Últimas noticias

Bruselas mantiene su previsión de crecimiento para España, pero empeora la del déficit público

Bruselas mantiene su previsión de crecimiento para España, pero empeora la del déficit público

La Comisión Europea cree que el crecimiento de la economía española va a empezar a ralentizarse al final de este año, «aunque seguirá siendo sólido«, apoyado -entre otras cosas- «en una creación de empleo constante«, aunque más lenta. Así, en sus previsiones de otoño publicadas este jueves, mantiene sus últimas estimaciones de octubre -un alza del PIB del 3,1% este año y del 2,7% en 2016-, que mejoraron las previsiones comunitarias de primavera, pero que siguen estando por debajo de las del Gobierno español (3,3% y 3%, respectivamente).

Por contra, en el capítulo del déficit público, Bruselas ha empeorado sus cálculos de hace un mes, ya que espera que el desequilibrio en las cuentas públicas alcance el 4,7% en 2015 (4,5% en octubre) y el 3,6% el año que viene (3,5% el mes pasado). En ambos casos incumpliría los objetivos fijados (4,2% y 2,8%, respectivamente) y sólo bajaría del 3% en 2017, un año más tarde de lo previsto.

De esta forma, y según ha señalado el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, en una rueda de prensa, «dentro de la zona euro, sólo Francia, España y Grecia tendrían déficits superiores al 3% del PIB en 2016«.

2015
2016
2017
CRECIMIENTO ECONÓMICO (PIB)
3,1%
(3,1% en octubre)
(2,8% en mayo)
2,7%
(2,7% en octubre)
(2,6% en mayo)
2,4%
TASA DE PARO
22,3%
(22,4% anterior)
20,5%
(20,5% anterior)
19%
DÉFICIT PÚBLICO
4,7%
(objetivo 4,2%)
(anterior 4,5%)
 3,6%
(objetivo 2,8%)
(anterior 3,5%)
2,6%
(objetivo 1,4%)
DEUDA PÚBLICA
100,8%
(100,4% anterior)
101,3%
(101,4% anterior)
100,4%
INFLACIÓN MEDIA DEL AÑO
-0,5%
(-0,6% anterior)
0,7%
(1,1% anterior)
1,2%

Fuente: Comisión Europea. La previsión anterior con la que se compara se publicó el 05/05/15, salvo crecimiento del PIB y déficit, que se remite a la del 12/10/15.

Revisión del déficit

Según ha señalado Moscovici, «el Gobierno español nos pidió una opinión por adelantado sobre su presupuesto de 2016, y la hicimos con los datos que teníamos entonces».

El pasado 12 de octubre, la Comisión Europea publicó unas previsiones para España, adelantadas a las del resto de miembros de la eurozona, ya que estaban incluidas en las consideraciones de Bruselas sobre el presupuesto español de 2016, que el Gobierno presentó antes que los otros países.

Hace un mes, Bruselas justificó sus divergencias de estimación con el Ejecutivo español en que las cuentas de Madrid son «un poco optimistas». Pero hizo diferencias entre 2015 y 2016: mientras considera que los cálculos españoles para este año son «plausibles y se encuentran en un terreno muy cercano» a las comunitarias, las cuentas de 2016 son «un poco demasiado optimistas y sujetas a riesgos negativos», en especial una mayor desaceleración de la economía a escala mundial debido a las turbulencias en los países emergentes.

Respecto a las diferencias en el déficit, la Comisión Europea las explicó entonces por una «apreciación divergente de las disminuciones de gastos» públicos.

El consumo privado y el empleo crecerán, pero más despacio

En su evaluación de este jueves, el Ejecutivo comunitario destaca que «la ligera desaceleración» del consumo privado en el tercer trimestre de este año está previsto que continúe, «mientras el crecimiento del empleo se suaviza».

Así, la mejora del empleo se moderará en el período cubierto por sus previsiones: pasará de crecer un 2,8% este año, a hacerlo un 2,5% en 2016 y un 2% en 2017.

En correspondencia con ese dato, el paro seguirá reduciéndose, pero cada año lo hará más lentamente. Este año, el 22,3% de la población activa no tendrá empleo; ese porcentaje bajará al 20,5% en 2016, y sólo en 2017 bajará del nivel del 20% (al situarse en 19%).

«La actual moderación salarial -que sólo está provocando un modesto aumento del coste nominal laboral unitario- continuará apoyando una robusta, aunque más lenta, creación de empleo», señala el documento.

Respecto al consumo privado, y a pesar de esa «suave desaceleración» prevista, seguirá funcionando como «principal conductor del crecimiento durante el período cubierto por las previsiones, apoyado por la baja inflación, la reciente reducción en el impuesto sobre la renta y la ininterrumpida mejora del mercado laboral».

Según sus previsiones, el mantenimiento de la demanda se verá favorecido por la evolución de los precios al consumo, que este año bajarían de media un 0,5% respecto a los de 2014, «principalmente debido a la caída de los precios del petróleo». En los dos años siguientes, espera que los precios suban, aunque esa inflación «se mantendría en niveles bajos».

Se mantiene la inversión y mejoran las exportaciones

La Comisión estima que la inversión en bienes de equipo se mantendrá, gracias a la mejora de la demanda y las condiciones financieras, así como por «un proyectado repunte» de las exportaciones y el bajo precio del petróleo.

También espera una remontada de la construcción, incluida la de viviendas, un aumento que llegará principalmente de la inversión privada, ya que -según la Comisión- la inversión pública «sólo contribuirá modestamente».

En referencia a esa subida de las exportaciones, Bruselas cree que se verá ayudada por las mejoras de competitividad y la recuperación del crecimiento en los principales mercados para productos y servicios españoles.

Ese alza no se verá acompañada de otra en importaciones, que se mantendrán estables. Por eso, se prevé que el sector exterior reste un poco al crecimiento en 2015 y se convierta en neutral a partir de entonces.

«Fuerte crecimiento de los ingresos públicos»

En el análisis de este jueves, el Ejecutivo comunitario enfatiza la continuidad en la mejora de las finanzas públicas españolas, «basada en el fuerte crecimiento económico y el efecto positivo de las mejora de las condiciones de financiación».

Así, destaca que el porcentaje de deuda pública sobre el PIB cerrará 2015 en un 100,8%, alcanzará su máximo en 2016 (101,3%) y empezará a reducirse hasta el 100,4% en 2017.

También subraya el «fuerte crecimiento de los ingresos» públicos, especialmente por los impuestos sobre la producción y las importaciones.

«A pesar de las rebajas del impuesto sobre la renta, se prevé que los tributos sobre ingresos y riqueza se mantengan bien, ayudados por el previsto aumento importante de los ingresos por impuestos empresariales».

Respecto a los gastos, Bruselas prevé que «mientras el gasto en pensiones continuará subiendo, la caída del paro debería limitar el incremento de las transferencias sociales en el futuro más cercano».

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies