Últimas noticias

La luna llena deslucirá algo el espectáculo celeste del verano, las perseidas

Hay cientos de imágenes asociadas al verano, los chiringuitos, la lectura, los festivales musicales y también las perseidas. La lluvia de estrellas más famosa del año ha logrado colarse en nuestras actividades y, aunque esta vez la Luna llena dificultará su observación, siempre hay que mirar al cielo madrileño

Si bien la actividad de las perseidas -también conocidas como “Lágrimas de San Lorenzo”- comenzó el 17 de julio y se extenderá hasta el 24 de agosto, el máximo se espera en las noches del 11 al 12 y del 12 al 13 de agosto; así que busca un lugar sin contaminación lumínica -la Sierra de Guadarrama es un buen sitio-, coloca una manta o toalla y mira al cielo.

Habrá luna llena el 15 de agosto, por lo que su brillo dificultará la observación y en cuanto al tiempo en la Comunidad de Madrid, el lunes será mejor día que el domingo para disfrutar de estas estrellas fugaces.

Y es que, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé nubosidad en la madrugada del domingo al lunes pero cielos más despejados en la noche siguiente en general en toda la región.

No obstante, aunque el brillo lunar y algunas nubes puedan entorpecer la observación de las perseidas, los expertos coinciden en que siempre se puede ‘cazar’ alguna de estas estrellas fugaces.

Las lluvias de estrellas se producen cuando la traza de partículas de polvo y rocas que dejan los cometas en su órbita alrededor del Sol entran en la atmósfera de la Tierra y se volatilizan produciendo un efecto luminoso: los meteoros.

Estos fenómenos se pueden prever con antelación, ya que todos los años la Tierra en su camino alrededor del Sol atraviesa la trayectoria de varios cometas, en este caso el 109P/Swift-Tuttle.

La órbita de este cometa está llena de miles de partículas pequeñas como granos de arena que, cuando se cruzan con la Tierra, impactan contra su atmósfera. Este choque produce, en estos minúsculos fragmentos, un aumento de temperatura de hasta cinco mil grados en una fracción de segundo, lo que hace que se desintegren y emitan un destello de luz, meteoro o estrella fugaz.

Los modelos estándar dicen que la actividad de las perseidas en condiciones perfectas se sitúa sobre los 100/150 meteoros cada hora, pero luego la realidad es algo distinta, así que paciencia: esta cantidad varía en función de la hora, del lugar elegido, de lo oscuro que esté este o de la agudeza visual del observador.

Además, no es algo regular. Puede pasar que en unos pocos minutos se vean atravesar el cielo varios meteoros y en media hora ninguno.

Durante todas las lluvias de estrellas, amateurs de la astronomía realizan conteos de los meteoros -o estrellas fugaces- y las envían a la Organización Internacional de Meteoros para calcular las tasas de actividad de dichas lluvias.

Se trata de ciencia ciudadana, es decir, los datos que los participantes recopilan sirven para hacer estimaciones científicas futuras de la abundancia de las estrellas fugaces.

En estas perseidas de 2019, el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) y la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) se han unido bajo el proyecto Contadores de Estrellas, financiado por la FECYT (Fundación española para la ciencia y la tecnología), y han elaborado una actividad didáctica para que cualquiera pueda colaborar en estos conteos.

El reto -dicen- es conseguir que de una manera sencilla -hay que descargarse una app- el público general también pueda participar y entienda este fenómeno astronómico, así como otras curiosidades del cielo que están descritas en una guía.

Si quieres participar en este proyecto o simplemente observar las perseidas hay que salir del centro de la ciudad y de los municipios más grandes y buscar lugares sin demasiada luz, como la sierra.

Cada año, lugares como La Pedriza o la Silla de Felipe II congregan a un importante número de personas, y distintas administraciones, organizaciones o empresas organizan marchas nocturnas o actividades para observar las perseidas.

Por ejemplo, el ayuntamiento de Moralzarzal ha puesto en marcha una salida nocturna y el grupo AstroAfición una observación en la ermita de El Boalo, mientras que Natursierra ha montado la actividad “Sensaciones bajo las estrellas” en San Lorenzo de El Escorial.

Aunque hay dos noches de máxima actividad, el mejor momento para observar las perseidas será la madrugada del día 13 de agosto justo antes del amanecer y con la Luna ya puesta, según cálculos del IAC que, como otros años, para los que no puedan subir a la sierra o no quieran salir de casa, retransmitirá este espectáculo astronómico.

Esta vez estarán, la noche del 12 al 13, en el Observatorio de Oukaimeden (Marruecos), y se podrá ver en sky-live.tv. EFE

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies