Últimas noticias

Falleció Labrit, hito del rejoneo

Labrit, el último representante de aquel equipo equino que conformó la edad de oro del toreo a caballo y la irrupción como leyenda de su jinete Pablo Hermoso de Mendoza, ha fallecido hoy día 26 de noviembre, víctima de un cólico, del cual, sus treinta y un años, le impidieron poder superar.

Labrit, caballo luso árabe de menuda estampa, hijo de Novilheiro, tenía el hierro de Arsenio Cordero y llegó a la cuadra navarra a finales del año 1.997. Debutaría al año siguiente, en Morón de la Frontera, un 8 de febrero de 1998, bajo el nombre todavía provisional de Alquimista. Ya para su segunda actuación en Leganés, el caballo había sido bautizado con el nombre del Rey Navarro Juan de Labrit.

Fue, sin duda alguna, un caballo muy completo, ya que pudo torear de salida como otros lo hacen en el segundo tercio.  Combinó su gran rapidez con un extraordinario sentido del temple, lo que aunado a su enorme valor le permitió realizar los quiebros más auténticos, arriesgados y exactos que se han visto en el tercio de salida. Así lo describía el periodista Santi Moreno, después de una de sus memorables actuaciones en Sevilla: “_Me impresionó sobremanera Labrit, que hace a los toros de salida, lo que otros caballos en banderillas.”

Además de ello, debemos tomar en cuenta que este corcel le permitió a Pablo Hermoso de Mendoza dar un paso adelante en su búsqueda por redimensionar los cánones del rejoneo, especialmente los que tienen que ver con el concepto tradicional del primer tercio de la lidia a caballo.

El propio Pablo, reconoció no pocas veces que sobre Labrit “conseguí pisar unos terrenos que con ningún otro caballo los había pisado”.

Esos riesgos se pagan, y así Labrit fue el caballo con el que Pablo sufrió dos de sus percances más graves. El primero fue en Madrid, el 19 de mayo de 2.001, cuando Pablo y Labrit encaraban a un toro de Flores Tassara que ya les estaba marcando sus intenciones. Tras dos pasadas en las que el toro se tomaba la ventaja para no dejar clavar al jinete, jinete y caballo volvieron a encarar de frente, a sabiendas del riesgo que aquello tenía. Y como se sospechaba, el toro que ya había avisado, prendió a Labrit por el pecho, derribando a ambos y ensañándose especialmente con Pablo. El resultado, Pablo politraumatismos en el brazo derecho, pero lo más grave, rotura del peroné. El caballo no sufrió lesión alguna, en lo físico, pero siempre te queda la sospecha de alguna secuela psíquica, sobre todo cuando un caballo es prendido por el pecho y él es totalmente consciente de la cogida. El regreso, el 20 de junio en Algeciras, pronto nos aclaró que el valor de Labrit estaba por encima de todo. Pablo reapareció y para ello quiso hacerlo sobre LABRIT y de la misma manera que resultó prendido en Madrid.

Atacando de frente, de plaza a plaza, frente a un torazo de Guardiola…. y allí fue el caballo a la ordenes de su jinete, se reunión perfectamente en el centro del ruedo y dejó claro que lo de Madrid estaba totalmente olvidado.

Continuó su meteórica carrera como los caballos importantes en esa época gloriosa del jinete navarro donde compartía cuadra con caballos como Cagancho, Chicuelo, Martincho, Gallo, Mazantini…y donde a pesar del peso de sus compañeros, él iba haciéndose un hueco y arrancando titulares y textos tan importantes como el que le dedicó José Carlos

Arévalo: “Verle a lomos de “Labrit” parar un toro de salida nos mete de lleno en el rejoneo del futuro. Se acabaron los caballos de ancas poderosas y rígidas para ganar por potencia el empuje inicial de los toros. Pablo Hermoso a innovado la técnica introduciendo equinos como el mentado con tal movilidad de grupa que rompe el ímpetu primero de las reses a base de recortes citando y esfumándose en un palmo de terreno.”

Como vemos el tercio de salida tuvo un antes y un después de Labrit, que volvería a sufrir su segundo percance, en la plaza mexicana de Provincia Juriquilla, cuando un inoportuno resbalón lo dejó a merced del toro. Nuevamente el peor parado resulto el jinete con rotura de los ligamentos de la rodilla y ésta vez sí que el caballo sufrió cornadas internas en la zona inguinal.

 

Ya en sus últimos años, Pablo lo relajó y lo utilizó en el tercio de banderillas, donde ponía su maestría en esos quiebros tan ajustados y tan milimétricos que realizaba. Su retirada llegó en la temporada 2.008, diez años después de su debut y ahora en la plaza de toros de Motril, donde el 1 de mayo colocó la que sería su última banderilla.

 

A partir de ahí, su condición de castrado, le permitió vivir en total libertad, en un potrero bajo la  vivienda de Pablo donde lo podía ver todos los días nada más amanecer. Labrit permaneció con otro caballo estrella como fue Fusilero, con quien llegó a hermanarse de forma espectacular.

Catorce años en libertad como premio a una carrera llena de esfuerzos, de triunfos, de gloria y de marcarse una leyenda como un parteaguas del tercio de salida y que le han permitido ver y contemplar a varias generaciones de caballos que han seguido sus pasos. Por desgracia, porque fue castrado joven, Labrit no pudo dejar descendencia que lo represente en los ruedos.

Con Labrit se cierra el listado de aquellos caballos que marcaron el cambio en el toreo a caballo y que han dado paso a este nuevo rejoneo moderno, mostrando suertes que hasta que ellos llegaron eran prácticamente desconocidas y que ahora son tan imitadas, pero no alcanzadas en la mayoría de los casos.

Jesús Javier Copas Mauleón 

Labrit hito del rejoneo. J.J.CORPAS

En Córdoba, J.J.CORPAS

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies