Obrero y casi nunca Español, el diario El País, un supuesto informe de la UCO (Unidad Central Operativa de la Guardia Civil), organismo al que por cierto quiere ampliar las vacaciones el gobierno para que durante julio y agosto sea menos “O” y opere poco  (la foto del abrazo Sánchez-Marlasca no tiene desperdicio). Como decía Carlos Herrera en uno de sus editoriales del miércoles en COPE : “lo publicado y el informe pueden ser cosas muy distintas” porque “nadie en su sano juicio puede negar que las cartas de Begoña son un hecho, que las relaciones personales de Begoña con empresarios son un indicio, que la obtención de los rescates o contratos es un indicio, que la financiación de la Cátedra es un indicio… Los indicios existen, otra cosa es que sean concluyentes o no”. Tampoco debió sorprender a nadie que no respondiera a una sola de las CIEN preguntas  que le había enviado el Partido Popular con anterioridad para facilitarle la tarea. Ni siquiera a la primera que Alberto Núñez Feijoo le releía en su réplica: “¿Conocía el presidente del Gobierno las reuniones de su mujer con uno de los cabecillas de la Trama, que medió para abrirle las puertas de Globalia?”. Su reacción fue ordenarle a la presidente de la mitad más uno del Congreso, la fiel Paquita Armengol, investigada también en el caso Koldo  y la compra de mascarillas en Baleares, “que vaya acabando ya”, provocando la lógica indignación de Feijoo: “No, no le mande usted  a la presidente (hacerme) callar, porque ya está bien”.

En lo que sí quiso explayarse nuestro doctor Plagio cum Fraude desde su cristalino “cohete” fue en anunciar su reconocimiento del Estado palestino en el próximo consejo de ministros, …as y …es –los dos estados, había suavizado como pudo en algún momento–. Tiene su aquel reconocer algo que no existe, sin territorio, fronteras ni gobierno, y que sólo han apoyado, con España, dos países europeos de los últimos de la fila, Irlanda y Noruega. Mientras, su socio SUMAR, en boca de la cada día más perdida en el subsuelo político, Yolanda Díaz, soltaba la perla de “un Estado palestino desde el río (Jordán) al mar (Mediterráneo), es decir, borrando del mapa a Israel, que sí tiene territorio, límites y gobierno y que, para remate, es el único estado democrático de la zona. La declaración de nuestra Yoli Chulísima significó la segunda e inmediata felicitación del grupo terrorista palestino Hamas al gobierno de España, una “alegría”. Por cierto que el ministro de Exteriores de Israel carga contra Sánchez publicando un vídeo en el que se ve el mensaje de “HAMAS: GRACIAS, ESPAÑA”, que espero agilice los envíos de información sobre los móviles hackeados. Pero, ante la evidente nueva discrepancia de los socios del banco azul, la “señora” –perdón por la nueva hipérbole– Díaz, no tuvo reparo en cambiar también de opinión, en horas veinticuatro: “Los dos estados del río al mar”. Tiene buen maestro en eso de cambiar de opinión en poco tiempo. De momento Israel ha llamado a consultas a su embajador en Madrid y proyectó a los tres embajadores de España, Irlanda y Noruega las barbaridades del terrorismo de Hamas con las jóvenes secuestradas para que vieran a quienes reconocían, sin que se haya escuchado ninguna condena por parte de Ione Belarra y sus feministas. Al final, en pocos días, nuestro “resiliente de tierra firme” ha desencadenado dos conflictos exteriores, Argentina e Israel, justificando así el término de “pendenciero” con el que Feijoo resumió al personaje el miércoles en el Congreso.

No respondió allí a ninguna pregunta de esas cien que antes decía, pero sí tuvo su reacción ante las críticas a su mujer: “Sé por qué lo hacen (bis), para tratar de quebrarme, pero ya les digo yo que van listos (bis también). Mi mujer es una mujer ‘honesta’, seria y responsable. Y mi gobierno es un gobierno limpio, señorías”. Creo que utilizó lo de ‘honesta’, que aparece como sinónimo de honradez en el DRAE, porque no parece que este último término le sea de mucha aplicación tras las muchas dudas que hay sobre su comportamiento –en el otro significado no voy a entrar, allá con el uso que cada cual haga de sus atributos–, Y se pasó tres pueblos con lo de responsable tras esas “declaraciones de interés”. No faltó el intento de ayudita de Producciones Moncloa en boca del inepto Pachi “Nadie” López: “No es la mujer del presidente, es el respeto que merecen nuestras instituciones y si no lo entienden así es que tienen un problema”, que le puso fácil la respuesta al líder popular: “Mire, señor López, ha dicho usted que la mujer del presidente es una institución del Estado. Entonces ¿qué hace una institución del Estado firmando cartas de recomendación a empresas contratistas?”. También merece un comentario la respuesta chulesca de Sánchez cuando Feijoo adelantó que “Dado que no ha dado ninguna explicación en el Congreso, la va a dar en la Comisión de investigación en el Senado, señor Sánchez”. Después de decir que lo haría “muy contento”, en vez de dejarlo ahí, se quiso lucir y dijo también que “si tiene que hacerlo mi mujer, también lo hará muy contento(sic). Sin duda se trató de un error que no estuvo ágil en corregir. Lo de ”mi gobierno es un gobierno limpio” dejémoslo como mucho en “aseado”, aunque algunos, as, es, ponen difícil a veces creerlo. Por su parte, el juez José Manuel Peinado sigue a los suyo y ha llamado a declarar, a tres días de las elecciones europeas, a seis testigos, entre los que se encuentra Juan Carlos Barrabés, uno de los que tiene relaciones mercantiles con la “honesta” Begoña que, al parecer, financió el Máster que impartió en la Universidad Complutense.

Para colmo, el socio de gobierno del PSOE votaba el martes en contra del proyecto de ley contra el proxenetismo anunciando que haría lo mismo en la de la Ley del Suelo. Esto, y la imposibilidad de negociarla con el PP, como pudo pretender, después del aviso de Núñez Feijoo: “cuando sus socios le dejen, no me venga a mí a buscar”, llevó  al gobierno, de una manera tan rápida como sorprendente en su forma a retirarla del orden del día del pleno. El motorista del cohete debió pensar eso de que “una retirada a tiempo es una victoria”. Un panorama que huele a fin de legislatura, que el personaje tratará de alargar hasta el último aliento pese a que ha perdido nueve de las diez últimas votaciones, además de las elecciones del pasado mes de julio, no lo olvidemos. Ya veremos lo que pasa el próximo día 30 con la de la amnistía, que seguramente saldrá adelante, lo que no quiere decir que se pueda aplicar en bastante tiempo, si es que se aplica alguna vez después de que se resuelvan las previsibles cuestiones prejudiciales que se presenten. Eso sin contar si se puede o no formar gobierno en Cataluña, que no se sabrá hasta después de las elecciones europeas, que para el fiel José Félix Tezanos ganará claramente su señorito, y que también puede precipitar acontecimientos.

No quiero terminar sin dedicar unas líneas a la intervención de Felipe González el pasado jueves en El Hormiguero de Pablo Motos, en la que dejó algunos mensajes a su secretario general, Pedro Antonio Narciso, y al embajador del chavismo en el mundo, José Luis Rodríguez Zapatero. Al primero le dijo que “Una cosa es gobernar y otra estar en el gobierno” y después de decir que no se creyó su carta a los ciudadanos le dejaba este mensaje: «La persona que tienen la responsabilidad de tomar decisiones duda con la almohada y cuando consulta con la almohada le dice a los ciudadanos qué es lo que cree que hay que hacer, no le pregunta por lo que hay que hacer». Al segundo demostró no valorarlo demasiado cuando hablando sobre los posibles acuerdos de Cataluña dijo esto: “A lo mejor, de lo que diga ahora se entera hasta Zapatero, que le cuesta trabajo…”, que acabó de arreglar así: “pero es buen muchacho” y echándole en cara su “terrorífica herencia en Cataluña para el PSC” y recordándole que, en 2011, cuando se fue, el PP sacó mayoría absoluta. Pero lo que me llamó de verdad la atención y me indignó fue cuando comentó que le decían que no había hecho mucho en política social y sacó pecho para soltar dos enormes falacias: yo hice la sanidad pública, con Ernest Lluch. El sistema público de salud lo hizo mi gobierno” y también “fuimos nosotros los que universalizamos la educación”. Y ambas cosas sin réplica alguna por parte de Motos, no sé si por desconocimiento, lo más probable, o por no llevarle la contraria, que sería aún peor. No me voy a extender porque ni siquiera en un artículo, por extenso que fuera –puede que lo desarrolle en alguna miniserie–, podría resumir todo, pero sí recordaré algo al respecto, que parece que no se quiere decir: Tanto la Sanidad como la Enseñanza públicas actuales proceden de las leyes y reformas del régimen de Francisco Franco –algunas con bases legislativas anteriores– y ojalá algunas cosas, sobre todo en el segundo de los campos, la Educación, no se hubieran tocado, ya que desde la Ley General de Educación de 1970, en la etapa final del franquismo, hemos ido de mal en peor desde la LODE (1985) a la LOMLOE (2020) pasando por la LOGSE (1990) que marcó un hito degenerativo en el sistema –por citar sólo estas tres–. Tampoco ayudó mucho la cesión de competencias en esas áreas, que atenta gravemente, entre otros, contra el Artículo 14 de la Constitución, pero no puedo extenderme ahora en esto.

Acabo con una brevísima referencia a la manifestación/concentración celebrada este domingo en Madrid, convocada por el Partido Popular. Cierto que, si la comparamos con los 12.500 sanchistas que apoyaron la meditación de Sánchez en Ferraz, las 80.000 personas que según los organizadores llenaban la Plaza de la Independencia sextuplican con creces la anterior, me parece preocupante que la situación actual de España sólo moviera esas pocas decenas de miles de españoles, “procedentes de diversos lugares de España”, se ha dicho. Merece una reflexión seria si queremos, de verdad, que esto cambie.

Antonio De la Torre,  licenciado en Geología, técnico y directivo de empresa. Analista de opinión.

A veces llegan cartas y otras, mensajes

About The Author

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies