Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

La nueva política y la vieja ignorancia

Hoy me ha venido a la cabeza ese refrán que dice que la ignorancia es muy osada. Me quedé ojiplático al oír a un Diputado anunciar a bombo y platillo que el Gobierno de España subiría el IVA de tabaco, apuestas y juegos de azar. No podía reprimir la sonrisa. Me gustaría que me sorprendiera ver cómo un Parlamentario metía la pata de una forma tan estrepitosa, por no decir obscena. Lamentablemente cada vez esto es más frecuente. Ahora bien, esto es lo que tiene que los consejos de administración de las empresas públicas los copen enchufados del politicastro de turno al que se le pagan favores con el dinero de todos, cosa que en alguna ocasión se reconoce públicamente sin el menor rubor, o que los sillones de las Cortes, Parlamentos y Salones de Plenos los ocupen personas que en muchas ocasiones tienen unas trayectorias profesionales difusas y una formación general y específica que brilla por su ausencia.

Debo reconocer que me genera un profundo rechazo el cada vez más frecuente perfil político de chico guapo o chica mona que repite frases tópicas cual papagayo tras lo que sonríe como si se tratase de un modelo de tercera que protagoniza un anuncio de colutorio bucal de hace un par de décadas. Ya no hay vocación, compromiso, ni sacrificio. Eso sólo es algo que pedimos algunos utópicos desde tiempos de Platón (aviso a políticos despistados, con Platón no me refiero a algún rapero chileno famoso en su casa por protagonizar peleas de gallos, si no a un griego de hace mazo tiempo y que se dedicaba a darle al tarro).

Volviendo al tema. La pandemia de la ignorancia de los niños pijos, esos burguesitos que van de progres y que afanan dirigir hasta el más mínimo detalle de nuestras vidas (también las de nuestros hijos, que como bien sabemos no son de los padres, y deben ser de las administraciones públicas que cuando los tutelan miran para otro lado mientras los pobres son prostituidos e introducidos en redes de tráfico de drogas, o cuando no, de ellos abusa algún educador que por la noche se mete en la cama de alguna politicastra pijiprogre amante del púlpito y las lecciones de moralina, que vive atornillada al sillón), avanza en nuestros días fuera de control. No voy a pretender que los políticos sean perfectos. Sería estúpido además de irreal, ahora bien, que menos que tengan un mínimo de bagaje que les habilite como sujetos que puedan aportar algo a nuestra sociedad, la que les paga. Y, eso sí, a pesar de su experiencia que conozcan el significado de la palabra humildad.

Tampoco seré injusto. No daré el mérito en exclusiva de los políticos ignorantes a las opciones progres. En las filas del resto de opciones políticas también proliferan como champiñones los aparachis. Esos mismos cuyos méritos son su permanencia en el partido de turno desde que su madre o su nodriza le destetó, y cuyo mayor mérito se reduce a ser mamporrero de algún cacique o del o de la favorita del mismo, su compañera, o del susurrador de turno. Todo puro mérito y capacidad.

En definitiva, creo que quienes dan lecciones sobre políticas activas de empleo, de tributación, o sobre pensiones, y que en su puñetera vida han pegado palo al agua, no han cotizado a la Seguridad Social, y todo lo que cobran son rentas exentas por ser vos quien sois, lo mejor que podían hacer era consultar con su Rasputín de cabecera y ahorrarnos el espectáculo. No es agradable ver como nuestro dinero se va a pagar tan grandes profesionales, que si bien nos entretienen (como diría el Vicepresidente Iglesias, hacen al personal descojonarse), lo que no provocan es la más mínima tranquilidad y sosiego que les es exigible.

En nuestra tierra talento hay para dar y exportar, pero como pudimos ver hace poco a propósito de los programas de becas a la excelencia, lo que faltan son oportunidades para quienes lo tienen.

Juan Pablo Ibáñez, abogado

Artículo anterior Atropellos en Pamplona

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies