Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

¿Es normal tener ansiedad, en esta cuarentena?

  • Por Emilio Garrido Landívar , Catedrático de Personalidad, Evaluación y Tratamientos Psicológicos (CEU)

Naturalmente que sí, sentimos ansiedad porque llevamos tres semanas encerrados en casa; por supuesto con muchas comodidades, comemos, estamos juntos, es la familia y tenemos toda clase de opciones de ocio y de recreo virtuales y, con varias pantallas por toda la casa…

¡Pero no llevamos una vida normal!, a pesar de que intentamos llevar una rutina, que hace que los días pasen más rápidos. Pero la ansiedad es fruto de un cierto estrés, porque no hacemos la vida normal y natural, y eso también nos cansa y nos aturde, generándonos ansiedad cuantos más días “raros” pasamos en 50, 80 ó 90 metros cuadrados,…

En ese cubículo pequeño, sin apenas balcones, solo una ventana a la calle; el piso hace de dormitorio, de despacho, de escuela de niños, de teletrabajo, de salón de estar, de cocina y de gimnasio…; a esto podemos añadir: no ver a los familiares, los amigos, sin ver a la novia, sin abrazarla, sin, sin, sin… tantas cosas normales, que antes hacíamos y teníamos, que es normal que entremos en una indefensión, que nos crea angustia, ansiedad y nos desmoronamos en algunos momentos, estamos en estado de confusión, en una incertidumbre continua…

¿No vamos a tener estrés y por ende, ansiedad? ¡Es totalmente normal, no te asustes!, incluso hasta duermes peor, y te encuentras en un estado pasivo, aburrido, con la sensación subjetiva de no ser capaz de hacer nada, y que te cuesta reaccionar ante ocasiones reales diarias, que sin darte cuenta, cambian tu pensamiento y tu vida en un piso, por muy coqueto que lo tengas, y nos cuesta evitar las situaciones desagradables o cambiarlas por otras más positivas… ¡No te culpes, ser humano es esto! Por eso date el permiso para ser humano y empiezas de inmediato a cambiar la actitud.

Así y todo te damos algunas pautas que pueden ayudarte, o por lo menos queremos intentarlo:

1. Los síntomas físicos que puedes notar, son traducciones psicosomáticas de su estado de ansiedad, no estás enfermo, no les des vueltas. Mejorarán si hace algo para aceptar la ansiedad.

2. Nada más notar el “fogonazo de ansiedad o presión en el pecho”, no te asustes, tranquilidad, aguanta el tirón intentando estar relajado/a; ¡todo menos asustarte!

3. El nivel de miedo-ansiedad en ese momento, me dará la medida o nivel de la ansiedad y el tiempo que durará… Así que nada de miedo ni susto. Tranquilo, no pasa nada.

4. La ansiedad se intensifica cuando tratamos de suprimirla, cuando tratamos de combatirla y bloquear su flujo natural: Déjala que fluya libremente, sin culpa y sin presiones…

5. Por eso, permítete experimentar emociones negativas como la angustia, el enfado, la rabia; porque sabes que al hacerlo, tienes muchas posibilidades de que estas emociones se debiliten y desaparezcan.

6. Hasta que no te des el permiso para estar ansioso, con miedo o nervioso no empezará a bajar de nivel esa ansiedad o miedo.Recuérdalo, no te obsesiones, deja que fluya.

7. ¡Cuidado! El intento de suprimir activamente un pensamiento, de combatirlo y bloquearlo, lo mantienes más vivo e intenso. Por eso déjalo libremente que se diluya.

8. Una vez bajes de nivel, porque lo aceptas, haz algo de inmediato y preventivo. Sobre todo, no huyas, porque si huyes, aumenta la ansiedad, si lo afrontas -sin culpa-, disminuye.

9. Siempre que hagas “algo” (aceptar, respirar, cambiar de actividad.), notarás que la ansiedad viene menos y cuando viene te dura menos tiempo.

10. Introduce un pensamiento positivo, corto, pero positivo respecto a “quiero que la ansiedad desaparezca, disminuya, fluya con normalidad: 5,4,3,2,1”, así hasta que desaparece….

11. Respira lenta y profundamente con el vientre, tres o cuatro veces. No con el pulmón sino con el abdomen. La oxigenación tranquiliza y equilibra mucho nuestras emociones.

12. Cambia inmediatamente de actividad tanto física como mental: ¡Me voy por el pan, voy al baño, me pongo a leer, escucho música… Intento no exagerar lo que me pasa!

13. Neutraliza el pensamiento negativo que te venga con otro positivo o una imagen positiva, pero con mucha tranquilidad y sosiego, sin agobiarte.(Tan malo es agobiarte como tener ansiedad, que ambas son emociones similares).

Artículo anterior ¿Qué puede suponer la cuarentena para mucha gente?

Otras noticias publicadas

1 Comentario

  1. Teresa Lasco

    Sufro de ansiedad por mas de 12 años, aunque el cambio de estilo de vida si ayuda y mucho, en mi caso llego un punto de llegar a medicamentos antidepresivos, ahora, ya las deje y estoy tomando productos naturales, pero la situacion actual si que altera el cuerpo.

    Responder

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies