Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Día del libro, 23 de abril

Día del libro, 23 de abril

Dia-del-Libro-2015

El libro impreso sigue siendo relevante industrialmente. La venta de libros en formato electrónico crece pero no despega en España

El futuro del libro electrónico sigue plagado de incógnitas, a juzgar por la última encuesta de hábitos de lectura del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), que revela que un 79,7 % de los españoles prefiere el libro de papel al electrónico.

La celebración del día del libro se remonta a principios de siglo. La historia del libro se hace festiva y surgen actividades literarias en toda España. Hoy, el día 23 de Abril se celebra en todo el mundo, el día del libro internacional.

El Origen del día del libro se remonta a 1926. El 23 de abril de 1616 fallecían Cervantes y Shakespeare. También en un 23 de abril nacieron – o murieron – otros escritores eminentes como Maurice Druon, K. Laxness, Vladimir Nabokov, Josep Pla o Manuel Mejía Vallejo. Por este motivo, esta fecha tan simbólica para la literatura universal fue la escogida por la Conferencia General de la UNESCO para rendir un homenaje mundial al libro y sus autores, y alentar a todos, en particular a los más jóvenes, a descubrir el placer de la lectura y respetar la irreemplazable contribución de los creadores al progreso social y cultural.

La idea original de la celebración del Día del Libro partió de Cataluña, del escritor valenciano Vicente Clavel Andrés, proponiéndola a la Cámara Oficial del Libro de Barcelona en 1923 y aprobada por el rey Alfonso XIII de España en 1926. El 7 de Octubre de 1926 fue el primer Día del Libro, poco después, en 1930, se instaura definitivamente la fecha del 23 de abril como Día del Libro, donde este día coincide con Sant Jordi – San Jorge, patrón de Alemania, Aragón, Bulgaria, Cataluña, Etiopía, Georgia, Grecia, Inglaterra, Líbano, Lituania, Países Bajos, Portugal, Eslovenia y México, y es tradicional que los enamorados y personas queridas se intercambien una rosa y un libro.

El libro impreso sigue siendo relevante en España

Porque el e-book o libro electrónico en un amplio catálogo es muy accesible y, sin embargo, el libro impreso continúa existiendo en una medida muy por encima al de los soportes predigitales de música y audiovisual. “La crisis editorial se debe sobre todo a malas políticas públicas y la brutal piratería”, apunta el afirma el director ejecutivo de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), Antonio María Ávila. 

¿Cuál es la cuota de mercado del e-book en el total editorial? “Las únicas cifras fiables son los datos de nuestro ‘Estudio de comercio interior del libro en España’”, afirma Ávila. Pero esas cifras no permiten una foto actualizada: los datos de 2014 no salen hasta junio.

Los de 2013 indican que el e-book supone un 3,6% del total de las ventas de libros o, en dinero, 82 millones de euros. Es decir, un pequeño bocado. El e-book fue el único subsector de la industria editorial que creció (un 8,1 %), pero los editores destacan que no es un aumento acorde al crecimiento de títulos editados (un 123,5%).

Son cifras irrelevantes que no corresponden a una sencilla prueba de agudeza visual. “Piensa en hace 6 años, cuando te montabas en un vagón de tren ¿Cuánta gente había leyendo un e-reader? ¿Cuánta hay ahora?”, afirma la directora de Kindle España, Koro Castellano. Ávila coincide: “El consumo digital no se ha reducido: ha aumentado. Lo que pasa es que un grupo importante es totalmente ilegal”.

El e-book o libro electrónico plantea hoy nuevas perspectivas laborales y de uso tanto a bibliotecarios como a libreros, editores, autores, impresores, distribuidores y lectores en general. La flexibilidad que permite la edición electrónica, la rapidez con que se edita, y la desmaterialización de las obras son algunas ventajas atribuibles al libro en formato digital. Sin embargo, el paso al nuevo soporte no está exento de problemas como son la piratería y la preservación de los derechos de autor, la creación de verdaderas bibliotecas y librerías virtuales, la modificación de los circuitos de venta en Internet o el hipotético enfrentamiento entre libro impreso y libro electrónico.
Con todo, es obvio que la piratería oculta el consumo real de e-books y está por ver si la Ley propiedad intelectual, aprobada el 1 enero 2015 corrige en algo la situación.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies