Últimas noticias

Un reloj y dos montañas decidirán la Vuelta, que domina Froome

Chris Froome (Sky), líder de la Vuelta, afronta la semana decisiva con optimismo por la cosecha de tiempo que pude recolectar este martes en Logroño para defender en Los Machucos y Angliru, las dos citas de alta montaña donde el británico deberá resistir el asalto de los opositores, encabezados por el italiano Vincenzo Nibali, mientras que Alberto Contador tratará de asegurar su puesto en el top ten o «acercarse al podio».

Froome, que dedicó la segunda jornada de descanso principalmente «a dormir y descansar», llega en condiciones de privilegio a la recta final de la Vuelta, Tiene la roja entre ceja y ceja y después de 3 segundos puestos considera que es su año. Dominador de la carrera junto a su potente Sky, aún no ha sentenciado, pero los augurios no pueden ser más positivos al comienzo de una exigente semana.

El portador de la roja se frota las manos. Tiene ante sí un bombón que difícilmente dejara escapar, una crono de 40 kilómetros entre el Circuito de Navarra y Logroño, donde deberá mostrar su superioridad ante todos sus rivales, empequeñecidos por un líder que sin aplastar ha sido capaz de dominar la carrera conforme a sus intereses.

Tiena buena ventaja Froome, pero necesita más para ir tranquilo a la montaña. A Nibali, jefe de la oposición, le saca 1.01 minutos, al ruso Zakarin 2.08, al holandés Kelderman 2.11 y al colombiano Esteban Chaves 2.39. Más allá, 2.51 a «Supermán» Lopez, 3.24 a Aru y 3.59 a Alberto Contador, noveno y primer español.

Unas diferencias apreciables que aumentarán con el crono de juez, pues Froome es un especialista que aprovechará el esfuerzo individual para sentenciar la Vuelta, a expensas de que los escaladores tengan algo que decir en los dos gigantes de montaña que esperan: el inédito Los Machucos en Cantabria y El terrible Angliru en Asturias, la víspera del trayecto final en Madrid.

Tiene claro Froome su estrategia a seguir: sacar diferencias y defenderlas en la montaña, obligando a sus rivales a moverse mientras él espera, regula y controla con su potente equipo. Los demás deberán hacer cuentas para optar al podio, cuyas plazas siguen muy abiertas y sin dueño definido. Queda Vuelta y el único que duerme sin excesivas preocupaciones en Froome.

El ciclismo español estará pendiente de Contador, ya que el madrileño, a pesar de no estar con los mejores en Sierra Nevada, luchará en la semana que desembocará en su retirada por dejar su sello, ese de lucha e inventos tácticos que excitan los ánimos de la afición. El top ten es el primer objetivo, el segundos intentar el podio, por difícil que parezca. Hay muchos rivales con la misma intención y lo tiene a 1.51.

Pero la Vuelta es impredecible y ofrecerá escenarios para soñar, a unos y a otros. Para empezar la crono navarro-aragonesa, sin obstáculos montañosos, ideal para Froome, donde Nibali e incluso Contador pueden sacar diferencias con escaladores puros como Chaves o «Supermán» López.

El miércoles plato fuerte. Día de escaladores. El pelotón tomarán las de Villadiego camino de Los Machucos, inédito puerto de categoría especial con 7,3 kilómetros al 8,8 por ciento de pendiente media y rampas de hasta el 28. Un muro donde los más fuertes pueden poner a prueba a Froome, si les quedan fuerzas.

Antes del puerto cántabro, que ha despertado grandes expectativas, hay que subir el Portillo de Lunada (2ª), afrontar un descenso de armas tomar y escalar el Puerto de Alisas, un primera que calentará las piernas antes de Los Machucos.

El jueves ofrece la ruta el trayecto entre Suances y Santo Toribio de Liébana. Un rompepiernas al final con cuatro puertos y final elevado. ¿Emboscadas?. En la Collada de la Hoz le arruinó la Vuelta Contador a Purito Rodríguez en 2012. Aviso para navegantes.

Tampoco será un paseo el viernes la etapa corta de 149 kilómetros entre Caso y Gijón, con cuatro dificultades, apta para los atques lejanos, pero la madre de todas las batallas tendrá lugar el sábado en el Angliru.

Etapa corta, solo 117 kilómetros. De aperitivo el Alto de la Cobertoria (1ª, 8,1 kilómetros al 8,6 con rampas del 18). Tras otro descenso de los que dan miedo llega el Alto del Cordal (1ª, 5,7 kilómetros al 8,6 y máxima del 13). Y si fuera poco, el Angliru, de categoría especial. Son 12,4 kilómetros al 9,8 por ciento con el regalito de la cuesta llamada Cueña les Cabres, situada a 1,8 kilómetros de meta, donde la rampa es del 24 por ciento.

Será la última opción para los escaladores que lleguen con fuerzas a la cita. De allí saldrá la foto final del podio de Madrid. Ya en la capital honores al campeón. La Cibeles espera a Froome, pero el británico tendrá aún mucho que sudar. Para empezar, en la crono. En su crono. Las manecillas tendrán voz y voto. EFE

About The Author

Otras noticias publicadas

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies