Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

El Papa en ‘Urbi et Orbi’: La Pascua da esperanza y no defrauda

NAVARRA INFORMACIÓN.ES

El Papa Francisco en ‘Urbi et Orbi’ de la Misa de Resurrección ha afirmado que “la Pascua da esperanza y no defrauda”

Hoy, 4 de abril, en la mañana del Domingo de Resurrección, el Papa Francisco ha celebrado la Santa Misa en la que ha impartido con la bendición ‘Urbi et Orbi’ con estas palabras “Jesús, el crucificado, ha resucitado, como había dicho. Aleluya”.

El Papa ha anunciado que la Pascua “no es un espejismo o una vía de escape”. “Recoge en pocas palabras un acontecimiento que da esperanza y no defrauda: “Jesús, el crucificado, ha resucitado”. No nos habla de ángeles o de fantasmas, sino de un hombre, un hombre de carne y hueso, con un rostro y un nombre: Jesús”, afirmó el Obispo de Roma.

“La pandemia todavía está en pleno curso, la crisis social y económica es muy grave, especialmente para los más pobres; y a pesar de todo —y es escandaloso— los conflictos armados no cesan y los arsenales militares se refuerzan. Este es el escándalo de hoy”, ha recordado el Sant0 Padre.

Y en este día de Resurrección y alegría el Romano Pontífice ha afirmado cómo “Dios Padre resucitó a su Hijo Jesús porque cumplió plenamente su voluntad de salvación: asumió nuestra debilidad, nuestras dolencias, nuestra misma muerte; sufrió nuestros dolores, llevó el peso de nuestras iniquidades”..

Cristo resucitado es esperanza“, ha afirmado Francisco, “las llagas en las manos, pies y costado de Jesús, son el sello perpetuo de su amor por nosotros”.

Así, el Papa a pedido que “el Señor dé consuelo y sostenga las fatigas de los médicos y enfermeras. Todas las personas, especialmente las más frágiles, precisan asistencia y tienen derecho a acceder a los tratamientos necesarios”.

A la vez que ha llamado a “continuar con el proceso de vacunación “en el espíritu de un internacionalismo de las vacunas” que supere “los retrasos en su distribución y para promover su reparto, especialmente en los países más pobres”.

Ha pedido también que “el Señor inspire la acción de las autoridades públicas para que todos, especialmente las familias más necesitadas, reciban la ayuda imprescindible para un sustento adecuado”.

Seguidamente, ha pedido por Haití para que “no se vea abrumado por las dificultades, sino que mire al futuro con confianza y esperanza”. “Queridos hermanos y hermanas haitianos: estoy cerca de ustedes, estoy cerca de ustedes, y quisiera que los problemas se resolvieran definitivamente para ustedes. Rezo por ello, queridos hermanos y hermanas haitianos”.

El resucitado, ha dicho el Santo Padre, es también la “esperanza para los jóvenes” y ha expresado su cercanía a todos los del mundo, particularmente a “los de Myanmar, que están comprometidos con la democracia, haciendo oír su voz de forma pacífica, sabiendo que el odio sólo puede disiparse con el amor”.

El Resucitado, es también “fuente de renacimiento para los inmigrantes“. “Que la luz del Señor resucitado sea fuente de renacimiento para los inmigrantes que huyen de la guerra y la miseria. En sus rostros reconocemos el rostro desfigurado y sufriente del Señor que camina hacia el Calvario” ha afirmado el Papa. Y ha agradecido la solidaridad de Líbano y Jordania porque reciben a tantos refugiados que han huido del conflicto sirio.

El Papa ha pedido por Siria, Yemen y por Libia ya ha llamado a todas las partes involucradas a cesar el sufrimiento de estos pueblos y a permitir que “los pueblos devastados por la guerra vivan en paz”.

Francisco ha expresado, asimismo, sus deseos para que los palestinos e israelíes y ha recordado a Iraq, país que visitó recientemente.

Francisco también dirigió su mirada hacia África, donde algunos países “ven su futuro amenazado por la violencia interna y el terrorismo internacional”.

“Todavía hay demasiadas guerras, demasiada violencia en el mundo”, ha lamentado.

El Papa ha expresado sus deseos “para todas las restricciones a la libertad de culto y de religión en el mundo, sean eliminadas y que cada uno pueda rezar y alabar a Dios libremente”.

“Donde había muerte ahora hay vida; donde había luto ahora hay consuelo. Al abrazar la Cruz, Jesús ha dado sentido a nuestros sufrimientos. Y ahora recemos para que los efectos beneficiosos de esta curación se extiendan a todo el mundo. ¡Feliz Pascua, serena y santa a todos!”, ha concluido el Papa.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies