Últimas noticias

¡No des vacaciones a tu cerebro, por favor!

Los profesionales de la salud, no acabamos de entender, que el verano, las calores; sean un revulsivo generalizado para abandonar los buenos hábitos, que hemos mantenido durante el año laboral o doméstico… Como si en verano, por los calores, por las altas temperaturas, dejáramos de desayunar o de comer. Haga el calor que haga, desayunamos, comemos y cenamos, porque de otra manera nuestro cuerpo se debilitaría y nuestro sistema inmune no sería para nada in-mune. Necesitamos energía y esa energía viene prioritariamente de la ingesta de una dieta mediterránea acorde a nuestra cultura y de estar constantemente adoptando decisiones más positivas.

Por la misma razón, debemos o, no debemos dejar de leer todos los días, que es el alimento, el desayuno principalmente para nuestro cerebro, y el más barato de todos y el más aconsejable es leer la prensa todos los días, no hace falta leerla de cabo a rabo, sólo lea los títulos grandes y párese en esos artículos que le den criterio, razón, crítica de nuestra sociedad, ampliación de conocimientos de nuestra ciudad, noticias de las que necesitamos para cumplir con la curiosidad humana, que no es mala, sino acopla nuestra necesidad de saber lo justo y necesario para que nuestro cerebro se quede tranquilo con esa sencilla medida curiosa… Leer la prensa a diario, mantiene el cerebro con conexiones cerebrales a tope, es el método más simple y barato para generar en nuestro Disco Duro, una función neurotrófica, como hoy llaman los neurocientíficos, que no es otra cosa que prevenir un deterioro cognitivo, que mantener esa gimnasia mental rutinaria y constante, como hacemos con el desayuno todos los días…

¡No deja de ser una pena -establecida como casi norma-, que el verano es no hacer nada…! Ni siquiera leer la prensa, la que sea, donde esté, pero leer…, por eso en verano baja la lectura del principal alimento que tenemos casi gratuito. Es un error, el verano es cambiar de actividad, dejar lo rutinario unos días y descansar de las actividades laborales y de las preocupaciones domésticas y de agobio…, ¡Vale!, pero dejar de leer la prensa es una erosión cerebral, que se hace gratuitamente así mismo. El cerebro necesita alimento, y la prensa es una manera fácil de nutrirlo. No me vale aquello que repetía mi padre con cierta reticencia: ¡El periódico solo dice una verdad: La fecha!  Esto ya es obsoleto, como chiste puede valer, pero como tónica general nunca lo fue.

Si usted es un buen lector, me parece muy bien, y es un alimento en una línea más sistemática, más profunda si cabe, pero la prensa diaria tiene otras connotaciones, que no tiene una novela o una lectura de ensayo. Lleva siglo y medio entre nosotros, cumple una misión socio-cultural, genera un clima cognitivo de  opinión, de crítica, de valores cívicos y de ayuda a aquellos grupos marginados u olvidados que tienen sus páginas periódicamente -de ahí viene lo del periódico-, para que nuestra comunidad no pierda el sentido social de justicia con los menos favorecidos. Tenemos últimamente premio a dos periodistas de nuestra Pamplona por su contribución a las enfermedades silenciosas, y aquellas que socialmente tienen vínculos específicos en nuestro día a día: Tanto Sonsoles como Iván, han sido galardonados, y nos ilustran y recordamos y aprendemos… ¡Es otra de las categorías de un diario en la Ciudad,  sea escrito o digital, que debemos agradecer, porque todos los profesionales nos “mastican la noticia, nos la filtran y nos la dan limpias” para que nuestro cerebro las codifique mejor! Es de agradecer. Es un deber de la prensa escrita o digital y en alguna medida alimenta y mantiene la sociedad a la que pertenecemos.

No deje de leer, nos centramos en la prensa, porque es más ágil, porque es la nuestra, porque nos genera vínculos sociales, nos hace más empáticos con nuestro mundo provincial, nacional, y muchas veces fuera de nuestras fronteras… Hace que desarrollemos criterios propios, comparativamente con opiniones diferentes, para que nuestro alimento cerebral no pierda en vacaciones sus nutrientes más necesarios y no quede durante un verano entero en el vacío, creyendo que eso es mejor para descansar… Descanse, rompa la rutina, pero no deje de “desayunar prensa escrita”, que hace mantener las neuronas activas, y a eso no podemos darles vacaciones, porque nos paralizan el desarrollo cognitivo.

Dr. Emilio Garrido Landívar, Psicólogo clínico y doctor de la Salud, Catedrático de Personalidad, Evaluación y Tratamientos Psicológicos (CEU)

Artículo anterior ¡Un hombre nuevo: “hombre ciborg”!

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies