Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

El circo del Parlamento y el circo del Senado

En España siempre han sido famosos, entre otros, dos circos: el circo PRICE y el circo HERVAS con los hermanos Tonetti. Hoy día, y ya venían formándose desde hace unos años, han nacido con luz propia dos nuevos circos:
Un circo, está compuesto fundamentalmente por payasos, animales, equilibristas y trapecistas. Este espectáculo mundial, está orientado sobre todo a los niños y por eso los payasos juegan un papel fundamental en él.
Estos dos nuevos circos, se caracterizan porque lo que abunda. De hecho la tercera parte de ellos hacen el payaso, aunque no son payasos,  ya que estos profesionales son de digno encomio, respeto y los que los imitan tan mal y tan tristemente, son gentes despreciables, incultas y faltas de cualquier respeto a los ciudadanos y a las instituciones que todos los españoles nos hemos dado para nuestra convivencia.
Lo que vimos estos días en los juramentos de los nuevos diputados y senadores, fue bochornoso. Demuestra que esos que han elegido algunos partidos para representar a los que les votaron son gentes de bajo nivel cultural, soeces, incultos y avergüenzan a cualquier español que se precie de serlo.
Estos no han entendido ni creo que lo hagan jamás, que el cargo que ellos van a ostentar es un alto cargo en cualquier país. Por eso mismo deberían de respetarlo, ya que ellos no se respetan por no saber seguir las más elementales normas existentes. Y por otra parte las elegidas como presidentes de esa cámara, tanto la Cámara Baja como la Alta, las han convertido en camarotes de los Hermanos Marx.
Ver la cara de bobalicona de Batet (recuerdo a su abuelo el general republicano Domingo Batet, pegando cañonazos hacia la Generalitat para acabar con la rebelión de Lluis Company mandado por Lerroux a la sazón Pte del Gobierno. ¿Qué diría este hoy de su nieta?) escuchando las tonterías que muchos soltaron para hacer como que juraban su cargo,  era una vergüenza y encima confirmar que según no recuerdo que sentencia del TC todo era correcto. Eso es como si yo hago este juramento:
Por mi perra NIKA y mi gato KOKO, prometo. Pero solo por imperativo legal, que conste, ya que en realidad a mi la Constitución me la pela y estoy aquí solo por la pasta. ¿Puedo saludar? ¡Si, claro, le responde alegre la presidenta con cara de tonta del bote!: salude, salude. “Saludo a mi querido/a que me esta esperando en el hotel desnudo/a en la cama”
Esta otra tontería que alguien se inventó, algún sagaz abogado, de “prometo por imperativo legal” es de risa.  A mi me la produce.
Que yo sepa, un cargo se acepta o no. Nadie le obliga a uno a ser senador o diputado. Nadie le pone una pistola en el pecho para que jure o prometa. Si no está de acuerdo con lo que la Constitución dice es mejor que se quede en el bar de donde no debería haber salido. Uno jura o promete porque está convencido de que ese juramento o promesa es lo que debe de hacer y desde luego si uno no es constitucionalista en España no debería de aceptar el cargo y este jamás se debería de conceder si no acata y sigue la fórmula que el reglamento dice y que la inteligencia y sentido común indica.
Considero que esos mítines de bar, tonterías de borracho nocturno, no deberían de aceptarse y a todo aquel que no siga lo que el reglamento dice de como hay que aceptar el cargo hay que decirle con contundencia: Ud no ha adquirido la condición de diputado, o senador. Por favor,  abandone el local.
Lo que veo que ocurre en España ahora es que estos nuevos partidos simplemente reflejan lo que existe hoy en día: falta de cultura, falta de reflexión, falta de respeto a las leyes y a las normas, descaro infinito, perversión de lenguaje, falta de raciocinio, seguimiento boreguil, de lo que dicen determinadas cadenas de Tv, radio, prensa sin pasarlo por el filtro de su cerebro, etc. Así pues y con estos juncos, es normal que los que salgan como elegidos en las elecciones simplemente sean parte de lo que acabo de escribir.
Recuerdo con triste nostalgia,  aquellos años en que ser diputado o senador era uno de los más altos honores que una persona podía alcanzar durante su vida. Aquellas personas se comportaban con arreglo a esos cargos que los españoles les habían concedido y sus actos y formas reflejaban aquellos puestos que ellos intentaban mantener con dignidad, con respeto a todo, todos y con elegancia.
Ahora han llegado a las más altas instituciones gentes que ni tienen  respeto a ellos mismos y así como van a al bar acuden a decidir nuestro futuro. Hablan allí como en ese bar y denotan su falta de preparación para tan altos puestos. Solo saben apretar botones: si, no abstención. Botones que ni siquiera aprietan por ellos mismos según su criterio.
Si las presidentas hicieran lo mismo con sus puestos y en vez de sonreír como bobaliconas hicieran respetar la institución que ellas presiden quizás habría menos graciosos, graciosos que como ven que allí vale todo, cada uno dice la tontería más grande que la que ha dicho el otro, para que su clac, aplauda sus cutres maneras y avergüencen al resto.
Creo que si esto no cambia y parece que no lo va a hacer más que a peor, el futuro de España lo veo muy complicado, muy preocupante y quizás estos circos desaparezcan mientras se arreglan de alguna manera estos comportamientos nada democráticos que se ven cada día.

Julio Estefanía, Ingeniero Industrial Superior, especializado en Organización de Empresas. Master en Gestión de la Innovación y Master en Marketing.

Otras noticias publicadas

1 Comentario

  1. José F. Feijóo Carrasco

    El articulista, socarrón él, no ha hecho si no reflejar el pensamiento que embarga a una gran mayoría de serios españoles, que ven como sus representantes, que en un gran número tienen menos preparación y educación de quienes les botan, se dedican a decir estupideces y jurar bobaliconadas.
    Muchos prometen “por imperativo legal”, no dándose cuenta, porque son unos incultos, que por imperativo legal se hace todo; por imperativo legal no le pego a mi vecino y por ese mismo imperativo pago mis impuestos, como también los paga el articulista.
    Por tanto, estoy completamente de acuerdo con D. Julio; el que no jure según formula legal establecida, fuera del circo y que pase el siguiente de la lista. Se arreglaba un poco lo que hay debajo de la carpa circense.

    Responder

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies