Últimas noticias

Navarra inicia el cribado de cáncer de cuello de útero

Navarra inicia el cribado de cáncer de cuello de útero

NAVARRA INFORMACIÓN

Navarra inicia el cribado de cáncer de cuello de útero, dirigido a mujeres de entre 35 y 65 años, puede llegar a partir de finales del este mes a más de 160.000 mujeres

El Departamento de Salud inicia a finales de este mes de enero el programa poblacional de detección precoz del cáncer de cuello de útero, dirigido a 162.625 mujeres de entre 35 y 65 años, en el que la prueba primaria de cribado será la detección del Virus del Papiloma Humano (VPH). Todas ellas irán recibiendo a lo largo de los próximos 5 años, de forma escalonada según los tramos etarios, una carta con la invitación e instrucciones para tomarse ellas mismas una muestra en su domicilio (autotoma), aunque también cabe la opción de solicitar una cita para la toma de la muestra por un profesional en el Centro de Atención a la Salud Sexual y Reproductiva (CASSyR) de referencia.

La autotoma es el procedimiento que ha tenido una mejor respuesta en el pilotaje realizado recientemente con una elevada participación y es un sistema también utilizado en otros cribados, como el de cáncer colorrectal, ya conocidos por la población.

Una campaña informativa y de publicidad dará cuenta de todos los detalles prácticos de este programa, que está organizado y coordinado por el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra (ISPLN), y que implica también a la Subdirección de Sistemas y de Tecnologías para la Salud del Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea (SNS-O) y a los servicios de Ginecología de los tres hospitales públicos de Navarra (Hospital Universitario de Navarra, en Pamplona / Iruña; Hospital Reina Sofía, en Tudela; y Hospital García Orcoyen, en Estella-Lizarra), de los que dependen los CASSyR. Asimismo, el Servicio de Anatomía Patológica del HUN procesará la totalidad de las muestras que se deriven de este programa, tanto determinaciones del VPH como citologías.

Atención Primaria juega un papel importante de sensibilización y accesibilidad a los programas de detección precoz, poniendo a disposición de las mujeres centros de salud y consultorios para la entrega de las muestras de autotoma. La colaboración entre todos los niveles sanitarios es esencial para alcanzar los objetivos marcados como son disminuir la incidencia del cáncer de cuello de útero; disminuir la mortalidad por esta causa; y mejorar la calidad de vida de las pacientes a las que se les diagnostique esta enfermedad.

Posibilidad de autotoma

La novedad de este programa –más allá de la importancia estratégica de ser un programa poblacional organizado que complementa y mejora el actual- radica en que las mujeres que así lo decidan podrán realizar la prueba ellas mismas en su domicilio y entregar la muestra en la red de centros de Atención a la Salud Sexual y Reproductiva (CASSyR), en el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra (calle Bergamin 2 bis, Pamplona) o en los centros de salud y consultorios en las zonas en las que no haya un CASSyR de referencia.

La misma carta de invitación que se envía desde Salud Pública contiene información más concreta sobre el programa y la autotoma, que es un sistema eficaz y ágil en otro tipo de cribados y que, además, ha sido el elegido mayoritariamente (más del 80%) por las mujeres que han participado en un pilotaje realizado previamente para preparar el programa.

Las mujeres que entreguen esta autotoma recibirán una comunicación sobre los resultados, al igual que sucede con otros cribados. Si el resultado es positivo, se indicará la realización de citología para confirmar y realizar el seguimiento que sea preciso desde el sistema sanitario.

En el caso de que se elija el otro procedimiento, es decir, que sea personal profesional quien realice la toma, deberán pedir cita en el teléfono 848 423 498) del ISPLN, que será quien gestione esta cita para que puedan acudir a los CASSyR.

El programa está planificado para llegar a más de 160.000 mujeres de forma escalonada durante los próximos cinco años. Este primer año se prevén enviar 32.489 invitaciones. Estas revisiones se realizarán cada cinco años y, como referencia, las mujeres recibirán la invitación en el año que cumplan 35, 40, 45, 50, 55, 60 y 65 años, es decir, en edades que acaban en “0” o en “5”.

Sin cambios en el tramo de 25 a 34 años

En el caso de la población de 25 a 34 años, formada por alrededor de 35.000 mujeres, no hay cambios y se mantiene la citología como prueba de detección primaria, que se realizará como hasta ahora, cada tres años, en los CASSyR de referencia. Se trata de una población a la que se ha ofertado la protección de la vacuna, la otra gran herramienta de prevención contra el virus del papiloma humano, que actualmente se ofrece a mujeres de 12 años y se prevé extender, también, a varones. También sigue activo el sistema de atención a las mujeres en caso de presentar signos y/o síntomas compatibles con un problema de salud a lo largo de toda la red sanitaria.

La primera vuelta de este programa poblacional de detección precoz de cáncer de cuello de útero, adscrito al ISPLN, se desarrollará entre enero de 2023 y diciembre de 2027, y se considerará como población diana las mujeres residentes en Navarra con fecha de nacimiento entre el 1 de enero de 1958 y el 31 de diciembre de 1992.

La alta participación de las mujeres es un elemento determinante en la disminución de la incidencia y mortalidad a nivel poblacional. Para ello, se ha elaborado una campaña de sensibilización–en colaboración con la Dirección General de Comunicación del Gobierno de  Navarra- que incluye la edición de carteles y folletos informativos, en bilingüe, para dar a conocer el Programa a la población.

Alta participación en el pilotaje iniciado en octubre

De cara a la puesta en marcha de este cribado poblacional, en octubre de 2022 se inició un estudio piloto en el que se seleccionaron tres CASSyR, de cada una de las tres Áreas de Salud (Andraize-Buztintxuri, en Pamplona , Hospital García Orcoyen en Estella, y el CASSyR de Tudela Este-Santa Ana) y se invitó a mujeres en listas de espera de estos centros a las que se enviaron cartas de invitación, junto con el kit para la autótoma y las instrucciones.

En dicha carta–como en la actual- se indicaba el lugar, el horario de entrega de las muestras y un teléfono del Programa del ISPLN para aquellas mujeres que desearan solicitar cita para que la toma de la muestra la realizara un profesional sanitario. Además, se incluía, como ahora, información detallada acerca del cáncer de cuello de útero, de su incidencia, de cómo prevenirlo y detectarlo precozmente, de la prueba de cribado, del envío del resultado de la misma y de la actuación en caso de precisar otras pruebas.

Aunque aún solo se disponen de resultados provisionales, con este pilotaje del programa se han enviado 958 invitaciones válidas y ha tenido un porcentaje de participación mayor del 70%. Son resultados coherentes con estudios previos y lo más destacable ha sido la aceptación de la autotoma, superado expectativas previas, con un 84% de las mujeres que lo ha elegido, datos que han sido muy importantes de cara a la organización interna y la comunicación de esta fase de extensión del programa.

La relevancia de la autotoma en este programa radica en que puede favorecer el aumento de participación de las mujeres, al tratarse de un método cómodo, sencillo de realizar, accesible, privado y que propicia la autonomía de las mujeres.

A nivel estatal, Navarra se encuentra entre las primeras comunidades que impulsa un programa poblacional de cribado de cuello de útero con la autotoma como principal técnica de toma de muestra, un sistema que también se emplea, por ejemplo, en Galicia. Es previsible que otras comunidades autónomas que opten por esta modalidad, ya que puede repercutir positivamente en un elevado nivel de participación, objetivo clave de cara a detectar precozmente este cáncer.

En Navarra 4,5 casos por 100.000 mujeres

En relación a la incidencia, la situación en Navarra es similar a la de los países del Norte de Europa. Según los últimos datos disponibles del Registro población de cáncer de Navarra, la incidencia del cáncer de cuello de útero invasivo se sitúa en 4,5 por 100.000 mujeres. Se diagnostican alrededor de 17-23 casos por año, ocupando el 16º lugar en frecuencia. La tasa de mortalidad ajustada a la población mundial se sitúa en 1 por 100.000 mujeres.

A nivel mundial, el cáncer de cuello de útero ocupa el cuarto lugar con un 13,1 por cada 100.000 mujeres por detrás del cáncer de mama, colorrectal y pulmón. En España ocupa el décimo segundo lugar con una incidencia de 5,2 por cada 100.000 mujeres.

Está demostrado el papel causal que la infección por el Virus del Papiloma Humano (VPH) tiene en el desarrollo del cáncer de cuello de útero, por lo que la aplicación de medidas de carácter preventivo primario, como la vacunación, supone un elemento clave para su control, además del uso del preservativo acompañado de educación para una sexualidad saludable. Otra herramienta disponible para la lucha contra esta enfermedad es la aplicación de estrategias de prevención secundaria (detección precoz).

La detección precoz del cáncer de cuello de útero ha demostrado su eficacia y efectividad consiguiendo disminuir la mortalidad de forma significativa, por lo que estrategias de detección precoz, en combinación con la vacunación, se consideran como formas efectivas de control para la posible erradicación de esta enfermedad.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies