Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Los primeros humanos se adaptaron al frío quemando huesos de animales

Las condiciones glaciares de hace 40.000 años, cuando los primeros humanos modernos llegaron a la península ibérica, pusieron en serias dificultades a nuestros antepasados, quienes tuvieron que recurrir a los huesos de animales como combustible, en un medio de tundra donde escaseaba la madera.

Expertos de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) han llegado a esta conclusión, tras analizar los sedimentos de los yacimientos de Labeko Koba (Gipuzkoa), Esquilleu (Cantabria) y Coimbre (Asturias), en varios estudios en los que también han participado arqueólogos de la Universidad Complutense, la UNED, la Universidad Autónoma de Madrid y el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN).

Mucho frío y poca madera

El clima que se encontraron en la cornisa cantábrica estos primeros homo sapiens era “extremadamente frío”, con presencia de rinocerontes lanudos, mamuts y muy poca vegetación. “Un paisaje propio del actual norte de Escandinavia”, donde había muy poca madera y probablemente situada a largas distancias, explica a EFE el profesor titular de la UPV/EHU Álvaro Arrizabalaga.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies