Últimas noticias

Tu verdadero desafío

 

“Uno nace cuando le encuentra sentido a la vida”, leía en la prensa escrita (El Mundo), que había pronunciado el monje budista, que tratando de encontrar la felicidad, siendo doctor en Biología Molecular; anduvo errante mucho tiempo buscando lo que no encontraba…  “Yo no sabía lo que quería realmente. Pero cuando lo tuve claro, fui a por ello. Ese fue el principio del viaje”.

Hay muchas personas que luchan, trabajan por encontrar ese camino, un descubrimiento del por qué vivo y para qué vivo. Otras personas viven, sin vivir, y tal torbellino los enreda de tal manera, que no se preguntan nunca por qué hacen lo que hacen, y si lo que hacen tiene un sentido para crecer como personas. ¡Hay quien, un camino de Santiago les hace recuperar su vida y “nacen de nuevo a otra vida”!. Muchas personas unos días de retiro espiritual en un monasterio, recobran la paz y se curan de un estrés de vivir quemados día tras día… Cada uno tiene un propio mapa evolutivo, su propio camino pero, encontrar el sentido a la vida, es realmente renacer de nuevo -valga la redundancia semántica-, como este monje budista: “transformarnos en mejores personas y de ese modo transformar el mundo en un lugar mejor” (Mattheiu Ricard, monje tibetano)

Si realmente somos sinceros con nosotros mismos y nos miramos un poco en nuestro interior, un silencio nos embargará y quizás nos dé miedo, pues nuestra actividad tan febril no nos deja ni siquiera unos segundos de entrar en nuestra propia dimensión interior, no nos conocemos -sí, alguna pieza del puzle sí-, pero son tantas las piezas que configuran nuestro vivir, que están esparcidas, abandonadas, saboteadas, algunas desaparecidas… Por eso se hace tan difícil encontrar el sentido de la vida, de la verdadera vida, en la vida que llevamos desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, y así día tras día, en una vorágine en espiral que cuantos más días pasan, más nos ahoga y menos somos quienes querríamos ser. La búsqueda de nuestra identidad se suma a la obligación de ser libres con los miedos y angustias existenciales que esa libertad conlleva

Sin embargo y pesar de todo, no deja de ser cierto que nos subestimamos, porque tenemos un kilo medio de cerebro que nos proporciona tal capacidad para cambiar, para pararnos, recapacitar, pensar y meternos dentro de nosotros, que vivimos errantes en un camino sin andar, solamente vamos, sin rumbo, sin conciencia de que estamos vivos, y por eso hay tanto muertos vivientes en nuestro camino del día a día. ¿Eres tú uno de ellos? Vale la pena hacer una parada, queda camino por recorrer, no sea indiferente.

Para el tren de tu vida, tómate tiempo, aléjate para que veas la realidad y date el permiso para resetear tu mente y ser otra persona, que la que ves no te gusta, reprograma sistemáticamente y hackea tu disco duro cerebral y haz que esa huella digital que te está matando, la mates tú con tu fuerza y con tu ganas de cambiar. ¡Claro que se puede cambiar! ¿Pero realmente quieres? Es que no tienes tiempo para saber si quieres, por eso no quieres querer si quieres. El monje tibetano, el Jesús de Nazaret -ya lo dijo hace dos mil años-, y el monje nos remarca con lenguaje moderno: “impulsa el altruismo -la caridad-, la compasión, el perdón, la paz y la libertad”, y yo con respeto añado, pero primero contigo mismo, y después te saldrá solo, porque estas capacidades son naturales y se pueden potenciar, pero hay que trabajarlas, hay que ser conscientes y querer, querer. No se lamente, no pierda esta oportunidad, busque su identidad.

Dr. Emilio Garrido Landívar, Psicólogo clínico y doctor de la Salud, Catedrático de Personalidad, Evaluación y Tratamientos Psicológicos (CEU)

Artículo anterior La “rantrée” en los adultos

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies