Últimas noticias
Lateral derecho Castillo de Javier
Lateral izquierda Castillo de Javier

Los nuevos implantes cocleares amplían su indicación a más pacientes con sordera

 Pamplona acoge el VIII Congreso Iberoamericano sobre esta materia en el que participan casi 1.000 profesionales sanitarios, ingenieros, miembros de asociaciones y pacientes afectados, de 30 países distintos

Casi 1.000 personas de 30 nacionalidades distintas participan desde hoy, en Pamplona, en el VIII Congreso del Grupo Iberoamericano de Implantes Cocleares y Ciencias Afines, GICCA 2019. El simposio, que se celebra en el Palacio de Congresos y Auditorio ‘Baluarte’, contará con la intervención de 200 ponentes de todos los países hispanohablantes.

La actual edición del Congreso del GICCA se desarrolla durante cuatro jornadas, hasta el próximo sábado 8.

Para el presidente del Congreso, Dr. Manuel Manrique, director de Otorrinolaringología de la Clínica Universidad de Navarra y presidente del GICCA 2019. “la importancia de este simposio radica en que es el foro más amplio del mundo sobre implantes cocleares dirigido a las personas de habla hispana”. Un encuentro científico que por  primera vez se celebra en Europa.

Entre los ponentes más destacados del simposio figuran Jim Patrick (Australia) y Erwin Hochmair (Austria), ingenieros participantes en el desarrollo de los dos primeros sistemas de implantes cocleares: Nucleus de The Cochlear y el implante de Medel, respectivamente.  Ambos creen que en un futuro estos dispositivos que permiten mejorar la capacidad auditiva de personas con sordera irán avanzando hacia la personalización para cada uno de los pacientes.

Así lo han afirmado en una entrevista a Efe con motivo de su presencia en Pamplona, donde intervienen como ponentes en el VIII Congreso del Grupo Iberoamericano de Implantes Cocleares y Ciencias Afines, GICCA 2019. Ambos participaron en el desarrollo de los dos primeros sistemas de implantes cocleares: Nucleus (Patrick) y el implante de Medel (Hochmair).

Desde su creación en el siglo XX, los implantes cocleares han experimentado un gran desarrollo gracias a la evolución de la ciencia y la tecnología.

El australiano Jim Patrick ha recordado que tanto la digitalización como la tecnología inalámbrica han permitido “una gran sofisticación” en la forma de procesar el sonido y en el acceso directo a los aparatos de comunicación, algo en lo que, a su juicio, se “va a seguir avanzando”.

En esta misma línea, el austríaco Erwin Hochmair ha considerado que en el futuro “no necesariamente va a haber un gran cambio impactante, pero va a haber muchas mejoras”.

“No todos los oídos de todas las personas son exactamente iguales, entonces va a haber una especialización, una personalización de esta tecnología para cada paciente especifico”, ha indicado.

También la estética juega un papel fundamental, ya que “la apariencia es muy importante hoy en día y tener un aparato que se ve fuera, en la cabeza, no es muy atractivo”. “Ahora la tecnología está moviéndose de tal forma que la batería se puede incluir dentro y hacerlo mucho más atractivo”, ha manifestado Patrick.

Aunque una persona con este tipo de implantes no recupera por completo la audición, los expertos aseguran que “sí que llega a hacer una vida completamente normal y a usar la tecnología como cualquier otra persona lo haría”.

“El cerebro se adapta a este tipo de estímulos –ha remarcado Patrick-, hay muchos casos de personas que tienen sordera de un solo lado, por lo que tienen la experiencia dual de tener el implante y su oído normal, y muchas veces prefieren el implante porque el cerebro se ha acostumbrado a ese tipo de experiencia”.

En cuanto a la aceptación de este tipo de dispositivos por parte de la sociedad, Patrick ha apuntado que existen dos grupos de población: los adultos y los recién nacidos.

Según ha relatado, en la mayoría de los países de Occidente se hace un cribado a temprana edad y los niños que necesitan este tipo de implantes los reciben en un 95% de los casos. Sin embargo, a los adultos les lleva aproximadamente 10 años acceder a esta herramienta.

Por un lado, porque “en muchos casos los recursos económicos se ponen generalmente en los niños”, y por otro, porque “la pérdida de la audición por edad es muy gradual y el paciente se va a acostumbrando”.

“Además, tienen sus reservas y sus miedos a una operación, porque no es algo obligatorio, es una cosa voluntaria”, ha añadido Hochmair.EFE

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies