Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Desgobierno de España: muñecos para un ventrílocuo “redondo”

En esto que ya se ha hecho costumbre desde el 10 de Marzo, la insufrible comparecencia del presidente anuncio que arruina a España -y despista a más de media- después de cada consejo ordinario o extraordinario, para anunciar que va a seguir anunciando que tal vez haga algo -tarde y mal, seguro- o contarnos lo que dice que hizo, aunque no lo hiciera, en una lectura tediosa en forma de relato para convencidos facilones. No contento con su “discurso, se extiende después en una infumable “rueda de prensa”, con preguntas precocinadas y previamente filtradas, cuyas respuestas lee también el susodicho, haciendo el paripé de anotar algo en un papel para darle “verosimilitud” y plagiando frases sin citar al autor, cual plagiador profesional como demostró en su “tesis” doctoral “cum Fraude”, no he podido por menos que acordarme de aquellos conocidos muñecos que el ventrílocuo que maneja al personaje o animal de turno -sin ánimo de comparar en este caso, Dios me libre, recuérdese al Cuervo Rockefeller de José Luis Moreno o al Pato Nicol de Mari Carmen– les hace decir lo que él -o ella, que de ambos sexos (que no géneros) los hay-, quiere que diga en cada momento. Personajes aquellos que nos hacían reír, muy lejos de lo que producen estos “muñecos” que, cual malos actores, interpretan las aburridas ruedas de prensa supongo que del “redondo” guionista, que “mece la cuna” desde la trastienda. A este paso veremos las parrillas de las diferentes cadenas -todas amigas y bien subvencionadas- incluyendo como fijo el “programa” de estos “artistas” de la interpretación comunicativa, muy malos por cierto.

Empecemos, como es lógico, por el presidente, mezcla entre el León Rodolfo y el Cuervo Rockefeller, por aquello de sentirse reyezuelo y por lo que seguramente piensa cuando se dirige a los españoles -recuérdese el gesto chulesco del cuervo con su frase ”toma Moreno”-, que no pierde ocasión de explicarse a lo Cantinflas, sin gracia y sin moraleja, por supuesto, ni de demostrar su “inteligencia”, como esa imagen que ha circulado de su visita anuncio a una fábrica en la que aparece con guantes y  mascarilla, que se aparta metiendo el dedo enguantado por dentro de la mascarilla. Para nota, después de obsequiarnos con la mayor conclusión que ha sacado de esta crisis sanitaria: “Ahora los niños se lavan las manos más que antes”. Antología del disparate en estado puro.

Podría adjudicar el de Macario -sin gracia, por supuesto- a uno de los “soportes” de este gobierno y del Partido Sánchez Ominosamente Entregado -a Podemos y a los nacionalistas de ambos lados-, José Luis Ábalos Meco -veremos si lo de Meco le aplica en algún momento cuando se depuren responsabilidades-, el prolífico confidente de la vicepresidente bolivariana Delcy Rodríguez que algún día tal vez tenga que explicar lo de las misteriosas cuarenta maletas de su Alí Baba, y que también nos dejó algunas perlas después de que, antes del corte de la actividad “no esencial” alguien descubriera que “los fines de semana circulaban menos coches” y creo que él mismo refrendaba con esta impresionante deducción: “el consumo de gasolina y de queroseno ha bajado…”, no recuerdo si hablaba del 85 o 90%, todo un “éxito”. Probablemente debió sorprenderle que los vehículos aparcados y los aviones parados en aeropuertos no consuman combustible. Para pensar acerca de ello un rato. Claro que no se podía esperar mucho del “Maestro Ciruela”, ese que no sabía leer y puso escuela.

Otro ministro que tiene mezcla, en este caso del “inocente” Monchito y de la “respondona” Daysi, es el de Interior, Fernando Grande-Marlaska, cada día más pequeño, que, entre otras píldoras, nos dijo que “el gobierno hace autocrítica, pero autocrítica constructiva”, no como la oposición “siempre negatiFa, nunca positiFa”, que decía en rueda de prensa aquel conocido entrenador barcelonista, Louis Van Gaal, completándolo después -el ministro, claro- con que “el gobierno está haciendo las cosas bien”  y remata a la escuadra del despropósito: “Este Gobierno no tiene ningún motivo para arrepentirse de nada”, como todos sabemos desde que desoyó la primera advertencia de la OMS en Enero y las recomendaciones del doctor Simón porque no habría casos en España. Ayer ya podía tener 14.555 motivos, en forma de fallecidos “oficiales”, para arrepentirse, digo yo, como buen “fascista”. Pero a la pregunta de un periodista sobre “¿por qué España no empezó a comprar material entonces?” Su respuesta fue: ¿Y por qué no empezó a comprarlo Italia?” y tan tranquilo.

El muñeco de Doña Rogelia le cuadra por méritos propios a la ministra de Hacienda y portavoz, Mª Jesús Montero, en dura pugna con Pedro Solbes para el primer puesto de “ruina de España”, que el tuerto de 2008 ostenta en solitario. La nueva “lozana andaluza” sustituye ahora en el asunto de los suministros sanitarios al amortizado catalán de cuota, Illa, Illa, ¡qué maravilla!, que junto a la de las “gangas” del mercado chino de Exteriores, Arancha González Laya y la “experta” en derecho laboral tras su explicación ex cátedra sobre los ERTE, Yolanda Díaz: “Los ERTE no son parados. Los hemos hecho para no destruir empleo. Por eso la comisión Europea quiere emular el ejemplo español”, risa floja incluida, forman un “trío de damas” como para no ir seguro en una mesa de póker. La portavoz ha sido desmentida sobre la marcha por los citados Illa y Ábalos cuando ha dicho que “el próximo día 26 se volvía a la vida normal” y la “Ocupación de calles y plazas se hará de manera ordenada y con instrucciones claras que transmitirá el propio Ejecutivo” ¿tan claras como las dadas desde el pasado 30 de enero hasta ahora, Sra. Montero. En fin, otra Nobel en gestión política.

Y termino hoy con un comentario, sin duda, mal entendido por Mr. Falconeti, en boca de José Luis Corcuera, aquel ministro del Interior con Felipe González -a ambos, como Alfonso Guerra, quién los ha visto y oído y quien los ve y oye ahora-, en una reciente entrevista en la que pone de chupa de dómine al inquilino de la Moncloa, al que trata de inepto -entre otras muchas cosas-, al igual que a la mayoría de su gobierno. La frase a la que me refería antes es una en la que le dice a Pedro Sánchez: “póngase a hacer los deberes como un político maduro”, pero está claro que el interpelado debió entenderlo mal y cambió el indeterminado “un”, con lo que la interiorizó así: “póngase a hacer los deberes como el político Maduro” y es sin duda lo que está haciendo en compañía de su bolivariano socio, actuar como el sucesor del “pajarito” Hugo Chávez.

¿En qué manos -o pies- estamos? Invito a la reflexión y a tomar nota para pedir responsabilidades.

Antonio de la Torre, licenciado en Geología, técnico y directivo de empresa. Analista de opinión

Artículo anterior “La incompetencia es tanto más dañina cuanto mayor es el poder del incompetente” (Francisco Ayala)

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies