Últimas noticias

La falla de Landaben

Así como San Francisco se asienta próximo a la falla de San Andrés y sus habitantes esperan el terremoto Big One (“El Grande”); Pamplona, en el aspecto laboral-económico, lo está en Landaben y está pendiente de nuestro particular y foral “Handia”.

En el género de películas de catástrofes los guiones siguen el mismo esquema y en su mayoría acaban felizmente. La vida real suele ser distinta.

Desde hace unos meses distintas noticias barruntan un gran movimiento telúrico en VW-Navarra. La pandemia ha ejercido de catalizador, la incertidumbre en el sector del automóvil se ha disparado. De un lado la falta de microprocesadores ha manifestado el cuello de botella y la dependencia de un oligopolio manejado por Estados Unidos, Taiwan y Corea, en donde Europa carece de una fábrica que le autoabastezca y le permita una autonomía de intereses geopolíticos. A esto, se une la escasez de otras piezas y la apuesta de un sector cuya organización pasa por el llamado justo a tiempo (just in time). Lo que nos lleva a preguntarnos si es ético que los trabajadores sean quienes asuman totalmente, con sus cotizaciones al desempleo, unas decisiones operativas mientras las empresas siguen reportando beneficios. Cuando además hay muchos trabajadores que no pueden tirar del desempleo porque o no han generado suficiente tiempo o no les conviene pensando en la eventualidad de sus contratos.

Otros factores han sido la llegada de un nuevo director de planta tras la opaca destitución del anterior, un convenio a renegociar en 2023, y una eficiente y experimentada plantilla cuya alta edad media se ve ahora como un pesado y enorme lastre.

Hay que sumar el factor extrínseco de la política y su aritmética parlamentaria necesaria para la aprobación de unos presupuestos forales y estatales.

Sr Alzorriz nadie duda que venga un modelo eléctrico a Landaben. El asunto es si ese modelo eléctrico mantendrá la empleabilidad de la planta que no el empleo. Ya sabemos que a los políticos les gusta retorcer el lenguaje.

La actitud pública de su partido el PSN, al que se la ha caído lo O de Obrero, inicialmente ha sido la de ponerse de perfil, luego decir es una decisión empresarial y ahora empezar a querer monopolizar la fotografía sentándose a la mesa con comité de trabajadores, empresa e incluso gobierno estatal. En el Arga resuena que ha habido discretas conversaciones en donde no se apuesta por la continuidad del contrato relevo. El cual ha demostrado que es una herramienta perfecta para renovar y rejuvenecer plantillas, a la vez que disminuye el paro juvenil y les permite optar a un empleo estable. Consiguiendo que la edad real de jubilación se acerca a la legal.

Las primeras y más halagüeñas estimaciones calculan la desaparición de 500 empleos en VW y que pueden ser hasta 1500 en el sector, contando a los proveedores.

Y usted lector que es funcionario, o trabajador de la hostelería o dependiente me dirá, pero Jesús si eso a mí no me afecta. Si en el mejor de los casos, 1500 familias dejan de trabajar habrá que pagarles la jubilación o el paro y por ende gastarán menos y el hostelero y el tendero lo notarán. Sin embargo, quien más la notará será la Sra. Sainz consejera de Economía. A menor producción, menos beneficios y menos ingresos por impuestos a las empresas, también menos IVA, y menos por cotizaciones. La persiana del estado de bienestar abre todos los días y entonces con más gasto en prestaciones.

Es muy posible que el gabinete que preside la señora Chivite haya realizado su estudio de impacto electoral y económico y estime que esa cifra es asumible, porque el coche eléctrico es más caro y los beneficios se mantengan. 1500 familias, toda la semana al sol, son un efecto colateral de la electrificación, ya haremos que las pensiones no sean muy altas aplicando las nuevas reducciones del Sr. Escrivá. Y escrito en el viento quedará la frase de su “Sanchidad” en esta crisis no dejaremos a nadie atrás.

El otro día hablando con una pareja de amigos, con los que comparto tiempo y reflexiones en el grupo Solasbide, me recordaron la película 15 minutos. Sería bueno que la plantilla de VW la viera y reflexionará sobre los últimos acuerdos alcanzados con aumento de la productividad (30 coches al día), la reestructuración de la categoría de ingreso ahora al 75%, congelaciones salariales de varios ejercicios, en aras del mantenimiento de unos puestos de trabajo y de unas producciones que ahora resulta no son realidad.

La confrontación no lleva a nada, la única vía es la escucha y la negociación, siguiendo el ejemplo del Sr. Sánchez, sin prisa, sin pausa y sin plazos. Y sobre todo incluyendo mecanismos en donde no sean siempre los mismos los que pagan la factura de los platos rotos.

Jesús Bodegas Frías, licenciado en Ciencias Biológicas

Artículo anterior Los estudios del futuro que son del presente 

 

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies