Últimas noticias

Oro

Artículo 54

Se ve que hay mucha gente por ahí que no deja de echar pintura sobre las estatuas y las fotos de los gobernantes, que al parecer, según sus compañeros de escaño, son los que deciden concederle tal honor y luego hay una prensa especializada que lava su imagen, pero no la manchada, que eso se lo dejan al servicio de limpieza del ayuntamiento. Lavan la imagen del pintor infractor.

Esa es ahora la última, lavarse la imagen los unos a los otros. Primero se la manchan insultando, indultando, pactando, subvencionando, malversando, saltándose a la torera resoluciones jurídicas…

Después, los países ricos condonan la deuda de los países pobres que en su día recibieron dinero por su empatía, simpatía o ideología. Esto es una cosa que no me entra en la cabeza: España prestando dinero a terceros cuando nosotros debemos hasta de callarnos. Porque nosotros no somos ricos ni lo queremos ser, nosotros repartimos el dinero alegremente entre los países pobres y lo hacemos en modo solidario, de esta forma tenemos más amigos porque hay más países pobres que ricos.

Nosotros es que preferimos ser pobres, nos gusta más, de esta manera no tenemos remordimientos de consciencia.

Dejamos de tener mucho dinero cuando el gobierno de la segunda República envió el oro a Moscú. Pudiéndolo haber enviado a Suiza que está mas cerca y da intereses. Hasta entonces éramos la cuarta reserva mundial solo por detrás de EEUU, Inglaterra y Francia. Pero es que no nos gusta ser ricos -¡Qué le vamos a hacer!- Ahí está el ejemplo de Aragón, que mientras Mohamed VI envía a miles de paisanos, niños incluidos, a cruzar la frontera de Ceuta y les prohíbe regresar a Marruecos, Aragón dará a todo inmigrante que se afinque en la Comunidad una paga de 522 euros mensuales, tenga documentos o no y el bono bus de transporte mensual les costará un euro. -El dato del bono bus me lo dio mi cuñada-. A nosotros lo que nos gusta es repartir, está claro. Bueno, y subir impuestos. Pagamos en la mayoría de productos el IVA más alto de la UE. Mientras la luz sube casi tan rápido como a la velocidad que circula.

Lo que no podemos repartir es el trabajo, desgraciadamente.

Yo esto lo avisaría. Pondría a un paisano en las fronteras para decirles: “Venid los que queráis, pero que sepáis que tenemos casi cinco millones de parados”.

Manolo Royo, humorista www.manolo-royo.com

Artículo anterior Olores

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies