Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

“El presidente del gobierno asesinado”

Número 29

Son las 09 27 h de la mañana del 20 de diciembre de 1973. Un Dodge 2700 GT marcha por la madrileña calle Claudio Coello. De repente se produce una explosión. El coche, de 1800 kilos de peso, salta por los aires.

¿Qué es lo que ha pasado?

Las primeras investigaciones, como así se comunica a las autoridades competentes, señalan que ha podido producirse una explosión de gas y que hay que comprobar el número de heridos, destrozos ocurridos, etc, etc.

Pero pronto se refleja otra realidad, el coche afectado es el del presidente del gobierno de España. Tres personas viajaban en el, el propio presidente, el almirante D. Luis Carrero Blanco, su escolta, el inspector de policía, D. Juan Antonio Bueno Fernández y el conductor del vehículo, D. José Luis Pérez Mogena. Todos ellos muertos de resultas de la explosión.

La explosión ha provocado un inmenso cráter en la calle y el coche y, por efecto, de la tremenda explosión ha acabado en la azotea de un edificio cercano.

Tres cargas antitanque equivalentes a más de 1000 kilogramos de dinamita se han colocado debajo del firme de la calle Claudio Coello. Al paso del vehículo se han hecho estallar.

¿Responsables?

A las 23 00 h del mismo día 20 en un comunicado enviado a Radio París y leído a esa hora, la banda terrorista ETA reivindicaba el atentado. Pocos días después y para dar mayor verosimilitud a su autoría, ETA daba una rueda de prensa clandestina, en algún lugar del sur de Francia, explicando los pormenores del atentado.

¿Autores materiales?

Un autodenominado comando etarra llamado “Txikia” formado por tres asesinos, Jesús Zugarramurdi, “KIskur”, José Miguel Beñarán, “Argala” y Javier Larreategui, “Atxulo”. Además, contarían con la ayuda de Eva Forest, disidente del Partido Comunista de España qué, sería la encargada de esconderles durante unos días para, posteriormente, llevarlos a Francia.

José Miguel Beñarán autor material del atentado, al ser él, según las investigaciones llevadas acabo con posterioridad, quién accionaría las cargas explosivas  moriría años más tarde, el 21 de diciembre de 1978, de resultas de la explosión de una bomba colocada en los bajos de su coche por parte de la organización denominada Batallón Vasco Español.

Andrés Valencia, historiador y profesor

Historia anterior La guarnición militar de Jaca se subleva contra la monarquía

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies