Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

¿Soy o no soy feminista?

Hoy, 8 de marzo es el día de la mujer, o eso dicen. Lo siento, pero para mi será un día normal. ¿Por qué motivo?, se preguntará alguno. La respuesta es porque quiero, respeto y admiro a la mujer por igual todos los días del año. Desde niño me han educado, como a la inmensa mayoría de ciudadanos occidentales, en una serie de valores que, no se por qué motivo, ahora pretendemos ensalzar de forma desaforada como si de algo nuevo se tratara, y algunos colectivos-lobby quieren patrimonializar.

No me siento especial pero debo decir que, en gran medida, mi vida gira entorno a las mujeres. Pienso en mi esposa, mi hija, mi madre, mi hermana, mi mejor amiga,… A todas ellas las trato todo lo bien que puedo y sé, procuro ayudarlas y quererlas con hechos, día a día, con independencia de lo que tienen en la entrepierna (mi mente no está tan enferma). Lo mismo hago con los hombres. Soy muy lineal en el trato, y ello tampoco me hace  sentir especial. Soy uno más de los miles de navarros normales que habitamos nuestra tierra.

De todas formas, hoy aprovecharé para recordar a todas mujeres que han tenido la mala fortuna de topar con bestias que no saben vivir en sociedad. Me viene a la cabeza la chica de Orkoien que fue violada por una piara de depravados no hace demasiadas fechas, de la agente de la Guardia Civil que fue brutalmente violada esta semana en Almería y está pendiente de alguna intervención quirúrgica, de las víctimas de las violaciones en manada de Vic o Alicante, de Marta Calvo y demás víctimas de una alimaña que no llega a los talones al peor de los primates que habitan en la selva amazónica, y todas esas víctimas de la brutalidad de los mierdas que piensan que el matrimonio y la familia es una suerte de título de propiedad sobre su cónyuge y sus hijos cual si fueran cosas (y cuando digo mierda tampoco hago distingos en función de lo que tienen en la entrepierna ni el o la misma, o la persona con la que se acuesta por la noche).

Me importa un comino si dicen que soy feminista o no. Yo actúo en conciencia y, como dice la canción de Mecano, “… lo que piensen los demás está de más …”. No me parece que ninguna persona es quién para repartir títulos de feminismo sin chapotear en  un océano de soberbia, y el que esté libre de pecado que tire  la primera piedra.

Por todo ello, sólo puedo decir que para mí el día de la mujer empieza el 1 de enero y termina el 31 de diciembre. A quien le parezca bien, perfecto, y a quien no, pues igual de bien.

Juan Pablo Ibáñez, abogado

Artículo anterior La nueva política y la vieja ignorancia

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies