Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

John Lydon: Soy el rey de los punks, nadie me arrebatará la corona

El ex líder de la banda británica Sex Pistols, autonombrado Johnny Rotten, inicia en España la gira europea de su actual grupo PIL

ex vocalista de los Sex Pistols y líder de Public Image Ltd (PIL), John Lydon, antes célebre como Johnny Rotten, se declaró hoy el “rey de los punks” y advirtió a los advenedizos de que “nadie” le “arrebatará la corona”.

Desde una bucólica atalaya ubicada en un monte de Usurbil (Guipúzcoa, norte de España), donde se esconden los estudios Higain, el lugar en el que prepara estos días la gira europea de PIL, Lydon ofreció hoy una anárquica rueda de prensa en la que, entre bromas, poses, cigarrillos e incluso algún eructo al micrófono, expuso su particular filosofía de vida.

Su principal base es el humor, que, según confesó, ha impulsado su carrera mucho más que la ira y le ha llevado a “no tomarse en serio a sí mismo”, un afán al que dedicó toda su comparecencia.

Habló acompañado a su derecha por su fiel y silencioso mánager, “Rambo”, y por dos traductores, el primero al euskera, y la segunda, al español, lo que añadió más caos al encuentro.

Odia la comodidad

Aseguró que tuvo la oportunidad de haberse hecho rico como una “estrella de rock”, pero prefirió huir de “la ridícula caricatura que era Johnny Rotten” y optar por una “vida libre y de verdad”. Por eso dejó los Pistols y fundó PIL porque dice que no le gusta “la comodidad”.

“Siempre he tenido que luchar por mi vida, por mi independencia, y así seguiré”, aseguró Lydon.

El cantante, de 60 años, recordó su infancia, cuando una meningitis le produjo una amnesia de cuatro años, y aseguró que el humor británico, con toques irlandeses, le ayudó a salir adelante. Por eso insistió en “no tomarse en serio a sí mismo”, porque “ayuda a corregir los propios fallos”, un esfuerzo “imposible” para los “políticos e intelectuales”.

Hace algunos años fijó su residencia en Los Ángeles, un lugar en el que “no hay tiempo”, ya que la meteorología “no cambia”, lo cual beneficia a su delicada salud ya que padece habitualmente bronquitis y neumonías.

Tras esta confesión, Lydon sacó un paquete de tabaco y encendió un cigarrillo: “No piensen que soy un santo, pero tampoco soy un pecador”, se justificó.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies