Últimas noticias

Editorial. Navarra somos todos

Editorial. Navarra somos todos
Mapa en relieve de Navarra.
Mapa en relieve de Navarra.

La Presidenta de Navarra ha cerrado el ejercicio de 2014 con un discurso de despedida del año que le sirve también de despedida de mandato personal ya que no seguirá al frente de UPN, ni de la Presidencia foral, en las próximas elecciones.

Entre otras cosas, Barcina asegura que las instituciones navarras “no dejarán atrás” a las familias con dificultades… Afirmar lo contrario sería cavar anticipadamente su propia tumba política, si es que no lo está ya. No se puede esperar  otra cosa del más alto cargo político de una comunidad autónoma que velar por los intereses políticos, económicos, sociales y de todo tipo de todos los ciudadanos a los que preside. De todos ellos.

Y en este caso, Yolanda Barcina ha dicho una obviedad como un templo. Otra más de su ya manido discurso, desgastado y repetitivo que no motiva ni regenera a una sociedad navarra con 50.000 personas desempleadas que tienen familia. No es mal número ese de los 50.000 parados con sus correspondientes cónyuges e hijos mayores de edad que se pueden traducir en unos 150.000 electores en las próximas elecciones. Porque hay elecciones en 2015, no nos olvidemos.

Decir que “no dejarán atrás” a las familias con dificultades, ahora (a buenas horas, mangas verdes), es reconocer implícitamente que sí las han dejado atrás anteriormente. Reconocer que de ahora en adelante se va a trabajar contra la corrupción y no ver lo oscuro por lo que hemos atravesado en esta comunidad recientemente es tener bastante falta de memoria. Y dedicar un especial reconocimiento a los navarros que viven lejos de nuestra tierra tiene también su puntito, ya que muchos, o casi todos ellos no se han ido de viaje de placer, sino por pura necesidad laboral, por pura falta de dedicación hacia ellos, por falta de puestos de trabajo en una comunidad que fue ejemplo en tantas cosas y que se ha visto relegada a pasar inadvertida o mezclada con la vulgaridad general. La excusa de la crisis económica ya ha cumplido todos los capítulos y no debe seguirse por ahí para achacarle todos los males.

¿Por qué emplazar al futuro para ponerse manos a la obra cuando se ha estado mareando la perdiz tanto tiempo en el pasado y en el presente? ¿Qué se ha hecho hasta ahora para evitar caer en esta situación? Hablemos del aquí y del ahora, y más que hablar, trabajar por todas esas familias con dificultades… y por el total de los 600.000 navarros.

Redacción N.I.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies