Últimas noticias

La Policía Foral recuerda a los agentes fallecidos en acto de servicio

La Policía Foral recuerda a los agentes fallecidos en acto de servicio
Escultura
Escultura

Una escultura ubicada en la Comisaría Central de la Policía Foral recuerda a los cuatro agentes fallecidos en acto de servicio. Ha sido inaugurada hoy por el consejero de Presidencia, Justicia e Interior, Javier Morrás, dentro de la semana conmemorativa del 50 aniversario del Cuerpo

De izda a dcha: Fernández, Ciriza, el consejero Morrás y Goñi, ante la escultura.
De izda a dcha: Fernández, Ciriza, el consejero Morrás y Goñi, ante la escultura.

Los cuatro policías forales muertos en acto de servicio, todos ellos en tareas relacionadas con el tráfico y la seguridad vial, son Jesús Esteban Udi Alzueta (fallecido 12 agosto 1993), Herminio González Martínez de Virgala (fallecido el 4 de diciembre de 1995), Javier Ignacio Villava Gorriz (fallecido el 30 de enero de 2001) e Iñaki Alzate Gergué (fallecido el 5 de mayo de 2001).

El consejero ha mencionado especialmente a estos cuatro agentes, que “entregaron su vida al servicio público y a quienes debemos memoria, respeto y reconocimiento”, así como a sus familias. Además, ha tenido unas palabras de agradecimiento para las generaciones anteriores de agentes que, “con su esfuerzo, sacrificio y trabajo, han contribuido a lo que la Policía Foral es hoy en día”. Morrás ha destacado también el papel del Cuerpo en la sociedad, “a la que servís con una intensidad y riesgo especiales”.

Previamente ha intervenido el jefe de la Policía Foral, Gerardo Goñi, que también ha recordado a “quienes dieron su vida para consolidar los pilares democráticos”. Además ha resaltado la importante labor de los miembros del Cuerpo, que poseen “unos valores muy elevados de servicio a la sociedad, para garantizar la seguridad ciudadana como servidores de la Ley”.

En el acto, al que también han asistido el director general de Interior, Patxi Fernández, y representantes de otros cuerpos policiales, se ha completado con un minuto de silencio en homenaje a los fallecidos, y una ofrenda floral, en la que cada participante ha depositado un clavel rojo al pie del monumento.

Una llama permanente

La pieza, obra del escultor navarro Carlos Ciriza, simboliza un pebetero con una llama permanente, colocada sobre una peana. Está enclavada junto al acceso al edificio principal del recinto de la Comisaría Central, en Pamplona (Beloso). El conjunto escultórico, realizado en hierro y con unas medidas de 2,5 metros x 1,20 metros, se completa con una placa con la inscripción “A todos los miembros del Cuerpo de la Policía Foral de Navarra que dieron su vida por la sociedad a la que tan notablemente sirvieron”.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies