Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Los judíos, ¡expulsados de España!

  • Andrés Valencia, profesor e historiador

Número 9

El edicto de expulsión de los judíos de los reinos de España se firmó el 31 de marzo de 1492, en pleno reinado de los Reyes católicos (RRCC, Isabel y Fernando).

Redactado por el entonces Inquisidor general, señor Torquemada, les daba cuatro meses de plazo para organizar su salida. El 1 de agosto de 1492 se cumplía dicho plazo.

No se conoce exactamente el número de judíos expulsados, aunque se estima que en 1492 había unos 200.000 judíos en España. Tras el decreto no se sabe cuántos se convirtieron al cristianismo, por lo que solamente se pueden hacer suposiciones. En total se estima que entre 50.000 y 150.000 judíos abandonaron España, que entonces tenía una población total aproximada de 6 millones de habitantes entre los reinos de Castilla y Aragón.

No fue una decisión tomada de un día para otro. Los reinos peninsulares de España habían heredado de la Edad Media una diversidad étnica y religiosa fruto de la reconquista y de la diversidad ya existente en los reinos cristianos. Este pluralismo se traducía en una singular convivencia entre los distintos grupos religiosos, que en ocasiones no era nada fácil.

A partir del siglo XIV la situación empeoró. La situación de los judíos en España se fue haciendo cada vez más difícil. El sentimiento de intolerancia crecía de los cristianos respecto a las minorías religiosas. Todo ello acabó con la creación de la Inquisición y con la expulsión de los judíos de los reinos hispánicos peninsulares.

En la primera mitad del siglo XV el sentimiento de hostilidad hacia los judíos no menguó. Todo lo contrario, aumentó.  La presión social creció y los judíos fueron obligados a llevar distinciones que les reconocieran y a vivir en lugares aislados del resto de la población. La comunicación con los cristianos fue limitada, así como su acceso a cargos públicos.

Había una creencia generalizada de que judaizaban, es decir, que seguían practicando su antigua religión. Cierto es que algo de razón no les faltaba, ya que muchos seguían con el judaísmo; pero muchos creían que seguir con sus costumbres, como la vestimenta que llevaban, significaba seguir practicando su antigua religión. Este hecho se tradujo en que esta comunicación libre con los cristianos pudiera provocar un contagio del judaísmo a los cristianos viejos, con lo que el antijudaísmo siguió creciendo.

Los Reyes Católicos, sobre todo Isabel de Castilla, se identificaron con la religión de la mayoría de la población para consolidar su poder. Buscarían una unidad religiosa y política en la península, por lo que los judíos no entrarían en sus planes. Los Reyes Católicos observaron dos aspectos relevantes: Por un lado, vieron como muchos conversos seguían practicando costumbres judías como el sabath, la circuncisión y el Yom Kippur. Por otro lado, comprobaron en persona el rechazo que provocaban los judíos a buena parte de la población, acusándolos de marranos y de sacrílegos.

El decreto ofrecía una vía alternativa para poder quedarse en España: la conversión al cristianismo. Esta vía fue seguida por numerosas personas, las cuales recibieron nuevos nombres y apellidos cristianos. Empero, la mayoría de judíos optaron por el exilio. A estos se les permitió vender sus bienes, a veces malvendidos, y llevar su fortuna, aunque no en bienes materiales ni en dinero, sino en letras de cambio.

Hubo mucha emoción en la salida forzosa de su tierra natal, como cuentan algunos documentos. Muchos judíos conservaron las llaves de sus casas en España, esperando volver algún día. Estas llaves son conservadas incluso hoy en día por familias de origen judío provenientes de España tras la expulsión de 1492. A estos judíos se les conoce por el nombre de sefardíes. Hasta hoy en día han conservado la lengua judeoespañola, llamada ladino, donde hay rasgos del castellano medieval.

 

Felipe de España, Rey de Inglaterra 

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies