Últimas noticias

Los productos ‘light’ no son sinónimo de “saludables o naturales”

Los productos ‘light’ no son sinónimo de “saludables o naturales”

PEDIATRIA-light1

“Es falso que los productos ‘light’ no hagan ganar peso o ayuden a adelgazar, lo que indican es un 30% menos de calorías”, advierten expertos sanitarios

Las calorías ocultas son las peores: lo hacen en alimentos y platos que creemos sanos y ligeros.

Expertos sanitarios han advertido este sábado de que “es falso que los productos light sean más naturales o saludables”, no hagan ganar peso o ayuden a adelgazar porque “lo único que indica esta denominación es que, en el caso de los alimentos, contienen entre un 10 y un 30% menos de calorías que su homólogo “entero”, lo que de ninguna manera quiere decir que hayan dejado de ser productos hipercalóricos”.

La endocrino de hospital Quirón Tenerife Patricia Cabrera considera que “el marketing que rodea a los productos denominados light o 0% genera confusión en los consumidores de cara al porcentaje calórico global del alimentos”, algo que ocurre, por ejemplo, en los yogures desnatados o 0% que incluyen fruta picada o cereales, ya que esta indicación se refiere sólo al lácteo y no al valor calórico global del producto.

Las calorías ocultas son, en muchos casos, las culpables de que no consigamos adelgazar aunque comamos poco. Te ayudamos a desenmascarar algunos alimentos y platos aparentemente light que en realidad no lo son en absoluto.

Ensaladas y sandwiches engañosos

Una ensalada a priori puede parecer sanísima y baja en calorías como plato único. Pero convertirla en una bomba calórica es mucho más fácil de lo que parece. Sólo tienes que añadirle picatostes, queso, salsa, beicon, maíz, nuggets de pollo, frutos secos… Este es el prototipo de ensalada que sirven en los ‘fast food’ y que no debes imitar en casa, ya que puedes sobrepesar fácilmente las mil calorías. Imagínate si encima le añades un segundo plato y un postre.

Y lo mismo ocurre con los “inocentes” sandwiches; no por ser un plato pequeño son menos calóricos. De entrada, el pan de sandwich suele llevar azúcar añadido y además grasa. Si le sumas mayonesa, carnes frías, queso (el cheddar es altísimo en grasa saturada), tocino, un huevo frito, ketchup, salsa tártara y otros ingredientes similares, puedes llegar fácilmente a las 1,500 calorías.

 Foto: Thinkstock

Hoy en día, en cuestiones alimenticias no puede uno fiarse ya de nada.

Las calorías ocultas son, en muchos casos, las culpables de que no consigamos adelgazar aunque comamos poco. Te ayudamos a desenmascarar algunos alimentos y platos aparentemente light que en realidad no lo son en absoluto.

Ensaladas y sandwiches engañosos

Una ensalada a priori puede parecer sanísima y baja en calorías como plato único. Pero convertirla en una bomba calórica es mucho más fácil de lo que parece. Sólo tienes que añadirle picatostes, queso, salsa, beicon, maíz, nuggets de pollo, frutos secos… Este es el prototipo de ensalada que sirven en los ‘fast food’ y que no debes imitar en casa, ya que puedes sobrepesar fácilmente las mil calorías. Imagínate si encima le añades un segundo plato y un postre.

Y lo mismo ocurre con los “inocentes” sandwiches; no por ser un plato pequeño son menos calóricos. De entrada, el pan de sandwich suele llevar azúcar añadido y además grasa. Si le sumas mayonesa, carnes frías, queso (el cheddar es altísimo en grasa saturada), tocino, un huevo frito, ketchup, salsa tártara y otros ingredientes similares, puedes llegar fácilmente a las 1,500 calorías.

 Foto: thinkstockphotos.es

Peligroso “picoteo”

Andar “picando” comida también es una gran fuente de calorías invisibles. Las galletitas saladas, los palitos de pan, las patatas, las barritas de cereales, los frutos secos fritos… todos estos productos llevan grandes cantidades de azúcar y grasas añadidas para darles sabor. Y tampoco aportan mucho desde el punto de vista nutricional.

Una fruta fresca, un yogur (ojo, los de sabores atractivos suelen llevar mucho azúcar) o un puñadito de frutos secos al natural son mucho más nutritivos y menos calóricos.

 Lácteos, zumos y cereales

Muchas veces no somos conscientes de la cantidad de grasa que contienen la leche y los yogures. En cuanto reduzcas su consumo bajarás de peso sin hacer mucho esfuerzo. Con el simple hecho de sustituir la leche entera por leche semidesnatada ya te estás ahorrando unas cuantas calorías.

Aunque generalmente nos encantan, los típicos cereales que tomábamos de niños tienen grandes cantidades de azúcar añadido (carente además de valor nutricional).

Los ‘bricks’ de zumo y esos inventos que mezclan leche, zumo y otros ingredientes supuestamente sanos también tienen muchísimas calorías de más y encima no quitan la sed.

 Foto: thinkstockphotos.es

Las alternativas

Para preparar una ensalada que sea plato único, es más sano e interesante utilizar verduras de hoja verde, mucho más vitamínicas, frutas y proteínas bajas en grasa (pollo a la plancha, pavo…). El queso de cabra resulta mucho menos graso y es muy saciante, igual que las nueces. Como aliño, siempre mejor salsa vinagreta o de soja.

Para tus sandwiches y bocadillos, si los comes a menudo, busca un pan sin azúcar añadido, prescinde de las salsas (una cucharadita de aceite de oliva los hará más apetitosos), incluye verduras y proteínas sanas (pero no mezcles muchos tipos; o huevo, o carne o pescado).

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies