Últimas noticias

Chapado: «Lo primero es traer más dinero»

Chapado: «Lo primero es traer más dinero»

Conseguir nuevos ingresos constituye el objetivo prioritario para el antiguo saltador de triple Raúl Chapado, candidato a la presidencia de la Federación Española de Atletismo, que rechaza la acusación de continuismo y asegura que representa «una nueva visión para el atletismo», fundamentada en su larga experiencia con organismos españoles e internacionales.

«Represento una nueva visión para el atletismo, muy fundamentada en la experiencia de haber trabajado con muchas federaciones internacionales e intento poner en marcha un nuevo modelo, una nueva forma de gestionar la Federación, trabajando en equipo con todos los estamentos», declaró a EFE.

Al abulense le gusta «valorar todo antes de tomar una decisión y luego hacerlo con firmeza, pero traer dinero es lo primero. Cualquier idea o proyecto, si no tienes los recursos necesarios, no sirve para nada».

«El dinero», apunta, «no solo viene de la empresa privada, sino que hay que trabajar para aumentar la participación -más fichas, más trabajo para los entrenadores-, y hacer las competiciones más atractivas para generar recursos para el atletismo. Hay que llegar a alianzas con las empresas. No se trata tanto de pedir, tenemos que dar a las empresas. Si no nos visualizamos, no tendremos espacios».

Tampoco olvida a las administraciones públicas, a las que «hay que hacerles ver el rendimiento que para ellas tienen las competiciones en términos de retorno económico».

Chapado empezó a «sonar» como candidato en 2009, pero sólo en enero pasado se decidió a presentarse. «No es una ambición personal. Cuand salió mi nombre en 2009 me sorprendió porque ni se me había pasado por la cabeza. Han sido gente de distintos estamentos, especialmente de federaciones autonómicas, los que me han impulsado porque piensan que soy la persona idónea, por mi experiencia como deportista y en materia de gestión».

No se siente continuista. «Quien me acusa de eso es que ni ha hablado conmigo ni ha leído mi programa. Odriozola (actual presidente) jamás me ha pedido que me presente. Fui yo quien se lo comuniqué en su despacho».

Al hablar de la situación presente del atletismo español, analiza: «Si miramos los resultados de los últimos Juegos, llevábamos dos ediciones sin medallas y hemos conseguido dos de tres posibilidades, es un buen resultado. Además dos récords de España con dos atletas jóvenes, Bruno (Hortelano) y Sergio (Fernández), y en general una buena actuación en la parte de arriba. Luego hay cosas que tenemos que trabajar: malos resultados en las calificaciones, gente que no llega en condiciones».

«Hay una generación ilusionante», asegura. «Lo veo por mis hijos, los jóvenes visualizan el atletismo. Son atletas que ha traído irreverencia ante la lógica. Bruno ha hecho algo sin precedentes en este país, ganar un título europeo en velocidad o hacer récord de España corriendo junto a Bolt en Londres, simpático, con buena cabeza. Ha sido una eclosión como la de Yago Lamela en su día».

En cuanto al mediofondo, observa que el nivel mundial ha subido mucho. «Es muy difícil tener gente de 3:30 en 1.500 porque para eso se necesita mucho talento y cabeza, pero si no tenemos gente de 3:35 tenemos que sentarnos a ver en qué estamos fallando. En todas las pruebas, ver por qué no tenemos ese nivel en el que no es imprescindible un talento excepcional».

El caso de Ana Peleteiro, campeona mundial júnior de triple en 2012, «es muy especial», a su juicio. «Una chica que con 16 años salta 14,17, sólo por progresión natural debería estar ahora más arriba, y no ha mejorado su marca desde los 16 años. Es un talento pero tiene que dar más estabilidad a su vida. Está cambiando constantemente de entrenador. Ha tenido lesiones pero tiene que comprender que hay que trabajar todos los días.

Uno de sus lemas es «Un salto para el atletismo español», pero en algunos sectores necesita algo más. «Triple salto necesitamos en algunas áreas: deportiva, comercial, organizativa, participación. Adaptarnos al mundo moderno. El mundo ha cambiado y en el atletismo nos hemos quedado quietos. Es el momento de cambiar hacia adelante para no perder esa posición de privilegio.

«Lo más urgente es obtener ingresos desde el minuto uno para poder hacer más atletismo, invertir en desarrollo, en los entrenadores. Segundo: mejorar la parte comunicativa, visualizar a nuestros deportistas. Tercero: recuperar la credibilidad perdida por la corrupción y el dopaje, y cuarto, poner la federación al servicio del atletismo», enumera.

En materia de dopaje se declara partidario de elevar las sanciones. «No es competencia de la Federación, pero en el caso de las sanciones graves soy partidario de aumentar las sanciones. No sé si cuatro, cinco o 33 años, pero la primera función de un castigo debe ser la disuasión, que el atleta vea que si hace eso el castigo es grave, incluso económicamente».

«Tanto la Agencia Española Antidopaje (AEPSAD) como la Mundial (WADA) deben asumir toda la responsabilidad, incluidas las sanciones. Ahora te dan la sanción hecha y además no puedes comunicarla por la ley de protección de datos. Respetemos los procesos garantistas, hasta que haya una sanción oficial firme. Esté quien esté de presidente no nos queda otra que cumplir la ley. Lo demás es hacer demagogia», explicó.

Constata el «gran boom» del atletismo popular -«aunque hay síntomas de saturación», advierte. «Mi preocupación es que estas decenas de miles de personas que corren cada fin de semana, además de practicar deporte sean aficionados nuestros. Hay que trabajar para que la gente vuelva a los estadios.

«Y luego hay que aprender ciertas cosas del atletismo popular», añade, «porque ellos han entendido que el atletismo y el deporte no es sólo correr, sino una gran experiencia y han hecho muchas cosas buenas como la feria del corredor, el turismo, han generado en muchos casos un producto muy atractivo. Nosotros tenemos que aprender de ellos.

Los Juegos de Río fueron «una experiencia maravillosa» para él. «Estar todo el día en la pista viendo lo que te apasiona es un privilegio. Desde el punto de vista deportivo, unos Juegos excepcionales. El récord del mundo de 400 fue el momento cumbre para mí. Bolt es una leyenda, lo que ha hecho excepcional, pero como momento atlético me quedo con el récord de 400».

«Y el momento más emotivo, por supuesto, el oro de Ruth Beitia. Rompí a llorar y no era capaz de hablar. Recordé lo de Londres, que estaba allí, y fue unan sensación de pena por Ruth y ver ahora lo que significa ella -he sido compañero suyo muchos años- fue increíble. Estaba en estado de gracia físico y mental. Me puse a llorar como un niño». EFE

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies