Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Los titulados superiores españoles en paro triplican la media de la OCDE

Los titulados superiores españoles en paro triplican la media de la OCDE

Paro titulados superiores

La OCDE destaca las vergüenzas de España en Educación

El 14 % de los jóvenes con formación universitaria o de F.P. no tiene trabajo. La media de la OCDE es del 5 %.  Un estudiante español tarda casi tres años más en acabar sus estudios que un joven de Reino Unido.

“Muchos jóvenes tratan de tener más estudios para protegerse del desempleo, pero estos no les garantizan esta protección”, advierte el organismo.

Haber pasado por la universidad o tener una formación profesional superior ha dejado de ser garantía de empleo hoy en día, y lo es menos en el caso de los jóvenes españoles, según un informe de la OCDE, que muestra que la tasa de paro de los españoles universitarios y con Formación Profesional (FP) superior asciende al 14%, mientras que la media de la OCDE es del 5%.

Esta es una de las principales conclusiones del informe de la OCDE Panorama de la Educación 2014 –“Education at a Glance”– (ver .pdf), presentado por la secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, y el director de Innovación de la OCDE, Dirk van Damme, con datos de 2011 y 2012.

Un título de educación terciaria (FP superior y universitario) en España “no reduce el riesgo de desempleo tanto como en otros países”, ha destacado Van Damme, que ha explicado que la media es del 55% en España y del 63% en otros países de la OCDE.

Esta situación se repite en Estonia, Hungría, Irlanda, República Checa y Eslovaquia, aunque las tasas de paro en España son las más altas de entre estos países.

No es un problema únicamente en el nivel superior de educación, aunque en este caso las diferencias entre la cifra española y la media internacional se triplican. Los adultos con Educación Secundaria en España tenían en 2012 una tasa de paro del 22%, mientras que el promedio de los 34 países de la OCDE fue del 7,8%. En España, el nivel de desempleo de las personas que no han superado la ESO es del 30%, por un 13,6% en la OCDE.

Con todo, subraya el informe que estudiar una carrera sigue reportando beneficios en otros ámbitos: los titulados universitarios tienen un salario más alto que aquellos que solo han llegado a la Secundaria, y tienen más probabilidad de alcanzar mayor satisfacción en algunos aspectos sociales (por ejemplo, aumenta su confianza en el prójimo o creen que su opinión es escuchada por los gobiernos).

El estudio está referido al año 2012, y muestra una escala en incremento coincidiendo con los años más duros de la crisis económica. Así, por ejemplo, en 2000, el porcentaje de “ninis” en nuestro país era del 15’3%, en 2005 se elevó al 17’2%, en 2010, era ya del 23’7% y finalmente en 2012, aumentó aún más, al 25’8%.

No obstante, se señala también que, al contrario de lo que ocurre en la mayoría de los países de la UE, un 19% de estos “ninis” se encuentra buscando activamente trabajo (la media de la OCDE es del 6%).  El 7% ya no buscan empleo, un porcentaje que es dos puntos inferior a la media del estudio. “Esto se puede explicar debido a la alta tasa de temporalidad que existe en el empleo entre los jóvenes, que a menudo intercalan contratos temporales de corta duración con periodos de desempleo”, se indica en el informe.

Los estudios no garantizan el empleo

El informe, que detalla de forma exhaustiva la realidad educativa de los países de la OCDE, destaca otros datos en los que España tampoco sale bien parada. Así, por ejemplo, la tasa de paro de los españoles universitarios y con Formación Profesional (FP) superior asciende al 14 %, mientras que la media de la OCDE es del 5 %, lo que significa que en nuestro país dichos niveles de estudios “no reducen el riesgo de desempleo como en otros países”, según ha destacado Dirck Van Damme, director de Innovación de la OCDE, quien ha destacado también que en España una persona con estudios superiores tiene  un 55% menos de probabilidad de estar desempleado que una persona que solo alcanzó la ESO. En cambio en la OCDE esta probabilidad es inferior, con un 63%.

No obstante, aunque la formación no sea garantía de encontrar trabajo, sí ayuda. Así, por ejemplo, el 31’2% de los adultos que habían dejado los estudios antes de los 16 años estaba en paro en 2012, un porcentaje que baja al 14% en caso de poseer titulación. El 83% de las personas adultas con altas competencias en matemáticas y comprensión lectora estaban empleadas.

El informe demuestra que la crisis económica ha tenido en los últimos años un impacto determinante en el desempleo, superándose en nuestro país los aumentos registrados tanto en la OCDE como en la UE en todos los niveles educativos. Para alumnos con Secundaria, por ejemplo, esta tasa en España es del 22%, frente al 8% de la OCDE o el 9% de la UE. En cuanto a  la población española con formación inferior, el desempleo es del 31%, frente al 14% de la OCDE o del 17% de la UE.

A más estudios, más sueldo

Disponer de estudios superiores permite también acceder a sueldos más altos. La diferencia salarial entre los adultos que no han alcanzado la Secundaria de segunda etapa y los que sí se mantuvo estable entre 2005 y 2011 en torno a un 20%, mientras que las diferencias entre los adultos con Secundaria y los que poseían formación universitaria aumentó de un 37% en 2005 a un 41% en 2011.

La formación más alta no sólo eleva  los sueldos. Los adultos con formación universitaria declaran tener mejor estado de salud, participan en más actividades de voluntariado (dicen hacerlo al menos una vez al mes), tienen más confianza en los demás y creen que su opinión es más escuchada por los gobiernos.

El informe revela además que en España, no más del 5% de los jóvenes de entre 15 y 29 años tienen un empleo mientras cursan sus estudios, una proporción menor que en otros países de la OCDE como Países Bajos, con un 34%, Dinamarca, con un 31% o Islandia, con un 30%. Además, más de la mitad de los jóvenes de entre 15 y 29 años que ha terminado sus estudios y trabaja a tiempo parcial desearía trabajar más horas.

Las desigualdades salariales en cuanto a género quedan también reflejadas. Así, por ejemplo, las mujeres con estudios de Secundaria ganan el 79% de lo que gana un hombre y el 78% en el caso de estudios inferiores a estos. Mientras, las mujeres adultas con estudios universitarios ganan un 14% menos que un hombre en las mismas circunstancias.

España tiene más población sin estudios… pero también más jóvenes con titulación universitaria

 En este punto, otro dato dibuja una débil realidad educativa para nuestro país: Aunque el porcentaje de población con formación más baja (ESO o inferior) ha disminuido notablemente en España, aún hoy sigue lejos de las tasas que presentan OCDE y UE.

Casi la mitad de los españoles de entre 25 y 64 años, concretamente un 45%, sólo tiene enseñanza primaria o los primeros cursos de la Secundaria, un porcentaje que, aunque ha mejorado notablemente si lo comparamos con las tasas del año 2000, cuando era del 61’7%, sigue representando el doble que la media de países de la OCDE (el 24’3%) y de la UE (el 23%). La Secundaria ha sido superada por un 22’2% de la población adulta, lo que significa la mitad de la población con dichos estudios en el promedio de la OCDE.

La evolución generacional arroja también resultados preocupantes. El 36% de los españoles con edades comprendidas entre los 25 y los 34 años no tiene estudios de Bachillerato, un porcentaje que en la OCDE se reduce hasta el 17%.

Un 55% de los adultos de entre 25 y 64 años tiene el mismo nivel educativo que sus padres (un 40% lo supera). Este porcentaje nos coloca en el sexto lugar en el ranking de países, por detrás de República Checa, Italia, Eslovaquia, Alemania y Austria.

A pesar de que en España existe una media de población con estudios inferiores más alta, nuestro país supera al mismo tiempo a la OCDE y  la UE en jóvenes titulados. Concretamente, un 39’3% de la población de entre 25 y 34 años tiene una titulación universitaria o equivalente,frente al 39’2% de la OCDE o el 37% de la UE.

El informe también destaca también que son cada vez más los estudiantes que, una vez concluida su formación obligatoria, decide continuar sus estudios.  El porcentaje de jóvenes adultos que se matriculan en algún programa de educación formal después de terminar la educación obligatoria ha ido creciendo a un ritmo más rápido en España que en el promedio de la OCDE. En 2008, alrededor del 81% de los jóvenes entre 15 y 19 años y el 21% de los de 20 a 29 años estaban matriculados en algún programa educativo; en 2012, estos porcentajes fueron del 86% para los jóvenes de entre 15 y 19 años y del 28% para los de 20 a 29 años. En los países de la OCDE, el incremento fue del 81% al 84% para los jóvenes de entre 15 y 19 años, y del 25% al 28% para los jóvenes de entre 20 y 29 años durante el mismo periodo

Por otra parte, los estudiantes españoles son también de los que más tardan en acabar sus estudios. Los universitarios obtienen su primera titulación con 26,9 años frente a los 24 años, por ejemplo, en el Reino Unido o los 24’6 de Países Bajos.

Uno de cada dos adultos tiene el mismo nivel educativo que sus padres

La evolución generacional en el ámbito educativo deja muchas sombras para el caso español. Según revela la OCDE, uno de cada dos adultos de entre 25 y 64 años, tienen el mismo nivel educativo que sus padres. Un 40% lo tiene superior y un 6% inferior.

El informe destaca que no existe correlación entre la formación de los padres y las perspectivas académicas de los hijos. De hecho, en España, los hijos  de padres con niveles educativos bajos tienen mayor peso en el acceso a los estudios universitarios que los de otros países de la OCDE.

Alrededor de un tercio de estudiantes universitarios tienen padres con un nivel educativo inferior a Secundaria, un tercio tiene al menos un padre con esta formación y uno de cada tres tienen un padre con titulación universitaria. En el resto de países de la OCDE, uno de cada  dos estudiantes entre 20 y 34 años que realizan estudios universitarios tienen padres que también los han completado.

Los universitarios españoles, últimos en matemáticas y penúltimos en comprensión lectora

España sale también mal parada en lo relativo a competencias educativas. Al igual que el informe PISA, que coloca a nuestro país en los últimos puestos, este trabajo se reafirma en el bajo nivel de los jóvenes universitarios españoles en lo relativo a matemáticas y comprensión lectora.

En el primer caso, ocupamos el último puesto, con un 10% de jóvenes con buena nota en esta materia, frente al 26% de la media. En Suecia, Inglaterra o Irlanda del Norte este porcentaje supera el 35%.  En el segundo, nos quedamos en el penúltimo, superados sólo por Italia, con sólo el 12% de los estudiantes universitarios españoles presentan una comprensión lectora excelente, mientras el porcentaje medio de la OCDE es del 24% (países como Finlandia, Australia, Países Bajos, Suecia o Japón superan el 35%).  Esto supone que España ocupe el penúltimo lugar en el ránking, sólo superado por Italia.

La brecha es aún más preocupante si, en lugar de tomar como referencia la población universitaria se analiza la población adulta de entre 55 a 64 años. En este caso, sólo el 1% presenta niveles superiores de comprensión lectora. El 47% de los adultos con niveles inferiores a Secundaria se sitúan en el nivel más bajo de competencia lectora y el 51% anota este resultado en competencia matemática.

El informe ahonda también en otro de los rasgos de nuestro sistema educativo. Si bien más del 90% de los jóvenes que comienzan los estudios de Bachillerato o Formación Profesional los termina (una tasa que sólo es superada por Eslovenia, Alemania, Reino Unido y Japón),   sólo el 60% lo hace en el tiempo previsto, el mismo porcentaje que se detecta en Dinamarca. Los alumnos de Francia, Luxemburgo, Noruega e Islandia emplean aún más tiempo que los españoles.

Los profesores españoles, de los que más ganan

Según se revela en este informe, los profesores españoles son de los mejor pagados de la UE y de la OCDE. De hecho, los docentes de Secundaria comienzan su carrera profesional con un salario anual que es un 26% superior al de los de la UE y de la OCDE. Al final de su carrera, el salario de los docentes de nuestro país es un 12% superior al de los de la OCDE y de la UE.

Los salarios relativos de los profesores en España son más altos que los de los trabajadores con Educación terciaria, tanto en Primaria (20%) como en Secundaria (35%). En la OCDE y en la UE ocurre lo contrario. Además, los profesores españoles dedican más horas anuales a impartir clase. Esta diferencia es especialmente acusada en educación Primaria, con 880 horas, frente a las 754 de la media de la UE.

El 16% de los profesores tienen un contrato temporal con una duración inferior a un año, frenteal 82% que son indefinidos, un porcentaje similar al resto de países de la OCDE. Además, un 8% afirma que le gustaría trabajar a tiempo completo, pero no tiene oportunidad de hacerlo.

La inversión en Educación en España es superior a la media 

En 2011, las Administraciones Públicas en España dedicaron unos 9.300 dólares  por alumno en centros públicos de Educación Infantil a Terciaria, cifra por encima de la media de la OCDE, que se sitúa en los 9.000 dólares.

Por niveles, en la Educación Infantil fue de unos 7.000 dólares, frente a 6.500 de media, unos 9.300 dólares  por alumno de Educación Primaria, Secundaria y Post-Secundaria no Terciaria en centros públicos, frente a 8.800 dólares de media de la OCDE, y  unos 11.500 dólares por alumno de Educación Terciaria, la media OCDE fue de 11.900 dólares, en 2011.

La mayor parte del gasto público en Educación en España se dedica a la educaciónobligatoria. En 2011, España dedicó una media del 5,5% de su PIB a centros educativos, frente a la media del 6’1 en la OCDE.

Otro dato que destaca este trabajo es el relativo al ratio alumnos/profesorado, que es inferior a la media de la OCDE en los centros públicos de Secundaria (9 alumnos por profesor en España, 13 alumnos por profesor de media en la OCDE), pero está por encima de la media en centros privados (15 alumnos por profesor en España, 13 alumnos por profesor de media en la OCDE).

A la cabeza en escolarización infantil 

España es uno de los países que presenta un índice de escolarización más alto entre la población infantil. La tasa, para el tramo de 3 a 4 años, es del 96%, frente al 76’2% de la media de la OCDE y el 81’6% de la UE. El porcentaje es también significativo en relación al tramo de 0 a 2 años. Un 30’7% de los niños de esta edad ya están escolarizados, frente al 3’8% de la OCDE y el 4’3% de la UE.

La mayoría de alumnos están en centros públicos… aunque menos que en otros países

Siete de cada diez alumnos que cursan la educación obligatoria en España (de 6 a 16 años) estaban matriculados en centros públicos en 2012. Además, se observa una tendencia de crecimiento en la matriculación de alumnos en la enseñanza pública.

No obstante, la proporción de alumnos matriculados en centros públicos está en España por debajo del promedio de la OCDE en todos los niveles educativos de Educación Infantil a Educación Secundaria de segunda etapa: aproximadamente el 65% de Educación Infantil frente al 68% de la OCDE; el 68% de Educación Primaria frente al 89%; el 69% de Educación Secundaria de primera etapa (Educación Secundaria Obligatoria) frente al 86% de la OCDE; y el 79% de los estudiantes de segunda etapa (Bachillerato o Formación Profesional de Grado Medio) frente al 81% de la OCDE.

El porcentaje es también elevado en lo que respecta a la educación universitaria, donde alrededor del 85% de los alumnos  están matriculados en instituciones públicas, una proporción muy superior a la media de la OCDE (70%).

España también está a la cabeza en enseñanza concertada. A ella recurren uno de cada cuatro alumnos de Primaria y Secundaria, frente a una media de uno de cada diez en el resto de países.También es superior la proporción de estudiantes de Secundaria de segunda etapa en los centros privados no concertados es cuatro puntos porcentuales mayor en España (9%) que en el promedio de la OCDE (5%).

Noticias relacionadas

https://www.navarrainformacion.es/portada/la-septima-ley-de-educacion-de-la-democracia-echa-a-andar-rodeada-de-polemica/

Vídeos relacionados

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies