Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Casi el 2% de los tuits publicados tras el atentado de Charlie Hebdo eran violentos o de odio

El 1,9 % de mensajes publicados en Twitter tras los atentados al semanario francés Charlie Hebdo, de enero de 2015, eran manifestaciones violentas y de odio, según el estudio Ciber(hache) realizado por el Centro Crímina y que se ha presentado en la Universidad Internacional de Cataluña.

Según ha explicado el director de Crímina, Fernando Miró, en la mesa redonda “Odio, violencia y delito en las redes sociales: ¿Cuánto, cuándo, cómo, por qué?”, la investigación ha analizado un total de 255.674 tuits publicados en los 5 días posteriores a los atentados a partir de las etiquetas más mencionadas en España: #CharlieHebdo, #JeSuisCharlie y #StopIslam.

Para el estudio, se redujo la muestra de los más de 255.000 tuits a tan solo 53.860 mediante la eliminación de los retuits para no analizar mensajes repetidos, aunque Miró ha señalado que “un retuit también es un mensaje de violencia y odio pese a que el usuario no sea el creador, ya que convierte el mensaje en propio y es difusor de él”.

Un total de 4.838 tuits fueron considerados como discurso violento o de odio, ante lo que Miró ha afirmado: “se confirma nuestra hipótesis inicial de que en Twitter este tipo de mensajes representan un porcentaje muy bajo en comparación con otras formas de comunicación”.

#CharlieHebdo, #JeSuisCharlie y #StopIslam

Además, Miró ha destacado que la primera etiqueta que apareció tras los atentados fue #CharlieHebdo, seguido por #StopIslam y, por último, #JeSuisCharlie, lo que refleja que “el odio apareció antes que la solidaridad”.

Existen distintos criterios para investigar si un caso de discurso del odio es punible, según ha explicado el fiscal coordinador del Servicio de Delitos de Odio, Miguel Ángel Aguilar, que sirven para “poner límites a la libertad de expresión”. “Pedimos a la policía que haga un informe completo del perfil de aquellas personas que publican un contenido mucho más claro de incitación al odio o la discriminación, ya que hay mensajes que simplemente son maleducados pero no tienen componente delictivo”, ha señalado Aguilar.

Por ello, se comprueba si hay persistencia en esta actitud, “ya que con un solo tuit es muy difícil construir un discurso de odio, porque puede ser fruto de un impulso”, así como la vinculación con grupos extremistas, la cantidad de seguidores y de retuits.

También se debe comprobar si se trata de una persona anónima o, por el contrario, tiene capacidad de influencia y, por último, se valora si ésta ha pedido disculpas públicamente.

Por su parte, el periodista Eduardo Martín de Pozuelo ha afirmado que el terrorismo islámico es “un motor universal del odio” que ha iniciado una guerra dividida en dos frentes: “existe una guerra formal, basada en ataques y trincheras, como los conflictos convencionales, y la llamada guerra líquida, que se refiere a lugares que se convierten en trincheras de forma puntual”. EFE/Navarra Información

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies