Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

La mortalidad por sepsis en Navarra descendió un 13,04% en 2019

La mortalidad por sepsis en Navarra descendió un 13,04% en 2019

NAVARRA INFORMACIÓN.ES

La mortalidad por sepsis en Navarra descendió un 13,04% en 2019, el Servicio Navarro de Salud diagnosticó el año pasado un total de 1.101 pacientes con esta enfermedad

En Navarra se diagnosticaron el año pasado, por profesionales del Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea, un total de 1.101 pacientes con sepsis, con una mortalidad del 21,79% (fallecieron en el ingreso 240 personas en comparación con los 276 fallecidos en 2018).

El Facultativo Especialista en Medicina Interna y Enfermedades Infecciosas del Complejo Hospitalario de Navarra y Coordinador del proyecto Código Sepsis Navarra, Carlos Ibero Esparza, valora de forma positiva este descenso: “se observa una progresiva mejoría respecto a los años previos (la mortalidad en 2014 fue de un 30,19%), como resultado de una mayor sensibilización, mejoría en la detección y atención protocolizada”, señala.

El domingo, día 13, se celebra el Día Mundial de la Sepsis 2020, una infección grave que causa un fallo de la función de los órganos, conlleva una mayor discapacidad residual en quien la padece y tiene una gran mortalidad, de hasta el 50 % en los casos más graves con shock séptico.

La atención al paciente con sepsis está recogida en el Plan de Salud de Navarra 2014-2020. En 2016 se puso en marcha el plan estratégico del Código Sepsis en Navarra, con una doble meta: la primera mejorar la prevención de la infección y el desarrollo de una sepsis, con el objetivo de disminuir el número de personas afectadas y la segunda, mejorar tanto el diagnóstico precoz como los objetivos de tratamiento, para disminuir la mortalidad o las secuelas físicas que conlleva este proceso.

Según explica Carlos Ibero, “la sepsis puede ser una complicación grave o mortal, al ser el desenlace final común de las infecciones por diversos patógenos, incluido la infección producida por el virus SARS-CoV-2. Se produce cuando en la respuesta del organismo contra la infección, se dañan los propios tejidos y órganos y puede producir un estado de shock, insuficiencia orgánica y la muerte, especialmente si no se reconoce a tiempo y no se trata con prontitud”. “En este sentido, -añade el facultativo- la precocidad en el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad conlleva una importante mejora en la mortalidad, secuelas y genera un ahorro en recursos humanos, técnicos y económicos”.

Un problema de salud pública

La sepsis es considerada un problema de salud pública, ya que es una patología en ascenso a nivel mundial que puede afectar a cualquier persona, con consecuencias más graves en las edades extremas de la vida y en personas con enfermedades crónicas o sistema inmunitario afectado.

Es la principal causa de mortalidad en pacientes ingresados en el hospital. Su incidencia aumenta equiparándose o superando a otras enfermedades graves como el ictus, el cáncer o el infarto de miocardio, con la desventaja de que es una patología más desconocida y con una menor concienciación que las anteriores.

Las medidas de prevención se consideran muy efectivas y suponen un objetivo prioritario, tanto a nivel de la población general, como en el ámbito hospitalario. Entre ellas, destacan mejorar la conciencia, prevención y detección de la infección y factores de riesgo de la población general y de los y las profesionales, el fomento de la higiene de manos, el cumplimiento del calendario de vacunación (con especial atención en los grupos de riesgo), establecer programas y equipos para la prevención y control de las infecciones, la valoración del riesgo/beneficio de cada uno de los tratamientos que se aplican y establecer políticas para un uso adecuado de antibióticos, que deben ser implementadas.

También se considera necesario incidir en la formación y entrenamiento del personal sanitario para la identificación temprana de casos, la administración precoz del tratamiento adecuado y una atención de calidad, protocolizada y ajustada al paciente.

“Estas estrategias han demostrado disminuir el número de infecciones y la mortalidad de la sepsis, las secuelas de la enfermedad, la estancia hospitalaria, o la necesidad de ingreso en UCI y su duración, así como un mejor uso de los antibióticos y, como consecuencia, reducción del gasto hospitalario”, destaca el doctor Carlos Ibero, quien incide en la importancia de trabajar en un mejor registro de los casos para detectar y establecer medidas de mejora, así como en el desarrollo de herramientas informáticas y personal que faciliten su atención y en el plan de cuidados y recursos para una mejor rehabilitación al alta.

La celebración del 13 de Septiembre como Día Mundial de la Sepsis y las iniciativas de sensibilización desde la Organización Mundial de la Salud, sociedades científicas y organizaciones no gubernamentales son refrendadas desde el Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea y se considera una oportunidad para sensibilizar a la sociedad, los medios de comunicación, el personal sanitario y las organizaciones de Salud, de la necesidad de mantener y mejorar estas políticas para disminuir a nivel local e internacional la incidencia, mortalidad y secuelas de esta enfermedad, consecuencia de la mala evolución ante una infección.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies