Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Conduciendo es más peligroso el teléfono que el pasajero

Conduciendo es más peligroso el teléfono que el pasajero

coche roto

Una nueva investigación corrobora lo que decía la sabiduría popular y respalda las conclusiones de algunos estudios previos. El equipo de John Gaspar y Arthur Kramer, de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, Estados Unidos, y Kyle Mathewson (ahora en la Universidad de Alberta en Canadá), ha llegado a la conclusión de que hablar mientras se conduce es más seguro si se hace con alguien que ve lo mismo que el conductor. Si además el interlocutor sabe conducir y lo hace de manera habitual, le será más fácil evitar hacer cosas que distraigan peligrosamente al conductor.

Prepararon cuatro escenarios de conducción: un conductor solo en el simulador, un conductor hablando con un pasajero en el simulador, un conductor hablando mediante un teléfono celular de manos libres con alguien en un lugar lejano, y un conductor hablando mediante un teléfono celular de manos libres con alguien en un lugar lejano, pero que a su vez podía ver al conductor y observar lo que este tenía enfrente a través del parabrisas delantero mediante videófono.

Los conductores se enfrentaron a una situación en autopista bastante complicada, que implicó circular entre muchos otros vehículos, cuyos conductores actuaban de maneras nada predecibles. Los investigadores hicieron un seguimiento de los movimientos laterales de los conductores del estudio, de la distancia respecto a los otros coches, la velocidad, las colisiones, y la habilidad de saber encontrar y tomar una salida indicada.

Conducir hablando con un pasajero era algo un poco más peligroso, aunque solía ser más útil para localizar salidas de autopistas y memorizar la información de los carteles indicadores.

Como se esperaba, hablar mediante teléfono móvil mientras se conducía fue la más peligrosa de las situaciones. Hablar con alguien que no tiene ningún conocimiento de lo que está pasando dentro o fuera del coche triplicó o más las posibilidades de una colisión.

Los resultados más interesantes, sin embargo, aparecieron en al cuarto escenario de conducción, cuando un conductor hablaba con alguien que no estaba en el coche pero que podía observar la cara del conductor y la panorámica al otro lado del parabrisas, a través de un videófono.

Los conductores tenían menos probabilidades de verse implicados en una colisión cuando el interlocutor remoto podía ver lo que tenían delante. Y este beneficio parece producirse específicamente mediante cambios en la forma en que los interlocutores le hablaban al conductor.

Ver a este último y observar lo que estaba ocurriendo en el tráfico durante la conversación permitió a la persona al otro lado de la línea telefónica dejar de hablar, por ejemplo, cuando algo inesperado ocurría en la carretera, o avisar al conductor de una situación que podía ser peligrosa. Las conversaciones con un interlocutor mediante videófono fueron muy similares a las realizadas con un pasajero, en definitiva.

La proliferación de la telefonía móvil llevó años atrás a la triste constatación de que su uso por quienes están en ese momento al volante de un vehículo en marcha entraña un aumento notable del riesgo de sufrir un accidente. Eso llevó a algunos a plantearse que hablar con un ocupante del vehículo quizá ejercía la misma influencia negativa en el conductor si le distraía en la misma magnitud.

También resulta muy peligrosa la mala costumbre que algunos conductores tienen de girar la cabeza con el vehículo en marcha para mirar a su interlocutor en el asiento del copiloto en vez de no apartar la vista de la carretera.

Se asumió que el interlocutor, si mira a la carretera como el conductor, algo que es más fácil que pase en un automóvil que en un autobús, y desde el asiento del copiloto que desde cualquier otro destinado a pasajeros, tiende a callarse, sobre todo si es adulto, cuando se produce o se avecina una situación que exige la máxima atención en la persona que está al volante, a fin de no provocarle distracciones peligrosas, e incluso si dice algo puede que sea para advertirle de un riesgo inminente, lo que le supondría una ayuda extra al conductor.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies