Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Comienza el curso político con dos ejes principales: La rebelión secesionista catalana y las elecciones de mayo

Comienza el curso político con dos ejes principales: La rebelión secesionista catalana y las elecciones de mayo

Congreso diputados coronacion Felipe VI

El curso anterior dejó en España la abdicación de un Rey y la proclamación de su heredero, la muerte del primer presidente del Gobierno de la Democracia, Adolfo Suárez, y unas elecciones europeas que han convulsionado profundamente el mapa político provocando, entre otros, un cambio de liderazgo en el PSOE.

Los acontecimientos de los últimos meses han revestido una trascendencia difícil de igualar, aunque la etapa que se abre a partir de hoy se anuncia no menos intensa, a tenor sobre todo de dos episodios ya previstos. El primero es la embestida independentista de la Generalitat de Cataluña y su consulta, que el Gobierno ha reiterado que no se celebrará. El segundo será el desarrollo en primavera de los comicios municipales y autonómicos, que tendrán lugar bajo la influencia de la recuperación económica, pero también del desencanto social.

El curso político que empieza este lunes no es un curso cualquiera, es el más preelectoral de esta legislatura: se inicia la cuenta atrás para las cruciales citas con las urnas que aguardan en 2015 y los partidos se preparan, desde ya, para la batalla.

Cataluña será en cualquier caso protagonista de estos primeros meses del curso, con la incógnita de cómo acabarán las pretensiones de los soberanistas ante una consulta que el Gobierno de Mariano Rajoy no va a autorizar.

Y con permiso del debate catalán, la contienda política entre el Gobierno y la oposición será la de la reforma electoral que el PP quiere impulsar para garantizar que gobierne en los ayuntamientos el alcalde más votado y que cuenta, a priori, con el rechazo de buena parte de los demás partidos.

La actividad habitual de los partidos se reanuda este lunes, y en el caso de los dos grandes, el PP reúne a su comité de dirección y el PSOE a su Ejecutiva. No obstante, será la semana siguiente cuando empiecen las reuniones de calado y se tomen decisiones pendientes.

Así, el 8 de septiembre la Ejecutiva del Partido Socialista que lidera Pedro Sánchez tiene previsto elegir la nueva dirección del grupo parlamentario, y ese mismo día el PP convoca un Comité Ejecutivo Nacional en el que se espera que los principales dirigentes -barones incluidos- hablen con Rajoy de la reforma electoral.

Socialistas y populares no son los únicos que vuelven a la tarea con deberes. UPyD ha convocado un consejo político extraordinario tras el malestar generado por la propuesta de su eurodiputado, Francisco Sosa Wagner, de concurrir a las próximas elecciones junto a Ciudadanos, una idea que rechaza la líder de la formación, Rosa Díez.

La propuesta de Sosa Wagner surge en un contexto en el que los partidos empiezan a plantearse alianzas de cara a las municipales, toda vez que la reforma que plantea el PP -y que podría aprobar en solitario- haría más difícil la entrada en gobiernos municipales de los partidos pequeños.

Otra cosa es si esa acepción, la de “partidos pequeños”, se mantiene tras los comicios de mayo de 2015, dado que las encuestas auguran un cambio en el mapa político, después de unas europeas en las que Podemos irrumpió con una fuerza que parece seguir aumentando a la vista de dichos sondeos.

Al partido de Pablo Iglesias -que según varias encuestas es ya la tercera fuerza del país- le espera también un otoño intenso en el que tiene que decidir sus estructuras y su liderazgo, una transición obligada para prepararse ante las próximas citas electorales.

Y no escapará Podemos del culebrón de las posibles alianzas, sobre todo con Izquierda Unida, que no esconde su interés en el acercamiento. En la tarea está ya el diputado Alberto Garzón, encargado de perfilar la renovación de IU y estudiar las posibilidades de conectar con otras fuerzas políticas.

Pero antes de las citas electorales, a la vida política española le espera su mayor quebradero de cabeza de los últimos meses: el desafío soberanista catalán.

La posición del Gobierno no ha cambiado: no piensa permitir la celebración de la consulta del 9 de noviembre y recurrirá al Constitucional con tal fin, mientras que Artur Mas no tiene intención de ceder y ha replicado al Ejecutivo que piensa seguir adelante.

Por parte del PSOE, su nuevo líder, Pedro Sánchez, entrará de lleno en esta cuestión buscando tender puentes, porque este mismo miércoles se reunirá con el presidente de la Generalitat, Artur Mas, y tiene la intención, según dijo hace unos días, de proponerle “renovar entre todos el pacto constitucional”.

La reforma de la Carta Magna sigue siendo una prioridad para los socialistas, que lo ven como la única solución para resolver el problema catalán, pero desde el Ejecutivo se insiste en que no existe el consenso inicial necesario para abrir ese melón.

Para lo que sí parece haber más posibilidades de un acuerdo que conllevaría reforma constitucional es para la reducción de aforados, una medida que el Gobierno está dispuesto a abordar y que los demás partidos también apoyan.

Otra cosa es si estarán todos dispuestos a limitar al máximo, como ha sugerido el ministro Gallardón, el número de aforados a costa de perder ellos mismos esa condición y abordar la maraña de cambios legislativos -Constitución y Estatutos autonómicos incluidos- que eso conlleva.

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies