Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Avenida del Ejército pasa este lunes a ser oficialmente de Catalina de Foix

La avenida del Ejército de Pamplona pasa a denominarse oficialmente desde este lunes avenida de Catalina de Foix, en reconocimiento a la última reina de Navarra

El cambio de rotulación que hace visible el cambio de denominación ha tenido lugar esta mañana ante la curiosidad de los viandantes que en ese momento circulaban por la avenida, pero sin presencia de autoridades municipales de acuerdo a la Ley ORgánica 5/1985 del Régimen Electoral General, según precisa el Consistorio.

Los operarios, que han tenido que cortar un carril de la avenida para ello, han reemplazado en primer lugar la placa colocada en el Edificio Singular.

Este vial, situado en el I Ensanche, discurre entre la Plaza de la Paz y la Plaza Juan XXIII, y cuenta con tres portales situados en los números 2, 30 y 32.

Con el cambio de nombre, que se dio a conocer el pasado 10 de diciembre y fue publicado en el Boletín Oficial de Navarra número 19 de 29 de enero, el Ayuntamiento ha querido reconocer la figura de Catalina de Foix, que ocupó el trono entre 1483 y 1517 con el nombre de Catalina I de Navarra.

Esta actuación además se enmarca en la labor que está llevando a cabo para visibilizar a mujeres relevantes en el callejero para equilibrar el nomenclátor de la ciudad, que por ejemplo, ya cuenta con el nombre de su esposo Juan de Albret desde 1923.

Catalina de Foix (1468-1517) se convirtió en reina de Navarra, bajo la tutela de su madre, tras la prematura muerte de su hermano mayor Francisco Febus (1483). Su tío Juan de Foix, segundo en orden de sucesión, amparándose en la Ley Sálica, le disputó el trono entre 1483 a 1492, reanudándose la Guerra Civil de Navarra entre beaumonteses y agramonteses.

Según señala el Ayuntamiento en un comunicado, al cumplir los 16 años se casó con Juan de Albret (1484), con quien gobernó y marcó su impronta en la vida pamplonesa, fijando su residencia en la ciudad desde 1494, cuando fueron coronados en la Catedral.

Las negociaciones para casar a su primogénito Enrique, Príncipe de Viana, con una hija de Luis XII de Francia fue uno de los argumentos que esgrimió Fernando el Católico para ordenar la entrada del Duque de Alba en Pamplona el 25 de julio de 1512.

La familia real abandonó la ciudad y buscó refugio en sus dominios franceses de Bearne. Desde allí intentaron reconquistar en varias ocasiones el Reino de Navarra, sin conseguirlo. Juan III de Albret moría el 17 de junio de 1516 y Catalina el 12 de febrero de 1517.

Dispuso ser enterrada en la catedral de Lescar hasta que ella y su marido pudiesen ser trasladados a la catedral de Pamplona, hecho que aún no ha ocurrido, recuerda el Consistorio. EFE

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies