Últimas noticias

Bombardeo masivo de Londres

  • Por José V. Ciordia, historiador

Tal día como hoy, un 7 de septiembre de 1940, en el transcurso de la II Guerra Mundial, los alemanes inician el bombardeo masivo de Londres durante la batalla de Inglaterra, causando la muerte de cientos de civiles y heridas a muchos más.

Los primeros ataques se inician hacia el final de la tarde, y se concentran en los muelles de la urbe londinense, en el East End, a lo largo del río, donde la densidad de población es muy elevada. Alrededor de 300 bombarderos alemanes asuelan la ciudad durante más de hora y media arrojando su mortal carga de bombas. Toda la zona del Docklands se encuentra en llamas con cientos de incendios iluminando el cielo. Cuando se hace de noche, el fuego se puede observar desde 20 km de distancia, y su luz sirve de guía a una segunda oleada de bombarderos alemanes que inician su ataque sobre las 19:30 h GMT. Los bombardeos nocturnos duran más de ocho horas, sobresaltando la ciudad con el estruendo ensordecedor de cientos de bombas que caen a tal ritmo que apenas existe pausa entre ellas. La defensa civil se ve obligada a trabajar toda la noche sin descanso, en medio de intensos bombardeos, rescatando sin cesar víctimas del fuego y los escombros. Mientras, en el aire, se llevan a cabo una serie de feroces combates aéreos con el resultado de 88 aviones alemanes derribados, 15 de ellos en el estuario del Támesis, por 22 aviones caídos de la RAF (Royal Air Force).

Entre este día de septiembre y mayo del año siguiente (1941) el ejército nazi desarrolló una campaña de bombardeo sistemático contra Gran Bretaña conocida como “Blitz” (relámpago). Los ataques se cobraron la vida de unos 43.000 civiles, siendo quizá su episodio más terrible el que tuvo lugar en Londres el 29 de diciembre de 1940. En apenas unas pocas horas se lanzaron cerca de 100.000 bombas que provocaron una colosal tormenta de fuego en la ciudad. La imagen de la Catedral de San Pablo en pie entre las llamas captada por un fotógrafo del Daily Mail se convirtió en el símbolo de la resistencia inglesa al ataque alemán. El empeño del primer ministro Winston Churchill en preservar la catedral como algo simbólico encontró apoyo en voluntarios y bomberos gracias a cuyo valor se logró la milagrosa conservación del edificio.

Tal día como hoy anterior Cruz Laureada de San Fernando

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies