Últimas noticias

Se pierde el Sahara español

Número 24

Un 14 de noviembre del año 1975, España entregaba uno de los últimos restos del gran imperio que tuvo, tan grande que, “nunca se ponía el sol”.

Estamos hablando del llamado Sahara Español, un territorio más del entonces mapa provincial de España. Provincia situada en el continente africano y creada en 1958, último resultado del colonialismo español en el norte de África.

Colonialismo que había empezado durante la Conferencia de Berlín de 1885 por la que las entonces potencias europeas se habían repartido África, cual tarta dividida en trozos y que los países del Viejo continente tenían intención de comer.

A España se le permite la creación de una factoría comercial en estas tierras, llamada Dajla y, la exploración de la bahía de Cintra, Cabo Blanco y Cabo Bojador. Estamos ante lo que entonces recibe el nombre de Río de Oro, capital, Villa Cisneros. Años más tarde, en 1912, el territorio (Sagui el Hamra) situado al norte sería anexionado por España. Su principal población era el Aaiún y acabaría por convertirse en la capital, relegando con ello a la anterior Villa Cisneros. Poco después, en 1916, el territorio llamado Cabo Juby pasa a dominio español.

El acuerdo entre los líderes tribales de esta zona con el gobierno de la II república española, convierte en 1934 a estas tres zonas, anteriormente citadas, en el llamado Sahara español.

El dos de mayo de 1956, los territorios del llamado protectorado francés del norte de África, limítrofes con la provincia española, obtienen su independencia. Nace el reino de Marruecos. Inmediatamente pide que la provincia española del Sahara español forme parte de su país. Mauritania otro país nacido en 1960 tras independizarse también de Francia y, limítrofe, también, con El Sahara español, pide su incorporación.

El furor independentista también llegaría a este territorio español. En 1968 nacen las primeras organizaciones que reclaman su independencia. En 1973 nacía el Frente polisario, una organización armada, partidaria de utilizar la violencia para conseguir la independencia.

España se plantea dar autonomía a este territorio y planea celebrar un referéndum de autodeterminación para la primavera de 1975. EEUU no lo quiere permitir, por atacar al régimen franquista y planea incitar a la rebelión. El entonces príncipe y sucesor a la Jefatura del Estado, Juan Carlos de Borbón interviene y consigue parar la revuelta a cambio de conceder la independencia al Sahara español y conseguir el apoyo estadounidense a su próximo reinado.

Hassan II entonces rey de Marruecos no está de acuerdo y organiza en octubre de 1975 la llamada “Marcha Verde”. Paralelamente y en secreto el gobierno español prepara la “Operación Golondrina” para evacuar a los españoles del Sahara.

El 2 de noviembre el príncipe Juan Carlos visita el Sahara español y promete su protección ante cualquier ataque extranjero. Cuatro días más tarde 300.000 marroquíes se disponen en la frontera española.

El 14 de noviembre Juan Carlos de Borbón y representantes de Marruecos y Mauritania firman los acuerdos de Madrid por los que España abandona el Sahara español como máximo en febrero de 1976. Con ello se pone fin a la presencia española en uno de los pocos territorios coloniales que le quedaban todavía a España

Historia anterior El “Guernica” republicano

About The Author

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies