Últimas noticias

Medidas básicas frente a las olas de calor

NAVARRA INFORMACIÓN.ES

Aislar las viviendas, tener en cuenta las orientaciones o usar colores claros son medidas que recomienda el grupo SAVIArquitectura de la Universidad de Navarra, que estudia los efectos del calentamiento global en los edificios

SAVIArquitectura de la Universidad de Navarra indican que existen algunas medidas de aplicación sencilla que pueden ayudar a mantener el interior de las casas a una temperatura lo más baja posible.

“Por ejemplo: no ventilar la casa cuando la temperatura en el exterior es elevada y proteger las ventanas con sistemas de sombreamiento. Muchas personas, por la idea de que ventilar es siempre positivo, mantienen puertas y ventanas abiertas en horas inadecuadas. Lo óptimo es hacerlo durante la noche, cuando la temperatura suele bajar en áreas como la de Pamplona”, explica la investigadora y profesora de la Escuela de Arquitectura Aurora Monge.

Asimismo, la investigadora principal del grupo, Ana Sánchez-Ostiz, subraya que lo ideal es aislar la casa para mejorar su comportamiento durante todo el año: “Teniendo en cuenta que la respuesta ante el calor no puede ser la misma que ante el frío. Eso sería como si al igual que te pones un abrigo en invierno, te pusieras el mismo en verano cuando suben las temperaturas”.

En este sentido, apela a tener en cuenta esas necesidades de adaptación de las casas para un contexto de altas temperaturas, también en regiones como Navarra. “De ese modo, cuando se recurra a los sistemas de climatización -porque no siempre las medidas pasivas resultan suficientes-, la vivienda estará optimizada para usar la mínima energía posible y solo cuando sea necesario”. A este respecto la directora del Máster en Diseño y Gestión Ambiental de Edificios aclara que “para zonas como Pamplona, con veranos normalmente frescos, vemos interesante que el Código Técnico de la Edificación incluya métricas para justificar que los edificios nuevos pueden funcionar sin aire acondicionado en condiciones típicas de verano y en eventos de olas de calor, sin superar determinados umbrales de sobrecalentamiento y sin poner en riesgo la salud, como ya hace, por ejemplo, la normativa inglesa”.

Especial atención a los niños pequeños, personas mayores o con movilidad reducida

Entre los mecanismos pasivos de la construcción de la vivienda, los expertos de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Navarra destacan el diseño teniendo en cuenta las orientaciones -lo óptimo es la orientación norte-sur-; el uso de protecciones solares -desde la colocación y utilización adecuada de sistemas de sombreamiento como persianas, venecianas, toldos o arbolado hasta los vidrios con filtro solar-; la baja absortividad solar de los materiales de revestimiento -como el uso de colores claros en fachadas y cubiertas-; recurrir a la ventilación natural refrescante cuando bajan las temperaturas -viviendas con doble orientación facilitan esa ventilación cruzada-; o el uso de soluciones constructivas adaptadas, como  las fachadas ventiladas, las cubiertas ventiladas, ajardinadas, etc.

“Además”, añade la profesora Monge, “si es necesario invertir en sistemas de aire acondicionado es conveniente que estos sean los más eficientes posibles en términos de energía y emisiones, ya que está previsto que las temperaturas suban en todo el planeta y aumente la frecuencia, duración y severidad de las olas de calor, tal y como alerta el último informe del IPCC publicado esta semana”.

Sobre este aspecto, el grupo de investigación SAVIArquitectura lidera, junto con las universidades de Sevilla y Alicante, el proyecto Climate Ready, que requiere de participación ciudadana y cuyo objetivo es estudiar y ofrecer soluciones al sobrecalentamiento, como uno de los principales impactos del cambio climático en las ciudades. “Se trata de estar lo más preparados posible para que ese incremento de la temperatura no solo no afecte al confort en nuestros hogares sino que, sobre todo, no cause la morbi-mortalidad que sabemos que está asociada a las altas temperaturas y que incide, especialmente, en los colectivos más vulnerables. Estos son los niños pequeños y las personas mayores, gente con movilidad reducida y con patologías previas, con especial atención a la gente mayor que vive sola”, culmina la experta.

 

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies