Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Paradojas

Dudo si el Día del Trabajo debiera llamarse “del paro”, dado que crece de manera exponencial. Como sectores vapuleados destacan hostelería y comercio (y sus proveedores, y… Una cadena). Ambos, golpeados por las medidas de los diferentes gobiernos; y el segundo, tal vez debido a la “digitalización”, esos fondos que serán empleados para que la gente globalice compras hasta China.

Como extranjerismos, destaco “delivery” o “take away, siendo lo propio “entrega” y “recoger”, respectivamente. Cursiladas. Otros, que lo fueron, ya figuran correctos. La Real Academia Española, quien fija la lengua según se habla, los admitió cuando su uso fue masivo. De “pub” nos dice que tiene “… aspecto cuidado y música” (sic). Ni son todos los que están, ni están todos los que son.

Bar es acrónimo de “beer and alcohol room”. La RAE define este vocablo con la puntualización “… expendedor de bebidas que suelen tomarse de pie” (sic). En español existen términos que precisan concepto, indicando en una palabra que tipo de local se trata: mesón, taberna, tasca, bodega, cafetería, despacho de vinos, cervecería; e incluso antro, que los hay.

El origen de “cóctel” se atribuye a las expresiones “coq tail” o “cock tail”, cola de gallo en francés e inglés. Famosísimos los de Chicote, donde se cuenta acudían señoritas “de buena reputación entre la mala de su gremio”. Y aquí dos polisemias: Club, “…actividades de distintas especies, fundamentalmente recreativas deportivas o culturales” (RAE), que acabó también en luminosos de carretera. Los españoles, a estos últimos, los denominan de otra forma, rotunda y gráfica, que omito. Algunos, en fino, les llaman “güisquerías”, lo que tampoco es justo hacia las que dedican en exclusiva a expender destilados; por mucho que altos cargos se fundan dinero de EREs, u ocurra esa maravilla de ascenso desde su plantilla al consejo de administración de una empresa estatal.

Una cosa que se me escapa es porqué podemos estar amplio rato con las mismas personas en una terraza; sin embargo, debemos levantarnos pronto; los de abajo.

Escuché a un entrevistado comentar satisfecho que “nos obliga a cenar con horario europeo”. Hago ver que, en la parte oriental del continente, oscurece horas antes. Por el contrario, nuestro extremo tiene el alba bastante posterior. Occidente. Además, quien quiera, puede llamar cena el almuerzo o realizarla prontísimo; a voluntad. Lo que nos obligan, en los bares, es a pedir las viandas temprano, queramos o no.

Siguiendo con las paradojas, el 1 de mayo miles de manifestantes se habrán concentrado convocados por los sindicatos. Pasearán sus eslóganes liberados, políticos (incluso la ministra del ramo, protestando contra vaya usted a saber quién), y trabajadores.

Luego, muchos querrían disfrutar del aperitivo, como era usual, aunque ahora en menos metros cuadrados. Entonces los concentrados tendrán que dividirse en grupos de a cuatro, como máximo. Ocurre que, en opinión de los mandamases libres de norma, el riesgo vírico al acercarse a un establecimiento abierto, se dispara. Aunque en la fecha tengamos en triple de parados que de contagios; incluso en cifras oficiales.

Jesús Javier Corpas Mauleón, escritor

Artículo anterior Clavel, libro y Estella: 23 de abril

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies