Últimas noticias

Cuando buena parte del legislativo se “trans”… torna

Sin ánimo de entrar en profundidades gramaticales, recojo en el título un prefijo, convertido en “trans”… cendental en los últimos días.

Un prefijo, “trans”, que el Diccionario de la R. A. E. define como “Al otro lado de” o “a través de”, y, en su entrada, deja ejemplos como “Transalpino o trasalpino, transpirenaico o traspirenaico, translucido o traslúcido, transcendental o trascendental… trasladar, traspaso, trastienda y se podrían añadir algunos más como trasmitir o trasmitir, transcribir o trascribir… y, entre otros, uno que en política se da con más frecuencia de la que, a mí, particularmente, me gustaría, “tránsfuga o trásfuga”, que contribuye a la prostitución creciente que se ha producido en nuestra democracia. Precisamente el término “trastorno”, es de los que no tienen esa duplicidad.

Si no recuerdo mal, hubo un tiempo, hasta no sé cuando, exactamente –desde luego, en mi etapa escolar creo recordar que era así–, en el que, “trans”, era un prefijo potente e indiscutible, en las palabras que lo portaban. Pero perdió la “n”, no sé muy bien si por “economía” fonética o por cubrir la vagancia lingüística –y/u ortográfica– que se ha venido expandiendo –cual nefasta “plandemia”– en las dos o tres últimas generaciones, dos, si atendemos el criterio del Profesor Amando de Miguel que nos dice que una generación se corresponde con 30 años, la diferencia normal entre padres e hijos, aunque, según ese parámetro, hoy, posiblemente, nos iríamos a 40 o más en nuestra querida España, de no ser por la inmigración, islámica, fundamentalmente.

Volviendo al “trastorno”, que el citado D. R. A. E. define también, en su segunda acepción, como “Alteración leve de la salud”, parece que, en esa “buena parte del legislativo” que cito en el título, evolucionó al “trastorno mental” –puede que transitorio– que, de nuevo en su segunda acepción, desde el punto de vista psicológico lo recoge como “Perturbación de las funciones psíquicas y del comportamiento”. No otra cosa puede interpretarse, cuando se ven esas aberraciones que pretende convertir en normalidad la mal llamada Ley Trans, para un colectivo que no está preparado para tomar ese tipo de decisiones, a una edad tan temprana, niños o adolescentes. Y lo que es peor, con efectos irreversibles si se consuma. Innumerables estudios científicos coinciden en que más del 70% de los niños que piden cambiar de sexo, cuando pasan la adolescencia, no siguen pensando lo mismo. En cualquier caso, no deja de ser un “trampantojo” de unos cuantos “ideólogos” marxistas, que quieren justificar sus delirios con el pretexto de “satisfacer” a un colectivo, absolutamente minoritario, que lo sería aún más si, esos mismos “dementes” –transitorios o no–, hubieran recibido una educación basada más en los valores y principios que, en otra época menos “desarrollada”, eran los más comunes en la sociedad, que en una ideología artificial y antinatural.

Y es que la izquierda, con el permiso, si no connivencia, de la derecha, lo ha sabido hacer muy bien. Como decía Antonio Gramsci, fundador del Partido Comunista Italiano, PCI, “para dominar a un pueblo  basta hacerse con la cultura y la educación”. Y eso, precisamente es lo que se ha venido haciendo –y dejando hacer– en España (no sólo aquí), en los últimos 40 años, aunque la tarea venía ya de antes. Entraron en la Universidad en los finales de los 60, primero discretamente y hoy dominan la pública, por lo menos, y, por ende, buena parte de la población que sale de ella y, ya, “educa”, en el ámbito de muchas familias y colegios. Y lo hicieron empezando por poner en práctica otro de los mensajes del citado Gramsci: «La realidad está definida con palabras. Por lo tanto, el que controla las palabras controla la realidad». Y también en eso están imponiendo su ley. Por ejemplo con el avance del lenguaje inclusivo, cada día más extendido. Uno de sus mayores triunfos ha sido sin duda el hacer “sinónimos” los términos “sexo” y “género”, hasta el punto de que el segundo ha sustituido prácticamente al primero en el vocabulario de la calle y de los medios de comunicación, otra conquista del poder dominante, de influencia claramente comunista.

Asistía hace pocas semanas a una conferencia de la Profesora y diputada, Alicia Rubio, con el título  “La Ideología de Género frente a la Antropología Natural”. En ella decía que “La disforia de género es una condición que la medicina conoce y trata desde hace unos cien años”. Hablaba también de que “la incidencia histórica, de alrededor de un caso por cada dos mil niños nacidos” (0’05%), “afectaba muy mayoritariamente a varones y era muy rara en niñas”, y subía exponencialmente, en Occidente, “desde los años noventa, debido a determinadas políticas públicas”. Lo hacía en niños de ambos sexos que “buscan una transición médico quirúrgica de sus rasgos sexuales hormonales y físicos”. Y ponía énfasis en que se da el caso de que “en determinados países y comunidades autónomas, se prohíben y sancionan los tratamientos psicológicos de reversión, mientras se fomentan las ayudas psicológicas, médicas y quirúrgicas para impulsar la transición”. Lo dicho, una aberración.

Pero claro, cuando al frente del ejecutivo está un personaje afectado de un síndrome de narcisismo agudo y ambición sin límite, exento de escrúpulos y sin un solo principio moral, que incluye en su equipo a miembros de esas minorías ideologizadas, no se puede esperar otra cosa. Sobre todo si, unido a lo anterior, el único objetivo personal del individuo es mantenerse en el poder “como sea”, que decía su antecesor, hoy bolivariano, José Luis Rodríguez. O lo que puede ser peor, que lo que está haciendo no sea sólo una imposición de sus socios, sino que forme parte de su ideología personal, que tampoco habría que descartarlo, visto el talante del personaje. Conviene recordar cuando, el que no lo iba a dejar “dormir tranquilo, como al 95% de los españoles”, decía aquello de que era “el más femenino de los hombres”. Y no olvidemos tampoco que, hoy, en esta perversión del sistema democrático que vivimos, cada día más avanzada, el poder ejecutivo, controla y manipula, a cambio de lo que sea, al poder legislativo, ahondando un poco más al Montesquieu enterrado por su antecesor Felipe González, entonces jefe de Alfonso Guerra, al que se le atribuye el “entierro”.

Leía recientemente, al respecto de esta polémica ley, un interesante artículo de un buen amigo, Luis Antequera, publicado en Religión en Libertad: “Entre el berrido de los cabrones y el silencio de los corderos”, que invito a leer. Decía, entre otras, cosas que “La llamada ‘Ley Trans’ no es una ley aislada y solitaria, presentada al albur de las ocurrencias de una cajera de supermercado metida a ministra… es sólo una más del entramado aberrante que nació con la ley del aborto, allá por 1985, y continuó con las leyes de cuotas, discriminaciones varias (todas ellas “positivas” faltaría más), violencia machista, ideología de género, animalistas, eugenésicas, adoctrinamiento en las escuelas, antifamilia, ‘sólo sí es sí’, cambio climático, sostenibilidad, eutanasia… Todas tienen en común un ataque frontal y perfectamente orquestado contra la reproducción, la familia y en última instancia, el género humano, que ha pasado de ser el ‘Rey de la Creación’, a una plaga más, y no menor, para el planeta”.  Ese es el objetivo, desnaturalizar al hombre como individuo, su esencia personal y, de inmediato la naturaleza de la familia, célula principal de la sociedad. Haciendo dudar al ser humano sobre su naturaleza sexual y rompiendo la familia en una amalgama de uniones dispares, el éxito está asegurado. Y a por ello van.

Desgraciadamente, y pese a que  la colonización ideológica no tiene en cuenta la realidad ni la verdadera diversidad de las personas, y a que el Papa Francisco habla de la “asquerosidad que se hace hoy en día con el adoctrinamiento de la teoría de género”, como recoge también el artículo antes citado, “La Ley Trans, se aprobará… ahora o un poco más tarde… Y no será la última aberración a la que nos sometan”.

Pero permítanme terminar con una nota de humor, que ha dejado uno de esos “genios” anónimos, que se manifiestan en las redes sociales: “Que inventen veinte géneros más. Al final, sólo se podrá elegir entre el urólogo y el ginecólogo”. Pues eso, que hay que alimentar la esperanza y pensar que, aunque no será tarea fácil, se recuperará el sentido común.

¿Estamos de acuerdo, Don Alberto Núñez Feijóo? Además de la economía, que se va a encontrar hacha unos zorros, vamos a la tarea de recuperar la cultura y la educación y a dar la batalla ideológica que sus antecesores descuidaron. España, y las generaciones futuras, a las que no quiere endeudar, como acaba de prometer ante sus Nuevas Generaciones, se lo agradecerán.

Antonio De la Torre, licenciado en Geología, técnico y directivo de empresa. Analista de opinión.

Artículo anterior El Estado del bienestar, siempre supeditado al “bienestar del estado”… de los que lo defienden

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies