Últimas noticias

España vacía

Artículo 64

Me niego a poner vaciada, puesto que es sinónimo de fundición, de molde, que nada tiene que ver con la España abandonada, emigrada a otros lares o a otras latitudes. El éxodo rural básicamente provocado por la desatención social e industrial, por el abandono total en las infraestructuras.

Curas rurales, ultramarinos ambulantes que se acercan al pueblo, pedanía o lo que quede de ella, una vez a la semana, y cuando el pan se pone duro se lo comen las gallinas. Que los mecánicos de los tractores y cosechadoras también han de desplazarse.

Se han marchado, no podían trabajar la tierra por cuyos frutos les daban 0,20 el kilo y en la capital lo cobraban a 3,30.

Si el agricultor gana dinero no lo ingresa en el banco, lo reinvierte en el campo. Claro, que también se han ido los bancos y se han llevado con ellos a sus cajeros automáticos. La cobertura no ha llegado, sin internet y sin móvil, a no ser que te subas a un monte próximo te deja apartado del mundo.

No entienden como por una botella de agua de 33 cl te cobran en la gasolinera mucho más que por un litro de gasolina, no entienden como un consejero de un banco cobre seis millones de euros anuales, cuando en el pueblo se dan los consejos gratis.

“Los cambios son necesarios, sino los ricos siempre serian los mismos”.

Así pues, en la España vacía, puedes encontrar setas, rutas de senderismo, casas rurales, molinos de energía eólica, cientos de placas solares que ocupan los antiguos sembrados, enormes granjas de porcino y, en algunas zonas, incluso han sido repobladas con lobos y osos… Que no quiero decir que será por eso, pero la mayoría de los pueblos abandonados no han sido okupados. ¡Con esas mascotas pululando frente a las casas!

Todo ello sin olvidar que el presidente de la Generalitat de Cataluña es Aragonés.

Y cuando por fin llegó el cura al pueblo, celebró la misa en catalán, a pesar de que la última voluntad de la finada era que se hiciera en castellano. Pero el padre Carles, separatista él, se excusó alegando no haber encontrado el misal en Castellá. De manera que la gente abandonó el templo llevándose a la muerta y dejando solo al cura. Amén.

Sin ninguna duda Carles ira al cielo catalán, que a estas altura ya deben de tener uno.

¿Por qué separar en la tierra lo que se va a unir en el cielo, padre?

Manolo Royo, humorista www.manolo-royo.com

Artículo anterior Entre líneas

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies