Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

2. Mantener la calma

El segundo factor para un equilibrio emocional en estos momentos de crisis, junto a una Actitud Positiva y la Ocupación con Disfrute, es la Calma.

Estamos bombardeados de mensajes tremendistas que poco a poco nos van calando. ¿Cuántos mensajes alarmistas recibimos al día, sólo por whatsapp? Ya hay quienes se han salido de grupos -o lo están pensando hacer- por el incesante bombardeo en uno u otro sentido.

Y puede ser que, sin darnos cuenta, nos vaya invadiendo el miedo: miedo a qué va a pasar, miedo a cómo vamos a llevar la cuarentena, miedo a cómo van a estar con nuestros seres queridos más débiles (mayores, o con patologías que los debilitan).

Alguno puede decir: No es miedo lo que nos invade, es el deseo de estar bien informado. Está más ligado a la es precaución…

Sin embargo, y poco a poco, la incertidumbre y la inquietud nos va comiendo, y comienza a apoderarse de nosotros como el síndrome de la rana hervida.

A qué me refiero con esto. Quiero decir que, sin darnos cuenta, el miedo se puede apoderar de nosotros. Vamos teniendo temores, por ejemplo a no tener recursos inmunológicos para pasar sin mayor percance ante el contagio de este virus. Eso además nos hace encogernos, refugiarnos en nuestro interior, y esto afecta también fisiológicamente a nuestras defensas y reduce a nuestra capacidad de protegernos ante el contagio.

Hacer “tremendismos”, darle importancia exagerada a todo, dramatizar, no nos beneficia en ningún aspecto y muy por el contrario, es la calma la que influye positivamente en nuestro equilibrio emocional y mental, y en nuestras defensas físicas.

El miedo nos distrae de lo que verdaderamente importa, nos controla y nos limita, porque no nos deja ver más opciones. Nos controla porque bajo él, nos contraemos, nos hacemos pequeños, nos paralizamos y nos sentimos indefensos. Si no tuviésemos miedo, podemos sentirnos poderosos, capaces de superar la situación, y nos expandimos con soluciones creativas para avanzar. Por esto, muchas veces, vemos la calma como algo opuesto al miedo.

La calma, es también un término meteorológico, sucede cuando el viento sopla a una velocidad menor a 1 kilómetro por hora. Es decir, la calma en una persona es una cualidad que hace referencia a un bajo nivel de agitación. Es decir, una persona tranquila, relajada, con sosiego, reposo, con serenidad, en paz, sin grandes alteraciones mentales o emocionales.

Hay muchas técnicas como Mindfullness, Innergame, yoga, meditación… para conseguir la calma. Si no  conocemos estas herramientas, podemos utilizar otras. Por ejemplo (ahora solo voy a mencionar dos actividades):

  1. Practicar algo que nos relaje ayuda a encontrar calma. Cada uno de nosotros sabemos qué es eso que, cuando lo hacemos, nos bajan las revoluciones y estamos calmados: leer, pintar, cocinar…
  2. Otra herramienta muy sencilla y fácil es ser agradecido. Agradecer nos hace centrarnos en el presente, en lo que somos, en nuestros valores y en lo que tenemos. ;ejora el estado de ánimo (ya que reduce el cortisol –hormona del estrés- hasta un 23%, incrementando el bienestar físico y emocional, haciéndonos más positivos, evitando que nos comamos tanto la cabeza, y haciendo que nuestro cuerpo se sienta con más energía y más equilibrado.

La calma nos hace sentirnos en paz. Y… quién no quiere sentirse en paz. ¿Cuántas veces hemos deseado un poco de paz? Cuántas veces hemos deseado  “parar un momento”, bajarnos de este frenético movimiento del mundo? Y ahora que lo tenemos, nos quejamos. Queríamos descansar, relajarnos, respirar… pues ahora, las circunstancias obligan a hacerlo, y puede ser que nos cueste.

Este es un momento en el que no nos queda otra que parar y bajar las revoluciones. Y puede ser un momento para conseguir estabilizarnos y poner este extremo del triángulo del equilibrio (Actitud Positiva, Calma profunda y Ocupación disfrute) en su lugar, para sentirnos bien con nosotros mismos.

Además, como ya hemos dicho, la calma crea bienestar y equilibrio físico, lo cual también activa el sistema inmune.

Cada uno de nosotros sabemos qué nos calma, qué podemos hacer para estar tranquilos.

Reflexión:
¿Qué vas a hacer hoy para sentirte en calma?

¿Qué elijes hacer?

5 frases para pensar:

Recursos

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies