Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Cuándo los celos pasan a ser enfermizos

Cuándo los celos pasan a ser enfermizos
Escena de celos con Josef Burgwinkel y Tiana Lemnitz
Escena de celos con Josef Burgwinkel y Tiana Lemnitz

Según explica a Infosalus Alexandre González-Rodríguez, investigador de la Unidad de Esquizofrenia del Hospital Clínic de Barcelona y miembro de la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica, los celos incluyen sentimientos dolorosos de frustración, sufrimiento y angustia ante la presencia de un potencial rival

“El sufrimiento es independiente de la naturaleza del objeto deseado. Es decir, los celos pueden aparecer en todos los campos (amor, honores, trabajo o fortuna) y en todos los ámbitos (pareja, familia o trabajo). Sin embargo, el nombre de celos se ha asociado más frecuentemente a los celos amorosos pasionales”, explica González-Rodríguez.

La persona celosa ansía poder y quiere tener la exclusividad de este poder. En el caso de los celos amorosos, el celoso quiere ser amado de forma única y exclusiva y dominar al objeto o persona amada. “Esto implica dos sentimientos humanos primarios o básicos: el amor, que se dirige hacia la persona deseada, y el odio, dirigido hacia el rival y a su vez hacia la persona amada”.

Según explica González-Rodríguez, el comportamiento de una persona celosa es el de un investigador profesional al que persigue la duda por lo que busca, investiga, observa y justifica cualquier comportamiento como la prueba de una infidelidad. “Para ello observa, examina objetos, cartas, el teléfono móvil de la otra persona, verifica comportamientos como cuándo sale de casa la pareja, cuando va y viene, cuando olvida cosas, interpreta estas actitudes, y persigue la mentira y en base al resultado de estas investigaciones llega a conclusiones precipitadas o sesgadas”.

Los celos son un sentimiento pasional normal cuando se presenta una situación de infidelidad real y objetiva que genera angustia, humillación, sentimientos de minusvalía y fracaso y deseo de venganza. En este caso, la reacción del celoso con frecuencia es de resignación y no agresiva”, señala el investigador.

Sin embargo, en el análisis de los celos, incluso cuando la infidelidad es real estos pueden ser patológicos. En este caso, el celoso se encuentra en una situación de desbordamiento emocional y no puede contener o dominar una probable y futura reacción catastrófica. “En los celos patológicos la estructura del carácter o la personalidad anterior nos pueden dar pistas del comportamiento del celoso, que puede ser violento y agresivo”, apunta González-Rodríguez.

Cuando los celos son en realidad la manifestación de un trastorno delirante se trata de un trastorno psiquiátrico relacionado con la esquizofrenia. En el delirio celotípico o celos delirantes el celoso se siente aludido y burlado sin fundamento real.

Este trastorno suele centrarse en algunos de los diversos temas o contenidos de la vida cotidiana para dar lugar a tipologías como el delirio persecutorio (vivencia de persecución o miedo a ser perseguido), somático (hipocondría -convicción delirante de contraer una enfermedad- o de infestación -ser infestado por un agente externo), erotomanía, celos o grandiosidad.

El doctor González-Rodríguez aclara que “la prevalencia del trastorno delirante en la población es cercana al 0.3%. Muchos de estos pacientes acuden por primera vez al centro de salud, a su médico de cabecera, antes que al psiquiatra o psicólogo”.

En cuanto al tratamiento del trastorno delirante, ya sea en la forma de celotipia o cualquiera de los otros tipos (el persecutorio es el más común, con entre el 60% y el 65% de los casos),

“El plan de tratamiento debe ir siempre enfocado a un modelo de toma de decisiones compartida, en el que el paciente y el médico acuerden el tratamiento y se expliquen y entiendan los riesgos y beneficios del mismo”, así el doctor González-Rodríguez apunta como objetivos:

1º Buena relación médico-paciente: iniciar y mantener un ambiente de confianza y seguridad para el paciente le permitirá explicar de forma cómoda su malestar y sus quejas.

2º Identificar cuál es la molestia o queja principal: conocer en qué desea el paciente ser ayudado tiene como finalidad cumplir sus expectativas. Es importante no confrontar al paciente con el trastorno y tratar síntomas como la angustia y depresión que pueden estar ocasionando su sufrimiento.

3º Escucha empática y obtener elementos biográficos y clínicos para realizar el diagnóstico: siempre que sea posible, se debe realizar una entrevista con sus familiares que puede ser de gran utilidad. En todos los casos debe descartarse un trastorno por dependencia del alcohol u otras sustancias y un trastorno orgánico cerebral.

4º Idoneidad del tratamiento: confirmado el diagnóstico de trastorno delirante tipo celotípico, debemos ofrecer al paciente el tratamiento más indicado en estos casos, los antipsicóticos, y evaluar la necesidad de combinarlos con fármacos antidepresivos, en caso que el paciente presente síntomas depresivos claros.

 

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies