Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

11. Porqué la soledad nos enferma

11. Porqué la soledad nos enferma
  • Por Koro Cantabrana Ruiz de Larrinaga, periodista, escritora y coach.

¿Cuántas veces nos hemos sentido solos a pesar de estar acompañados?

¿Y cuántas veces nos hemos sentido tremendamente mal por no tener algo de compañía?

Sentir soledad afecta a la salud mental y a patologías emocionales como la depresión, la ansiedad, el estrés o la baja autoestima.

Además, la soledad produce efectos físicos importantes:

  1. Casi un tercio más riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Un estudio de 2017 la Universidad de York (Reino Unido) afirmaba que “la soledad y el aislamiento social incrementa hasta en un 30% el riesgo de padecer cardiopatías isquémicas o ictus”, dos de las principales causas de mortalidad de los países ricos.
  2. Menos capacidad para combatir enfermedades Las universidades de California y Chicago, (2015) investigaron el efecto celular de la soledad, y concluyó que ésta puede suprimir la eficacia del sistema inmunológico, que reduce nuestra capacidad para combatir agentes externos.
  3. Presión sanguínea más elevada. Existe mayor riesgo de derrame, ataque al corazón, problemas de riñón y demencia, según afirma un estudio de la Universidad de Chicago.
  4. Más riesgo de muerte prematura. Un estudio que la Universidad Brigham Young University de Estados Unidos (2015), en el que ser analizaban 70 estudios diferentes con 3.4 millones de personas participantes, concluyó que el aislamiento social y la soledad es un grave problema -no exclusivo de las personas mayores- asociado a un aumento del 30% del riesgo de muerte prematura, y que mata a más personas en el mundo que la obesidad.

Ministerio de la Soledad

En los tiempos de la hiperconexión, la soledad es uno de los males de la sociedad contemporánea. Tanto es así, que en el Reino Unido (donde se estima que la soledad afecta a 9 millones de personas, es decir, al 13,7% de la población), en 2018 se creó un Ministerio de la Soledad.

Se estima que muchos de quienes se sienten solos pasan días, incluso semanas sin interacción social de ningún tipo.

Como hemos visto, la soledad causa serios problemas de salud. Tanto, que algunos afirman que resulta tan perjudicial para nuestra salud como fumar 15 cigarrillos al día.

Además, la depresión es otra de las principales consecuencias que conlleva la soledad. En España, sin ir más lejos, la depresión es una de las primeras causas de discapacidad laboral.  Y en el mundo, la depresión afecta a más de 300 millones de personas.

Para muchos además, el problema es no saber estar solo. Independientemente de que viva solo o no, cuando está un momento solo, se siente abrumado y a disgusto.

No sabemos estar con nosotros mismos

Cuando uno sabe estar consigo mismo, estar solo o sola no tiene por qué ser un problema. Sin embargo, cuando no sabemos estar a gusto a solas con nosotros mismos, estarlo es un grave problema. Sobretodo cuando se prolonga mucho tiempo, y con la incertidumbre adicional de no saber cuándo este confinamiento va a acabar.

Por eso avisan desde diferentes ámbitos que trabajan con salud mental, que es importante relacionarnos, más aún en estos momentos. Nos dicen que nos ayudemos de las redes sociales y los medios digitales para estar en contacto con quienes queremos. Sin embargo, muchas personas no tienen acceso a esos medios. Bien porque son mayores o bien porque sienten que no tienen con quién contactar.

Además, aunque utilicemos las nuevas tecnologías para estar conectados, no es lo mismo oír o ver a alguien gracias a un aparato más o menos sofisticado, que tener a alguien al lado físicamente, al que sientes, al que ves cuando levantas la mirada, al que te sonríe cuando éstas se cruzan, al que sabes que está ahí, para lo que necesites en ese instante.

Este es un recuerdo para los 5 millones de personas que están solas, y para todas aquellas (quizá incluso en mayor número) que se sienten solas.

Además hay muchos mayores en residencias, ahora también muchos manteniendo restricciones en su habitación, que se sienten solos a pesar de convivir con muchos.

Estos momentos, en los que se avecinan tantos cambios, sobre todo sociales, puede ser que se incremente la sensación de soledad, al vernos perdidos entre la incertidumbre de nuestro futuro.

Además, el confinamiento, en los que estamos solos o acompañados, podemos utilizarlos para hacer una visita a nuestro interior, y revisar cómo vivimos y nos relacionamos con nosotros mismos.

Resumen artículos 10 y 11 aquí

 

Como ya anticipó el novelista F. Scott Fitzgerald a principios del siglo XX:

“El momento más solitario en la vida de alguien es cuando ve cómo su mundo se desmorona, y todo lo que puede hacer es mirar fijamente”. Scott Fitzgerald

Quizá todo esto nos sirva para reflexionar sobre qué hacemos como sociedad para fomentar que una buena parte de nosotros sienta gran parte de su tiempo la soledad. Incluso mucho más en estos momentos de confinamiento.

Reflexión:

¿Cómo me relaciono conmigo mismo y con mi entorno?

¿Qué podría hacer yo, que si lo hiciera podría crear mejores relaciones?

Frases para pensar:

 “Recuerda: el momento en el que te sientes solo es el tiempo que más necesitas para estar solo.  Es la ironía más cruel de la vida”. Douglas Coupland (Escritor, dramaturgo y artista canadiense)

 

“Los recuerdos no pueblan nuestra soledad, como suele decirse; antes al contrario, la hacen más profunda”  Gustave Flauvert (Novelista francés, s. XIX)

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies