Últimas noticias

PHotoEspaña se viste de largo y presenta a Zadik y Cravo Neto

PHotoEspaña se viste de largo y presenta a Zadik y Cravo Neto

Photo España_zadik

El Jardín Botánico de Madrid ha acogido este miércoles la inauguración oficial del festival PHotoEspaña, la cita más importante en la agenda del panorama fotográfico nacional. Bajo su tutela, más de cien exposiciones, la mayor parte en la capital, tratan de condensar en un mismo ámbito y con la mirada siempre puesta en Latinoamérica durante esta edición, las visiones de fotógrafos contemporáneos e históricos en una suerte de mosaico que todo el que quiera puede desentrañar, hasta finales de agosto.

La luz y el realismo de la fotografía del guatemalteco Julio Zadik y los mitos del brasileño Mario Cravo Neto componen las dos exposiciones que han abierto sus puertas al público dentro de PhotoEspaña 2015, certamen que ha inaugurado hoy el secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle.

Se trata de la primera ocasión en que retrospectivas de ambos artistas llegan a Europa: la de Julio Zadik (Guatemala, 1916-2002) bajo el título «Un legado de luz», intenta resumir la variedad que abarcó en su trabajo, mientras que la de Mario Cravo (Brasil, 1947-2009) recoge las reminiscencias del candomblé, una religión de origen afrobrasileño, y la mezcla de culturas.

Zadik fue un empresario de éxito y, aunque no pudo dedicarse profesionalmente a la fotografía, llegó a reunir 35.000 negativos. Una selección de ellos puede verse ahora en el Jardín Botánico.

Este artista guatemalteco abordaba la realidad con mucha curiosidad y plasmó desde retratos costumbristas a imágenes minuciosas de animales y flores, paisajes en los que predominan los lagos, pero también de ciudades como París y Nueva York y sus grandes edificios, todas ellas en blanco y negro.

Photo España_cravoAlejado de la fotografía documental, el brasileño Mario Cravo se dio a conocer como artista plástico pero abandonó la escultura tras sufrir un accidente de tráfico en 1975 para concentrarse en la fotografía de estudio en blanco y negro.

Muestra de esta época son las imágenes de su entorno familiar, padre, madre, hijo, vecinos y amigos retratados siempre junto algún objeto o animal que pueden verse en esta exposición, cuya comisaria es Oliva María Rubio.

Cravo escenifica de esa forma rituales en los que mezcla religión y erotismo; violencia y drama; naturaleza y cultura y la tradición de la población indígena con el legado cultural portugués y africano.

 

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies