Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

EDITORIAL: Desastre y esperpento

EDITORIAL: Desastre y esperpento

En plena pandemia, de nuevo, del coronavirus, la irresponsabilidad manifiesta de muchas personas en la situación que se está viviendo incumpliendo reiteradamente la normativa sanitaria vigente para frenar el coronavirus, rebela a más de uno.

¿Cómo es posible que con el número de fallecidos y de infectados que está habiendo, todos los días y, sobre todo, a partir del jueves —aquí en Pamplona, Navarra— cientos de personas, jóvenes sobre todo, se salten a la torera las condiciones para evitar posibles contagios?

La respuesta es clara, no se ha hecho lo que se debería haber realizado. Se ha permitido mucho, más de la cuenta y, ahora, ya tarde.

Debería recordarse que en los peores momentos, hasta la fecha, de la pandemia, allá por marzo, abril, no había orden de poner multas a diestro y siniestro, no se mostraban imágenes de UCIS, de pabellones llenos de ataúdes, ni siquiera se recomendaban mascarillas. Y eso en pleno estado de alarma.

Llega el verano y barra libre. El Gobierno dice que es el momento de disfrutar y Sánchez dice que es el momento de disfrutar y Sánchez envía un irresponsable mensaje de tranquilidad a los ciudadanos ¿Resultado? A partir de julio, vuelve la pandemia y comienzan a aumentar los casos en una incipiente segunda oleada.

El presidente animando a ir a las terrazas, España destino seguro, comité de expertos inexistente etc…

Un largo cúmulo de despropósitos que nos acercan al día de hoy. La situación del Covid-19 en España en estos momentos sólo tiene comparación con los países de mayor incidencia a nivel mundial como Brasil o Perú y siendo el país más afectado en todo Europa. Cientos de miles, y muertos, vuelven los muertos.

La inacción del Gobierno, incapaz de coordinar con las comunidades autónomas la lucha contra el virus y los protocolos comunes de un plan nacional para frenar su extensión, ha llevado a la segunda oleada desde mediados de agosto.

Un presente poco esperanzador y que una parte de los ciudadanos menos reflexivos no entienden y, así, ellos a lo suyo saltándose todas las medidas de seguridad.

Desastre y esperpento.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies