Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

La atomización social y la irreversibilidad

En artículos anteriores nos hemos ido ocupando de desentrañar la actual situación pandémica y su correlato en la sociedad a partir de la medida del “aislamiento social preventivo” o cuarentena. El análisis intentó abordar dimensiones como la psicosocial, la política y la económica. Nos referimos al riesgo de psicopatologizar a la población a través de la prolongación de las medidas de aislamiento. Tambien hicimos referencia a la utilidad política de esta coyuntura, como herramienta de control, dosilización y disciplinamiento ciudadano. Y finalmente nos planteamos las consecuencias económicas y su impacto en la sociedad.

Desde hace varias décadas se viene observando una marcada promoción de la individuación. Lo podemos evidenciar en la creciente destrucción de los valores que antiguamente aglomeraban un sentir de pertenencia, es decir, las instituciones humanas básicas. Así, se fue destruyendo el concepto de patria, siendo este demonizado y llevado al olvido. Se ha “deconstruido” el concepto de familia, simultáneamente desde lo cultural y desde el derecho[1], donde cabe recordar que la definición tradicional había sido la de “una unión de personas entre las cuales existen vínculos jurídicos, independientes y recíprocos, emergentes de la unión sexual y la procreación”, para pasar a tenerse a la familia como “un vínculo jurídico existente entre personas en razón de la naturaleza, las técnicas de reproducción humana asistida, la adopción y la afinidad”[2]. Se ha instalado además un resentimiento entre los sexos de la mano del feminismo, al igual que un conflicto materno-filial, en el cual se pretende convencer de que el hijo engendrado no es más que un invasor que cercena las libertades y desarrollo personal de la mujer. Así las cosas, se puede fácilmente comprender cómo se ha gestado una política global, longitudinal, progresiva e irreversible de individuación que podría devenir en un fenómeno de atomización social.

De suyo, admitimos que la idea de una atomización social es un oxímoron, ya que el hombre tiende naturalmente a desarrollar vínculos con otros. Por eso es que afirmamos que este proceso es inducido, artificial, agresivo y forzado. Dugin afirma que la paradoja de la globalización es universalizar todas las particularidades basándose en una identidad puramente individual. Estamos, básicamente hablando de “…individuos tomados colectivamente, pero de forma aislada unos de otros, que se toman como el todo…[3]después de finalizada la fragmentación completa de estas sociedades con la individualización y la atomizacion, la segunda fase se iniciará: la inevitable disolución del individuo humano en sí a través de la tecnologia y experimentos genéticos para crear la “post-humanidad””. ¿Cuál sería el fin de este proceso atomizador? Se nos ocurre que el fin siempre ha sido el económico. Desde una doble vía: el tener una taxonomía clara de la fuerza laboral y la identificación de los excedentes –recordemos que los criterios económicos son la eficacia y la eficiencia-;por otro lado, identificar, medir y mantener una clase consumidora, por ello hoy nos encontramos con el auge de la compra y venta de datos. Es el petróleo de la posmodernidad. Conocer comportamientos de consumo, adelantarse y sobre todo moldear esas pautas consumistas.

¿Puede el hito del covid ser ese punto de inflexión para este proceso? Iremos teniendo un diagnóstico más completo conforme este proceso se vaya desarrollando, pero no existen dudas de que estamos inmersos en una nueva realidad, que ha venido mutando dramática y vertiginosamente, y cabe preguntarse si se trata de un fenómeno irreversible. Por irreversibilidad, se entiende a la incapacidad de ciertos sistemas complejos de volver a un estado anterior. Esta característica la encontramos muy bien plasmada en la termodinámica, más precisamente en la entropía, que indica el grado de desorden o desgaste de un sistema. Hay que poder diferenciar dos tipos de procesos o modos de expresión. Por un lado, encontramos los procesos naturales o cíclicos, que tienen que ver con la adaptabilidad, el equilibrio, la armonía, la repetición, la autorregulación y la preservación. Están compuestos de fenómenos reversibles. La naturaleza misma, la historia de la filosofía y de la cultura son procesos cíclicos: “no hay vida sin muerte”.

Por otra parte, existen los procesos monotónicos -aquellos lineales o progresivos-, cuya constante es la irreversibilidad. Un ejemplo claro que pone el autor anteriormente citado es el del motor a vapor, el cual, cuando “…alcanza la velocidad de crucero, es necesario regular el consumo de combustible, si no, el proceso monotónico se inicia, todo empieza a resonar y la velocidad del motor puede aumentar indefinidamente, provocando su explosión”, justamente por ello, una de las preocupaciones –aclara el autor- ha sido prevenir y rechazar la hermenéutica de “el progreso, la evolución y el desarrollo unidimensionales, así como la tendencia de crecimiento en un sistema cerrado”.

Toda idea de linealidad conlleva una noción de decadencia. Un progreso desbocado puede traer aparejado un colapso. Sin duda alguna, las relaciones humanas han cambiado significativamente a partir de este contexto. Debemos preocuparnos por revertir las consecuencias.

Cuando se avanza hacia el abismo, es sano retroceder.

Laura Maciel, licenciada en trabajo social, actualmente cursa la carrera de ciencia política.

Artículo anterior El hito del COVID-19 y la nueva cuestión social
[1] En Argentina se ha modificado el Código Civil en 2015
[2] La autora de este artículo cree que se ha tergiversado la noción de familia, pasando de ser un elemento fundante a ser una mera consecuencia.
[3] Dugin, A. “La Cuarta Teoría Política”. Ediciones Nueva República. España. 2013

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies