Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

OPINIÓN: Podemos Euskal Herria: Fidel Castro tenía razón

Hace pocos días se ha conocido la postura de Podemos Euskadi en relación a los actos de la plataforma Gure Esku Dago (en adelante GED) el domingo 5 de junio. Recibí cientos de tuits y mensajes por las redes sociales donde usuarios a favor del derecho a decidir publicaban su indignación por la actitud de la delegación autonómica del partido morado, quien hace dos años escasos participaba (aún sin haber recibido un voto ciudadano, hay que decir) en la cadena humana que reunió a más de 100.000 ciudadanos desde Durango hasta Pamplona en favor del derecho a decidir. No han sido pocas las veces que la de Iglesias en Navarra ha reivindicado el derecho a decidir, uniéndolo armónicamente con la dinámica de las consultas ciudadanas en las que la soberanía recae directamente sobre el pueblo. Y la historia era tal, hasta que el día 5 de junio los cargos (no sé si debidamente) electos de la demarcación vasca de Podemos deciden no cooperar con las iniciativas de GED, no respaldando, ni en lo simbólico, el derecho al voto libre que pedían hace escasos meses en la CAV y comunidad foral.

Pese a todo, nada de esto es más que un simple déjà vu. El PSE/PSOE, en la Transición, era un partido republicano, de izquierdas, y firmemente defensor del derecho a decidir del pueblo vasco-navarro (sólo hay que recordar que bajo la denominación nacionalista ‘Euzkadi’ el PSE agrupaba a las delegaciones socialistas de Vascongadas y Navarra). Su líder nacional, González, finalizaba los mítines en Éibar bajo el grito “Gora Euzkadi Askatuta”, como curiosamente hiciera Iglesias el pasado 22 de abril en Pamplona, haciendo loas a Euskalerría y afirmando con rotundidad que las relaciones entre ambas comunidades dependerían de la decisión ciudadana. También lo creía así Urralburu, quien gobernando con EA, se ponía una ikurriña en el despacho de Pamplona.

No me posiciono en favor o en contra de lo que hace Podemos, pero me atrevo a afirmar que los morados son el grito de la izquierda obrera que el PSOE echó a perder, ora por la comodidad del poder, ora porque su posicionamiento respecto a las nacionalidades históricas de España no sería entendida por las provincias donde el socialismo gozaba de mayor salud. Podemos llevará entonces un camino idéntico al PSOE, y para muestra, un botón local: al año de presentarse en la CAV y Navarra, se llamaba Podemos Euskal Herria Ahal Dugu, para pasar a presentarse como Podemos Navarra y Podemos Euskadi en las elecciones del 2015 (recordar al PSE, luego PSE y PSN); de la reivindicación del derecho a decidir de los pueblos como línea roja para formar gobierno con Sánchez, a no participar con GED; y por último, el progresivo emborronamiento de la plurinacionalidad del Estado conforme el morado se refuerza en provincias que no son de Euskadi o Cataluña.

Habrá quien se siga asombrando de tantos cambios en tan poco tiempo, pero como diría el probablemente muy amado por Iglesias Fidel Castro, “el pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla”. He aquí un ejemplo, comandante.

Aitor Castañeda Zumeta, Doctorando en Comunicaciones Sociales por la Universidad del País Vasco

Artículo anterior CARTA: Cambio Convenio por PER

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies