Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

“Vamos a contar mentiras…” (2ª parte)

“Vamos a contar mentiras…” (2ª parte): De la “cogobernanza” a BILDU, pasando por el D.R.A.E

Dejaba en el artículo del pasado jueves algunas mentiras -todas requerirían un libro más gordo que el de Petete-, contradicciones, rectificaciones y otros términos próximos a la falacia, que el Diccionario de la R.A.E. define como: 1. “Engaño, fraude o mentira con que se intenta dañar a alguien” y 2. “Hábito de emplear falsedades en daño ajeno” ¿Se podría decir que algunas de las decisiones de este desgobierno de ineptos aficionados a la política, malvados, pero no tontos algunos de ellos, están dañando a España? Después de la edulcorada encuesta del “todo a 100… mil €” del fiel y apesebrado Tezanos y de las reacciones al escrache de los profesionales del acoso a representantes del poder cuando lo ejercen los otros, faltaba el palabro de cada comparecencia que caracteriza a estos pijoprogres, la “cogobernanza”, que, por cierto, no existe en el citado DRAE y que, en todo caso, prescindiendo del prefijo, que podría conferirle el sentido de compartida que quiere dar a entender el doctor Fraude -otro más con esto-, no se compadece con su definición: Gobernanza: Arte o manera de gobernar que se propone como objetivo el logro de un desarrollo económico, social e institucional duradero, promoviendo un sano equilibrio entre el Estado, la sociedad civil y el mercado de la economía”. Justo lo contrario de lo que parece querer esta banda.

Obviamente, lo que pretende vender el lector de papeles impresos, ya sean discursos o respuestas, Pedro Sánchez, que nunca responde a lo que se le pregunta sino que dice lo que lleva impreso y preparado a priori, es una tan “generosa” como falsa “colaboración” entre el desgobierno central y mando único y los gobiernos autonómicos, pero basta un botón para demostrar que no cuela ni como argumento proposicional. En la última conferencia de presidentes, como le gusta decir y ahora presumir de su frecuencia inaudita, la Presidente de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, le hizo varias  preguntas concretas, entre ellas conocer el informe técnico que “justificaba” la no procedencia de que Madrid pasase a la Fase 1 -que es la 2- de la “desescalada”, así como los técnicos firmantes del mismo, y los que lo permitían a otras zonas. La respuesta del “cogobernante” fue: “Tiene la palabra el Presidente de Castilla y León”. Luego supimos que no existía tal informe cuando se denegó el pase a Madrid, sino que se improvisó uno firmado tres horas después por la hasta entonces ausente directora general de Salud Pública, que se filtró a El País antes de comunicarlo a la propia Consejería de Sanidad.

Pero no estaba todo dicho ni escrito en la exponencial escalada fantástica y la mentira de este personaje instalado en el fraude, consustanciales en él. Resulta que mientras cerraba unos acuerdos poco transparentes con PNV y Ciudadanos -otra vez la dulce Inés (Arrimadas) engañada por este particular don Juan– para conseguir apoyos a su quinta prórroga del “alarma al Estado”, la número dos del Partido Sánchez Ominosamente Entregado -a todos los enemigos de España-, el lastre de Adriana Lastra, firmaba con el “pijo” del Barrio de Salamanca Pablo Echenique y la representante de EH BILDU, Merche Aizpurúa, un acuerdo escrito en papel con membretes de los tres partidos, para colmo del despropósito, el mismo día que se produjo el ataque al domicilio de la responsable del PSE, Idoia Medía, con botes de pintura roja y pasquines en defensa del preso etarra Patxi Ruíz -“vasco” de pura cepa- asesino del concejal de UPN en Pamplona Tomás Caballero en 1998, acto que la propia formación etarra se negó a condenar en el parlamento vasco. Un acuerdo que en su punto primero recoge la “derogación íntegra de la Reforma Laboral de 2012” que puso en marcha el Partido Popular, con la que creó más de tres millones de empleos y que incluye los ERTE como forma de regulación de empleo que ahora está salvando una difícil situación a empresas y autónomos. Además un acuerdo que sólo servía para conseguir cinco abstenciones, a la postre innecesarias al contar con apoyos de las otras dos formaciones citadas, pero curándose en salud por si Arrimadas recuperaba la cordura. Creo que procede un breve recordatorio de algunas manifestaciones históricas de Pinocho Sánchez respecto a pactar con EH BILDU: Abril de2015: “Estoy diciendo que con BILDU no vamos a pactar. Si quiere lo digo cinco veces o veinte, durante la entrevista. Con BILDU no vamos a pactar”. ¿Qué parte del No, no entiende el Sr. Sánchez? Enero de 2016 respondiendo a Kake Minuesa sobre si iba a pactar con los asesinos de ETA: “Esa pregunta ofende”. Febrero 2016: “No, yo con BILDU no me voy a reunir”. Septiembre 2016: “Al único partido, eso sí les anuncio, que no vamos a entablar diálogo es con el partido de BILDU”.  Julio 2019, cuando se celebraban negociaciones para formar gobierno en Navarra, que no quiso cerrar con Navarra Suma: “El PS de Navarra y el PSOE tenemos la misma posición y es que con BILDU no se acuerda nada”, pero el PSN se apoyó en EH BILDU para gobernar allí. Hasta las redes sociales se burlan de este Pinocho de la política vendido al comunismo y al nacionalismo separatista e incluso al terrorismo: “Última hora: el presidente del gobierno acaba de engañar a Pedro Sánchez”. Como decía Carlos Herrera hace unos días: “Si ahora le llamamos a este individuo, trilero, fulero, embustero…, no lo estamos insultando, estamos describiéndole”.

Tampoco otros líderes socialistas perdieron la ocasión: Carmen Calvo a su próxima Susana Grisó: “Mire, nosotros no vamos a apoyar a BLDU. Para nosotros eso son líneas rojas. Los socialistas, con nuestras virtudes y nuestros defectos, como es lógico, somos gente muy de fiar. Todo el mundo sabe, con nosotros, a qué se puede atener, cuales son los principios y las líneas que no pasamos y desde luego nosotros no vamos con BILDU. Principios más que dudosos en este partido siempre respecto a los que la “ilustre” egabrense debería recordar lo que decía el recién fallecido Julio Anguita: “los principios no se negocian”. También el “cristalino” José Bono, -¡qué gran ministro de Economía se perdió España!-: “…yo creo que Podemos no ha venido para quedarse, a no ser que nosotros les cedamos el asiento, la plaza y los votos. A Podemos hay que ponerlos en su sitio y su sitio es el comunismo radical, insolidario… Pedro Sánchez se ha podemizado…”. También lo dijo Juan Carlos Rodríguez Ibarra: “Lo que no vamos a hacer es pervertirnos y travestirnos y pactar con los comunistas. No lo vamos a hacer. Nunca pactamos con los comunistas ni lo vamos a hacer ahora ¿verdad?”, o “lo dije en 2016, si se pacta con Podemos, ERC, los independentistas, me iré del PSOE. Tampoco faltaron sus clones herederos, Emiliano García-Page: “Un gobierno no debe en ningún momento depender de los independentistas” y Guillermo Fernández Vara, al que le trasladan lo que dijo su “padre espiritual” (sic) y qué haría en su caso, Septiembre 2016: “Pues probablemente, ir detrás suya”. Ejemplares todos. Pero a medianoche, cuatro horas después de aparecer el acuerdo firmado por los tres “socios”, el PSOE rectifica -dicen que de acuerdo con Podemos-: “hemos cambiado el primer punto del acuerdo. El PSOE ha obligado a BILDU a cambiar las condiciones”, pero hasta ahora sólo existe un documento que se sepa firmado por los tres y EH BILDU no ha reconocido ese cambio y sigue hablando de la “derogación íntegra”. ¿Sabrá el PSOE el significado de íntegra? Desde luego, no de la segunda acepción: “Dicho de una persona: Recta, proba, intachable”. Así justifica esta traición el adalid de la ineptitud y jefecillo parlamentario Rafael Simancas, “praesiden-tus interruptus tamayensis”: “¿Responsabilidades al PS? Yo creo que hay que pedirle primero responsabilidades al PP y a VOX. Nos obligaron a buscar votos en otros grupos”. Lo mismo que repite en su nuevo show de ayer el “asaltatelediarios” sabatinos, que culpa a la negativa de apoyo del PP el “haber tenido que negociar con otros grupos”, pero es que firmar con los que nunca se pactaría un papel oficial con no es negociar, Sr. Pinocho, es rendirse.

Una última mentira -por ahora-, después de conocerse la no pequeña de haber ocultado un informe del 10 de Febrero en el que se alertaba de la “altísima tasa de transmisión del virus”, actualizado el 6 de Marzo, firmados ambos, entre otros, por el al parecer “no doctor” Fernando Simón -los autores desparecen en la versión que se hace pública el 17 de Marzo-, que nos “sorprendía” hace unos días con esta nueva declaración de su irresponsabilidad e incompetencia: “No pedimos usar mascarillas -en su día, se entiende- porque había escasez. Quisimos ser prudentes a la hora de hacer recomendaciones que no se pudieran aplicar”. O sea, no es que fuera o no necesario el uso de las mascarillas, es que nos mintió porque no había suficientes. En Enero y Febrero decía que “no hay que usarlas si no se está en contacto con el enfermo”, en Abril que “teníamos que aprender acerca del uso de la mascarilla respecto a otras sociedades” y ahora esto último, otro insulto a la inteligencia de los españoles por parte de este “sabio”, sobrino político de José Manuel Romay Vecaría, otra triste “casualidad” de este nefasto personaje.

Y ahora, el amigo del Vicepandemia Iglesias sin cuarentena y pareja de “igual-da”, el cada día más “pequeño” Marlaska, antepone el capricho de su compinche y la “pluritests” Irene Montero al derecho a la libertad de expresión de sus vecinos y obliga a la Guardia Civil a publicar un bando para “Evitar daños a la finca, incluido pintadas, o la colocación de cualquier otro elemento en el vallado/muro exterior, calles circundantes o aledañas (pancartas, cartelería, banderas o cualquier otro elemento físico que contenga simbología, reivindicaciones, reclamaciones, etc.)”. Luego matizan –si hay que matizar es que la orden no está clara- que “está hecho pensando en la colocación de pintadas o pancartas en el propio domicilio del vicepresidente o en la vía pública, pero en ningún caso en viviendas o propiedades privadas”.

Nada más lejos de mi intención que aplicar este término a nadie, Dios me libre, pero me ha parecido una buena observación la que hace al respecto el, este sí, Doctor José Miguel Gaona, en un interesante vídeo y dejo el significado que el varias veces citado D.R.A.E. da al adjetivo sinvergüenza, en sus dos acepciones: “1. pícaro, bribón. 2. Dicho de una persona: que comete actos ilegales en provecho propio o que incurre en inmoralidades” y en ambos añade el acrónimo U.t.c.s. (Usado también como sustantivo), por si algún lector encuentra paralelismos que puedan ser aclaratorios.

Antonio de la Torre, licenciado en Geología, técnico y directivo de empresa. Analista de opinión

Artículo anterior “Vamos a contar mentiras…”

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies